Messi llegó y quiere jugar

COPA AMERICA: MARTINO DEFINE SI LA PULGA SERA TITULAR EL LUNES

Lionel Messi, tocado en lo físico pero con su orgullo intacto, llegó ayer a Estados Unidos con las primeras luces del alba de la costa oeste para afrontar dos desafíos simultáneos: el primero, inmediato y personal, que es poder debutar el lunes con el seleccionado argentino ante Chile en la Copa América Centenario; el segundo, grupal, que es conducir desde su condición de capitán y líder futbolístico a esta generación de jugadores a levantar una copa que se le viene negando por muy poco en los últimos años.
Luego de declarar en Barcelona por presunta evasión fiscal, algo que trasuntaba su semblante más allá del ajetreo de los últimos días con viajes Barcelona-San Juan-Barcelona-Santa Clara, el rosarino piso suelo californiano y se dirigió inmediatamente a la Mansión Hayes de San José para sumarse a sus compañeros.
El fuerte golpe recibido sobre la parrilla intercostal izquierda en el amistoso disputado en tierras cuyanas ante Honduras la semana anterior dejó rastros fuertes que se resignificaron con los continuos viajes posteriores, pero un escueto “bien” al ser consultado sobre su estado de salud apenas llegó aquí fue el punto de partida para pensar en un ‘Lío’ presente y no omnipresente en el cotejo ante los chilenos del próximo lunes a las 19, 23 de Argentina.
Es que Messi asume a tiempo completo sus responsabilidades como capitán desde lo futbolístico y líder referencial desde lo humano, con un orgullo que lo hacen viajar por el mundo constantemente en los últimos días y, para que el esfuerzo valga la pena, poder estar en el debut junto a sus compañeros.
Y está claro que en el caso de Messi, con su voluntad alcanza y sobra para estar en cancha el lunes en el Levi’s Stadium, de San Francisco, frente a los dirigidos por Juan Antonio Pizzi, postergando la ilusión de Nicolás Gaitán, que en los últimos dos entrenamientos ocupó su lugar en las prácticas.
A su llegada al aeropuerto local el primero en recibirlo fue un hombre que está aquí con la selección como lo estuvo en el día a día desde que la AFA es lo que es: Claudio ‘Chiqui’ Tapia, para subirse todos a una combi y trasladarse hasta la concentración.
Luego llegaron unas horas de descanso, antes de volver a enfundarse con la ropa celeste y blanca en el entrenamiento vespertino, en el que él hizo un trabajo diferenciado y el DT Martino comenzó a definir a los once iniciales para el debut.
La presencia del rosarino como titular es acaso la única incógnita que le resta debelar a Martino, ya que en el centro del campo Augusto Fernández parece haberle ganado la pulseada a Matías Kranevitter para reemplazar a Lucas Biglia, lesionado.
Los primeros movimientos de Messi le sirvieron a Martino para tener una primera evaluación de su estado físico. El día clave será hoy, y si Messi responde bien podría estar desde el inicio frente a Chile, pero de lo contrario el que ocuparía su lugar sería Gaitán.
Así, el equipo será con Sergio Romero; Gabriel Mercado, Nicolás Otamendi, Ramiro Funes Mori, Marcos Rojo; Ever Banega, Javier Mascherano, Fernández; Messi o Gaitán, Gonzalo Higuaín y Angel Di María.

Martínez.
El médico del seleccionado, el pampeano Daniel Martínez, confió ayer que en la delegación argentina están “muy contentos con la evolución” física de Lionel Messi, después de la lesión que sufrió en la zona lumbar en el encuentro amistoso ante Honduras.
“Viene mejorando, estamos contentos con la evolución. Por suerte está acá e iremos trabajando todos los días”, le dijo Martínez a TyC Sports al ingresar al búnker argentino en San José.
Por su parte, Marcelo D’Andrea, masajista del plantel y amigo de Messi, contó que el capitán del seleccionado está “muy bien” y “feliz” de haberse sumado al grupo.
Martínez y D’Andrea acompañaron a Messi desde San Juan a Rosario, y de ahí a Barcelona, antes de sumarse ayer al resto del plantel.

El turno de Fernández
El volante del seleccionado argentino de fútbol, Augusto Fernández, reconoció ayer que no tiene “inconvenientes” en jugar como volante central en el partido del lunes ante Chile porque hace “dos años” que viene ocupando esa posición.
“Hace dos años, el último en el Celta y estos primeros meses en el Atlético, que vengo jugando más que nada de 5 agarrando la primera pelota de salida, y siendo el que se incrusta entre los dos centrales”, expresó Fernández, que ocupará la posición que deja vacante el lesionado Lucas Biglia en el debut del lunes ante Chile.
“Tanto sea que me toque jugar en el medio o volcado por afuera sobre la derecha. Dependiendo del sistema táctico en el Atlético jugué sólo, cuando había tres volante, o acompañado por Gabi, cuando éramos tres. No tendría inconveniente si el técnico me quiere ahí”, puntualizó.
Posteriormente, Fernández se refirió a la situación de Lionel Messi, quien no llega en su mejor forma física. “Es lógico que siendo el mejor del mundo todos queremos que esté. Pero se tomará la decisión que sea la mejor para su salud. Lo necesitamos bien, pero ante este tipo de situaciones tiene que aparecer el equipo para sobrellevarla”, comentó.

Chile llega con Vidal
El mediocampista del seleccionado chileno de fútbol Arturo Vidal trabajó ayer diferenciado en San José, Estados Unidos, pero llegará al partido del lunes ante Argentina. El volante del Bayern Munich alemán sufrió algunos dolores musculares y ejercitó con el kinesiólogo del plantel que comanda el argentino Juan Antonio Pizzi. La probable formación sería con Claudio Bravo; Mauricio Isla, Gary Medel, Gonzalo Jara, Jean Beausejour; Charles Aránguiz, Francisco Silva, Fabián Orellana; Vidal; Alexis Sánchez y Eduardo Vargas.