Nibali ganó la etapa

QUINTANA SIGUE ACHICANDO DIFERENCIA

El ciclista italiano Vincenzo Nibali se quedó ayer con la decimosexta etapa del Giro de Italia, en una jornada en la que el líder, el holandés Tom Dumoulin, vivió su peor momento al verse obligado a bajarse de la bicicleta para hacer sus necesidades justo al pie del último puerto del día, el Giorgio di Santa María
Ayer, en la etapa reina de la competencia de 222 kilómetros desarrollada desde las localidades de Rovetta y Bormio, Nibali fue escoltado en un vibrante sprint por el vasco Mikel Landa Meana y el colombiano Nairo Quintana, quien quedó a sólo 31 segundos de Dumoulin.
Al finalizar la carrera surgió la polémica por el percance Dumoulin, porque si bien sus rivales no atacaron, pero terminaron abriendo diferencias en la subida y se lanzaron en el descenso mientras el líder se encontraba solo ante el peligro.
Se debe recordar que en el parcial del domingo, Dumoulin no dudó en parar cuando Nairo se fue al suelo en el descenso del Miragolo San Salvatore. Ayer el colombiano no devolvió el gesto y aparecieron las críticas.
“Fue un día muy duro para mí. No me quedó otra que parar, y después decidí luchar, luchar y luchar”, manifestó Dumoulin al concluir la etapa.
El líder se mostró decepcionado, y agregó que si bien mantuvo el primer puesto, “fue un mal día”.
Quintana, por su parte, manifestó: “Ha sido un día muy positivo, con un gran trabajo de equipo. Sabíamos que podíamos recortar tiempo. El líder ha cedido, por unas razones u otras”.
Quintana agregó que “no ataqué, no quise apretar en el momento de crisis de él (Dumoulin). Me pareció respetuoso teniendo en cuenta él también lo hizo cuando me caí. Luego otro equipo quiso hacer su carrera”.
La decimoséptima etapa se llevará a cabo hoy entre Tirano y Canazei, sobre una distancia de 219 kilómetros.