Ortelli, el Rey en una final de locos

El piloto Guillermo Ortelli celebró ayer su séptimo título en el Turismo Carretera, todos con la marcha Chevrolet, después de una infartante definición de temporada en el autódromo Roberto Mouras de La Plata, donde Matías Rossi perdió de manera increíble la posibilidad de atrapar su segunda corona en la divisional.
El Rey de Salto, de 43 años, se clasificó segundo detrás de Juan Manuel Urcera (Chevrolet) en la final correspondiente a la última fecha de la Copa de Oro y se enteró de su consagración una vez divulgada la clasificación oficial por parte de las autoridades, que reacomodaron a Rossi luego de un despiste ocurrido en la última vuelta tras una embestida de Mariano Werner, el tercero en discordia en la lucha por el campeonato.
Rossi completó la prueba y de inmediato festejó como si fuera el nuevo monarca de TC porque desde el intercomunicador le informaron que había terminado en el puesto 21, lo que le alcanzaba para quedar al frente de las posiciones generales de la temporada.
Al bajarse del auto, recibió las felicitaciones por parte de algunos colegas y el saludo de numerosos hinchas que coparon la pista del circuito platense. Incluso el Twitter oficial de la Asociación de Corredores de Turismo Carretera (ACTC) lo dio inicialmente como campeón, antes que se conociera el clasificador oficial.
Pero tras unos minutos de desconcierto, la entidad rectora de la categoría oficializó los tiempos, el “Misil” fue bajado hasta la posición 24 y de esa forma no pudo repetir el título que había festejado en 2014.
Ortelli, que aguardaba la definición rodeado de colaboradores y allegados, estalló de felicidad cuando supo que era nuevamente campeón de TC por apenas dos puntos de ventaja sobre el corredor de la localidad bonaerense de Del Viso (212,5 contra 201,5).
Así, con una cuota de suspenso y dramatismo, se consagró campeón por séptima vez en la categoría más popular del automovilismo argentino, tal como ocurrió en 1998, 2000, 2001, 2002, 2008 y 2011.
De esta manera, superó a José María Traverso (6 títulos) en la tabla de campeones históricos y quedó en soledad por debajo de la leyenda Juan Gálvez, que es el máximo ganador con nueve copas.
“No sé si lo estoy soñando o es verdad”, declaró el saltense, que compartió el podio en La Plata junto a Urcera y Juan Martín Trucco (Dodge), que terminó en el tercer escalón.

La definición.
Rossi estuvo a metros de consagrarse campeón, pero un ataque excesivo de Werner lo llevó de excursión al pasto en ese último giro, y lo dejó con las manos vacías. Así, los continuos ataques de José Savino (Ford) durante gran parte de la competencia hacia el de Del Viso resultaron al cabo una anécdota, al cobrar la carrera una intensidad extrema en los momentos decisivos, tras el ingreso del segundo y último auto de seguridad por aceite en pista a tres vueltas del epílogo.
En ese relanzamiento, Werner quedó detrás de un Rossi que se encaminaba hacia el título desde su cuarto lugar momentáneo, pero el entrerriano intentó un sobrepaso por encima del pasto, acción que no hubiera sido válida en caso de concretarse con éxito, y tocó a Rossi al volver a la cinta asfáltica.
Como resultado, Rossi y Werner salieron de pista y perdieron varios lugares en el clasificador, mientras que Ortelli completó la carrera por detrás de Urcera y delante de Juan Martín Trucco (Dodge).
Rossi logró recomponer su trayectoria, volvió a pista, cruzó la meta a medida que la recta principal peligrosamente se llenaba de fanáticos, y celebró el título que creyó suyo. Sin embargo, después de unos minutos de zozobra, el que desató su festejo, agónico, fue Ortelli.
Lo concreto es que Ortelli se encontró con una nueva corona de TC después de cinco años, mientras que Rossi quedó a la espera de un segundo título, que se le escurrió entre las manos.

