“Me gustan los desafíos”

LA DIFICIL TAREA DE CUSTODIAR EL ARCO DE BOCA

Desde hace varios mercados de pases que Boca busca un arquero de jerarquía y calidad; sin embargo, por diferentes razones nunca logró concretar ninguna contratación. Agustín Rossi volvió a tener una irregular actuación y los dirigentes comenzaron a agilizar gestiones para poder cerrar el fichaje de algún portero.
Con Agustín Marchesín (América lo declaró intransferible), Nahuel Guzmán (Tigres de México no quiso negociar), Sergio Romero (prefirió seguir en Europa), Gerónimo Rulli (el Xeneize se demoró y ahora Real Sociedad no quiere venderlo) y Guillermo Ochoa (no hay cupo de extranjeros) tachados de la lista, tres nombres parecen ser los que asoman: Esteban Andrada (Lanús), Fernando Muslera (Galatasaray de Turquía) y Marcos Díaz (Huracán).
De los tres mencionados, el que aparece con mayores posibilidades es Andrada. El arquero de Lanús se mostró “ilusionado” y “capacitado” para atajar en Boca, aunque la institución dueña de su pase lo tasó en 5 millones de euros libres de impuestos.
El mendocino confesó que “si un club pone el dinero que quiere Lanús, ellos me dijeron que me venderán” y reconoció que en lo personal “es una ilusión jugar en un grande”.
“Estoy pasando por uno de mis mejores momentos. Uno la luchó de abajo. Me gustan los desafíos y estoy capacitado para jugar en un equipo importante”, dijo en declaraciones formuladas a TyC Sports.
Andrada, que reconoció que Boca habló con su representante, no se achicó ante la posibilidad de ser comprado por ese club y competir con Agustín Rossi.
“Si Boca viene firme, trataré de pelear el puesto. Seguro juegue el que está mejor”, afirmó. En las últimas horas, el presidente Daniel Angelici se comunicó con Nicolás Russo, su par “granate”, para saber las condiciones.

“Hacer oídos sordos”.
Por su parte, el arquero de Boca Agustín Rossi, nuevamente cuestionado después de tener responsabilidad en uno de los goles del último amistoso, dijo que trata de “hacer oídos sordos” antes las críticas.
“No hay de qué preocuparse. Uno tiene que estar tranquilo. Trato de hacer oídos sordos y realizar mi trabajo. Estar en este club significa rendir examen a diario”, indicó.
Junto a otros futbolistas del plantel, Rossi regresó vía Aeroparque de Estados Unidos, donde había realizado la pretemporada.
“Uno tiene que entrenar día a día para jugar y esforzarse para mejorar. Estoy contento con el lugar que ocupo. Creo que estoy contento por el lugar que ocupo y por el momento que estoy atravesando”, indicó.
El equipo dirigido por Guillermo Barros Schelotto aprovechó para realizar la parte más dura del trabajo y disputó dos amistosos con público, frente a Independiente Medellín y Colorado Rapids.
Frente a los colombianos, Boca ganó 4 a 2 y ante los estadounidenses empató 2 a 2 con la discutida actuación de Rossi y terminó cayendo 5 a 4 en los penales.