Novak Djokovic campeón

EL SERBIO CONQUISTO ROLAND GARROS

El serbio Novak Djokovic, número uno del mundo, se coronó ayer campeón de Roland Garros por primera vez en su carrera y completó su colección de torneos de Grand Slam, al vencer al escocés Andy Murray por 3-6, 6-1, 6-2 y 6-4 en la final disputada en el estadio Philippe-Chatrier de París.
Djokovic se quitó la espina del “Major” francés en su duodécima participación y después de haber perdido en tres finales, dos ante el español Rafael Nadal (2012 y 2014) y otra frente al suizo Stanislas Wawrinka (2015).
A sus 29 años, el jugador balcánico suma doce títulos de Grand Slam, con los que igualó al australiano Roy Emerson. En ese rubro, sólo tiene por encima a Nadal, al estadounidense Pete Sampras -ambos con 15- y al suizo Roger Federer, máximo ganador de torneos grandes con 18 coronas.
En su vitrina personal, que ahora contiene 65 torneos ganados, ya figuraban seis Abiertos de Australia (2008, 2011, 2012, 2013, 2015, 2016), tres Wimbledon (2011, 2014 y 2015) y dos US Open (2011 y 2015).
La victoria ante Murray, consumada al cabo de tres horas y tres minutos de juego, convirtió al serbio en el octavo jugador de la historia capaz de levantar los trofeos en Melbourne, París, Londres y Nueva York. Previamente lo habían conseguido el británico Fred Perry (1934-1936); los estadounidense Don Budge (entre 1937 y 1938) y Andre Agassi (1994-2001); los australianos Rod Laver (1960-1969) y Roy Emerson (1961-1968) y también Federer (2003-2009).
“Todos los que han estado aquí pueden sentirse privilegiados por ver lo que ha conseguido ‘Nole’. Felicitaciones para él y para su equipo, es impresionante lo que hizo estos últimos doce meses”, reconoció Murray durante la ceremonia de premiación, respecto de la conquista consecutiva de Wimbledon y Estados Unidos en 2015, más Australia y Roland Garros este año.
“Gracias Andy, valoro tus amables palabras. Tu hiciste un torneo impresionante, fue un placar para mí haber compartido esta final”, devolvió el serbio al escocés, número 2 del mundo, que permanece con el US Open 2012 y Wimbledon 2013 como máximos logros en su trayectoria deportiva.
Cuando Murray dejó la pelota en la red, después de salvar tres “match points” en contra, Djokovic se desplomó sobre el polvo de ladrillo parisino y de inmediato se incorporó para dibujar un corazón sobre el piso con su raqueta, en homenaje al brasileño Gustavo Kuerten, que hizo lo mismo en 1997 cuando le ganó la final al español Sergi Bruguera. (Télam)