“Nos sirve para convencernos que podemos ante cualquiera”

GUIDO CARRACEDO Y EL GRAN TRIUNFO DE UNION Y AMISTAD EN RIGLOS

Unión y Amistad es, sin dudas, el equipo más humilde de la Primera División de la Liga Cultural de fútbol. Con pocos años en el ruedo, haciendo su estreno en la máxima categoría, sin una cancha propia y teniendo que ceder la localía cada domingo porque sus inconvenientes económicos le impiden alquilar; la batalla de “Los Lomos Verdes” por mantenerse en la elite culturalista parecía utópica.
Sin embargo, con trabajo, esfuerzo y dedicación, el elenco del Plan 5000 ha logrado en lo futbolístico arrimarse a instituciones con más historia, poder e infraestructura, y a seis fechas del final de la Liga Cultural está a sólo una unidad de Deportivo Penales, a dos de Atlético Santa Rosa y a tres del Deportivo Mac Allister, los cuatro equipos que a prori parecen pelear palmo a palmo para no ser el último de la general (que descenderá directamente) ni el penúltimo (jugará una Promoción).
Y el domingo, ese trajinar diario de jugadores, cuerpo técnico y dirigentes de Amistad tuvo uno de esos premios que no sólo valen por los puntos, sino porque le dan razón de ser a las tantas horas dedicadas a una pasión. Es que en la quinta fecha del Clausura culturalista, los santarroseños vencieron por 3-0 como visitantes a Unión de Miguel Riglos, uno de los grandes candidatos y que llegaba como líder. Batacazo.

Desahogo.
“La verdad es que lo vivimos como un gran desahogo, porque llevábamos muchas fechas sin ganar”, le dijo a LA CHUECA el entrenador de Amistad, Guido Carracedo, que tomó al equipo en la séptima fecha del Apertura y recién este domingo, casi una ronda después, logró su primer triunfo. “No se nos daban los resultados, desde que estoy yo habíamos conseguido dos empates, pero no podíamos ganar”, agregó el DT, que está haciendo su primera experiencia en la máxima categoría.
“Esto demuestra que se están haciendo bien las cosas y sirve para volver a tomar confianza. Nos sirve para convencernos que podemos ante cualquiera. Nos faltaba esa convicción de que somos capaces de ganar en cualquier cancha, siempre respetando a los rivales y conociendo nuestra realidad”, comentó ayer Carracedo, aún feliz por el logro del día anterior.
– ¿Por qué lo ganaron?
– Nos salió un partido redondo y creo que hubo una conjunción de cosas. Los chicos ejecutaron muy bien el planteo de juego y fuimos inteligentes tácticamente. Intentamos tapar a dos o tres jugadores claves de ellos (por Riglos), como por ejemplo hacer una presión sobre (Oscar) Wunderlich para que no pueda bajar a pivotear tan tranquilo. Y además, las que tuvimos las pudimos meter.
– Hace rato que esperaban el triunfo, pero quizás ni el más optimista lo imaginaba ante un candidato al título como Riglos. ¿Los sorprendió el resultado?
– Cuando hicimos el análisis de los juegos que teníamos, la verdad es que habíamos apostado a otras canchas y otros rivales como para dar el zarpazo. La verdad es que en principio no creía que de Riglos podíamos traer los tres puntos, porque ellos hacen las cosas bien, tienen un buen técnico y un buen plantel. Era raro, pero nos concientizamos que podíamos y se nos dio.

El futuro.
En la recta final del Clausura, Unión y Amistad jugará ante dos de sus rivales directos en la pelea por mantener la categoría, como Mac Allister (en la octava fecha) y Penales (en la última), y este triunfo conseguido en Riglos sin dudas le permite soñar con que seguir en la “A” es posible.
“Esto te da un envión anímico bárbaro, pero tenemos que seguir partido a partido sabiendo que así es posible lograr el objetivo. A priori hay algunos contra los que creemos que podemos sacar resultados, como Cochicó (este domingo), Mac Allister o Penales, pero tenemos que jugar el todo por el todo en cada partido y contra todos”, explicó Carracedo, que tiene como ayudante de campo a su pareja, Telbi Vera, que es entrenadora nacional de fútbol.

Gran compromiso.
Unión y Amistad ascendió el año pasado a la Primera División de la Liga Cultural y en un par de oportunidades sus dirigentes han analizado la posibilidad de bajarse del torneo, porque los compromisos económicos son mayores a los que pueden afrontar con el trabajo de los pocos allegados que se encargan de todo. En ese contexto, la continuidad en la máxima categoría significaría, a la vez que una alegría inmensa, una responsabilidad más para la institución.
“Cuando el club es tan chico y humilde uno está metido en todo. A veces decimos que mantener la categoría sería algo extraordinario, pero también significaría un compromiso muy grande para el Ruso (José Gonzalía) o Javier (Viglizzo), que son quienes están detrás del proyecto y le ponen el hombro. Igualmente, la idea es mantener la categoría y vamos a hacer un esfuerzo enorme para lograrlo; después veremos qué pasa”, se sinceró el entrenador.
Finalmente, Carracedo se mostró orgulloso por este gran triunfo de sus dirigidos, y aseguró que son estas cosas las que empiezan a darle sentido a la profesión. “Es la primera vez que gana un equipo mío estando al frente en la Primera División, y eso no hace más que apoyar las convicciones que uno tiene. Te dan ganas de seguir trabajando y de que llegue el martes para volver a trabajar”, cerró el DT.