Del fútbol al TC y de Ford a Chevrolet.
Las paradojas de la vida y el automovilismo conducen al flamante séptimo monarca de Turismo Carretera (TC), Guillermo Ortelli, a mutar de futbolista a corredor y, de ganar su primera competencia de TC con un Ford, a ser hoy el máximo referente de la hinchada de Chevrolet.
Ortelli nació en Salto el 25 de abril de 1973 y de pibe jugaba de 9 en el club Sports de su ciudad. Llegó hasta la quinta división, pero el zumbido de cualquier motor “picante” y brioso le tiraba más que los gritos de gol.
Por esa razón, su padre Hugo le regaló un karting y a los 16 años debutó en 1990 en el campeonato bonaerense de la especialidad, verdadera escuela para quien sueña con algún día ser una estrella de automovilismo.
Fue así que subió peldaño a peldaño el saltense, luego de correr en la Fórmula Renault, otra categoría para adquirir el título de “piloto”, y de pasar por el TC 2000, otro escalón para su más preciada meta: el Turismo Carretera.
Hoy, Ortelli es el máximo ídolo de la hinchada de Chevrolet, pero curiosamente su primer triunfo en TC no llegó de la mano de la marca del moño, sino de la “contra”.
El destino puso un Ford Falcon en su camino, en 1994, en las Dos Horas de Buenos Aires: corrió formando binomio con el tandilense Fabián Acuña y se quedaron con la victoria.
Con ese resonante triunfo, Ortelli, a los frescos 21 años, había ingresado a la galería de los pilotos de TC que ganaron en su debut, como el eterno representante de Mataderos, Ernesto Bessone; el cordobés de Mina Clavero, Jorge Raúl Recalde; y el chaqueño Juan Manuel Silva.
Poco a poco, Ortelli, con el mismo perfil que conserva hoy, de pocas palabras y sin entrar en polémicas ni discusiones estériles, fue encaminando su objetivo primordial, un campeonato en la septuagenaria Turismo Carretera.
En 1998 se cierra el círculo de un trío que hizo historia en el TC, porque Ortelli elige nada menos que a Alberto Canapino para que le aliste el chasis de su Chevy, y al eximio artesano de los motores, Jorge Pedersoli. Y obtuvo el título.
Hasta ese momento, fue el campeón de TC más joven de la historia del TC a lo largo de sus 70 años, con sólo 25 abriles, hasta que en el 2010 el arrecifeño Agustín Canapino lo destronó al salir campeón con 20 años. Hoy, a los 43 años, el Rey de Salto logró su séptima corona. Y va por más.

Como en un sueño.
“No sé si lo estoy soñando o es verdad”, declaró Guillermo Ortelli después de la infartante definición de la temporada de Turismo Carretera que lo consagró como campeón de la categoría por séptima vez. “Quiero agradecerle a mi equipo y a la maravillosa hinchada. No puedo creer lo que me tocó vivir este fin de semana”, agregó el piloto de Chevrolet. “No lo puedo creer. Esto se lo debo a mis viejos, que me inculcaron un espíritu luchador, me enseñaron a no entregarme nunca y a amar lo que hago”, cerró.

Cotignola campeón en el TC Pista.
El bonaerense Nicolás Cotignola (Torino) se consagró ayer campeón de TC Pista tras finalizar séptimo en la última final de la temporada disputada en el autódromo “Roberto Mouras” de La Plata, donde el arrecifeño Valentín Aguirre (Torino) debutó como ganador y quedó muy cerca de impedir la coronación del nuevo monarca.
Tomás Urretavizcaya (Dodge) y Alan Ruggiero (Ford), dos de los que también llegaban con chances de conseguir el título, completaron el podio en el trazado de la capital bonaerense.
Trece fueron los puntos que finalmente separaron en la Copa de Plata a Cotignola de Aguirre, quien se metió en la definición por el título recién en esta fecha decisiva, como uno de los denominados “3 de último minuto”.
El piloto de Ituzaingó, que debutó en la categoría en 2013, fue el más ganador de la temporada de TC Pista, con cuatro victorias, y se alzó así con su primer título dentro de la categoría.
Para Torino, en tanto, fue el segundo título consecutivo en el TC Pista, luego del obtenido el año pasado por Esteban “Tubo” Gini.