Pampeano en Ultra Maratón

EL SABADO SE CORREN 25K Y 50K EN EL ACONCAGUA

El pampeano Claudio Ponzio será este sábado uno de los 600 atletas que encararán un desafío único, al participar de la primera edición del Ultra Maratón Aconcagua, una prueba de trail running en el cerro más alto del continente. La competencia de montaña contará con dos modalidades: un medio maratón con un recorrido de 25 kilómetros desde Puente del Inca, a 2.750 metros de altitud, hasta el campamento Confluencia, a 3.400 metros, para el que se inscribieron unos 400 competidores. Y un ultra maratón de 50 kilómetros, con partida en el mismo Puente del Inca y recorrido hasta la zona de Plaza Francia, a 4.200 metros de altitud.
En la carrera de mayor exigencia (50K) sólo participarán 200 corredores de elite o con experiencia en montaña, y entre ellos estará Ponzio, de 48 años de edad. El pampeano viajó la semana pasada hacia Mendoza para tener un buen tiempo de aclimatación, que se sumará a los dos días obligatorios de adaptación que estableció la organización. En ese sentido, jueves y viernes los corredores deben presentarse en Puente del Inca a las charlas técnicas e instructivas para la competencia.
El sábado, a las 8 de la mañana, los 200 atletas de los 50 kilómetros (en primer lugar) y los 400 de los 25K, partirán desde el sector del mirador de Puente del Inca, en una carrera que los organizadores estiman les demandará a los competidores (los del mayor recorrido) entre seis y once horas de esfuerzo físico y mental.

Lugar único.
“El Parque Aconcagua es una zona muy agreste que demanda organización logística, pero también le da una magia y un desafío muy particular a la carrera, hay un agregado por lo salvaje del ambiente”, declaró a medios especializados el organizador del evento, Diego Cannestraci.
En ese contexto, al tratarse de una zona protegida, la organización de la competencia demandó un año y medio de tareas, principalmente para conseguir las autorizaciones especiales y los condicionamientos, que obligaron a acotar el número de participantes en 600, para aminorar el impacto ambiental.
Además del terreno agreste, la pendiente y la altitud, los competidores deberán soportar una gran amplitud térmica, que estiman puede variar entre los 22 grados a temperaturas bajo cero en las partes más altas (llegan hasta los 4.200 metros), que pueden descender mucho más en caso de tormentas. Para contrarrestar cualquier tipo de contingencia, los corredores llevarán un kit con un equipo mínimo de abrigo, además de los obligatorios cascos y lentes.