Panameño debutó en el fútbol pampeano

EN BELGRANO

Cuando hoy en Argentina -y el mundo- se menciona a Panamá, la primera palabra que surge como para encontrar una vinculación es “papers”, haciendo referencia a la filtración de documentos que expusieron con nombre y apellido a muchos de los responsables de una maquinaria de evasión global.
Alguno menos comprometido con la actualidad puede remitirse directamente al Canal de Panamá, esa increíble obra de ingeniería recientemente ampliada, o al legendario Roberto “Mano de Piedra” Durán, uno de los deportistas más grandes de la historia de ese país, y sin dudas el más reconocido en esta parte del mundo, donde el béisbol -el verdadero deporte nacional panameño- es considerado como un divertimento casi exclusivo de los norteamericanos.
Pero son pocos los que pueden ligar rápidamente a Panamá con el fútbol. Los hermanos Armando y Julio César Dely Valdés fueron su principales embajadores en el ámbito internacional, con pasos por países futboleros como Argentina, Uruguay, Italia, España y Francia. Después, los dedos de una mano sobran si a alguien le preguntan por futbolistas de ese país; incluso hoy, apenas 19 días después del 5-0 que Argentina le propinó a Panamá en la reciente Copa América Centenario, el 10 de junio en Chicago.
Ese breve ejercicio deja en claro que la vinculación entre el deporte por el que a los argentinos se les va la vida y el país centroamericano, no tiene muchos puntos de contacto. Sin embargo, hay un panameño que eligió el fútbol por sobre todo, y que encontró en La Pampa el lugar como para empezar a escribir su propia historia.
Se trata de Isaac Emmanuel Quirós, quien a los 17 años decidió venir a Argentina para cumplir su sueño de transformarse en futbolista profesional, y el domingo tuvo su debut oficial en la Primera División de General Belgrano de Santa Rosa.

En el lugar y el momento.
“Decidí jugármela por mi pasión”, sentencia Quirós en la soledad de la pensión del Tricolor santarroseño, el día después de haber ingresado unos minutos en el triunfo 5-0 del líder del Torneo Apertura ante Deportivo Rivera, hecho que marcó su estreno en la máxima categoría de la Liga Cultural.
“Fue un paso muy importante para mi”, admite tímidamente, con una campera encima de otra que denotan que sus primeros días de invierno en La Pampa le hacen extrañar horrores al calor de su tierra de origen.
Isaac Quirós nació el 1 de abril de 1998 en la ciudad de Penonomé, en la provincia de Coclé, a 150 kilómetros de Panamá capital, y creció practicando diferentes deportes, con el béisbol y el fútbol a la cabeza. Pero siempre fue el de la número 5 el que le llenó el ojo y colmó sus expectativas. Y así llegó al Atlético Penonomé, uno de los clubes de su ciudad, en el que comenzó a destacarse como un volante ofensivo con buen manejo.
Sin embargo, la poca popularidad del balompié en su país y la imposibilidad de dar un salto a un club de la capital fueron apagando la esperanza de ser profesional, al mismo ritmo en que pasaban los años, se iba convirtiendo en adulto y la pregunta sobre ‘de qué vivir’ en el futuro ya era una constante. La carrera elegida fue Ingeniería Electromecánica y el lugar la Universidad de Panamá. El fútbol ya pasaba a un segundo plano.
Pero a fines del año pasado, mientras Isaac terminaba su educación secundaria, apareció en su país Patricio Mac Allister y el sueño volvió a tomar impulso. El “Pato” organizó un campamento para detectar talentos, Quirós fue elegido entre los mejores y dos meses después terminó en Santa Rosa.
“La verdad es que estuve en el lugar y en el momento adecuados, porque ya había decidido que al fútbol lo iba a dejar de lado”, recuerda hoy el joven penonomeño, que hace un par de meses festejó en nuestro país sus 18 años.
“Quedamos tres seleccionados y yo era el más chico. Estábamos en la capital y me tenía que quedar hasta el día siguiente para hacer una nueva prueba. No sabía qué hacer porque al otro día tenía que jugar un partido importante con el equipo de mi ciudad, pero decidí quedarme. Al final me eligieron, me propusieron venir a Argentina, y no lo dudé”, explica Quirós, quien igualmente tuvo que defender su postura ante su madre, quien en ese momento prefería ver al menor de sus cuatro hijos haciendo una carrera universitaria.

El salto.
Con el título secundario en el bolsillo, Quirós llegó a La Pampa en enero de este año y comenzó a entrenar con los juveniles de Belgrano, siempre teniendo en el horizonte llegar a integrar el plantel del Federal “A”, el torneo vidriera por el que Mac Allister fue a buscar jugadores a centroamérica.
“Desde el primer día me trataron muy bien. El grupo es hermoso y he aprendido muchas cosas desde que estoy acá”, asegura el panameño, quien en su país creció teniendo como referente futbolero a Rolando Escobar, “un volante del estilo de (Juan Román) Riquelme que ha hecho su carrera en Venezuela”, viendo al fútbol argentino por televisión y encariñándose a la distancia “con la camiseta de Boca”.
“Mi sueño siempre fue ser futbolista profesional; esta es la posibilidad que se me dio y quiero aprovecharla. Me siento feliz, logré debutar en primera y me gustaría llegar al Federal ‘A’ para seguir creciendo. Soy joven y se que aún tengo tiempo”, se ilusiona Quirós.
Isaac ‘acertará o fallará’, como predijo Alejandro Apo en los octavos de final de Italia ’90 al decir que Claudio Caniggia ‘una’ iba a tener en el duelo ante Brasil. El primer paso hacia su sueño americano ya lo dio.

Su selección en la mira
“Hoy, en Panamá el fútbol se ha vuelto una moda”, asegura Quirós, quien vio a lo lejos cómo su selección mayor tenía un debut histórico en la Copa América Centenario, con triunfo 2-1 sobre Bolivia en lo que fue su estreno absoluto en la competición. Unos días después llegaron las derrotas ante Argentina (5-0) y Chile (4-2), y la eliminación en primera fase.
“Todavía nos falta mucho; estamos en proceso de crecimiento y lo principal será cambiar la mentalidad”, agrega el hoy jugador de Belgrano, al tiempo que asegura que en el interior de su país “hay mucho talento” que aún no ha sido aprovechado.
Panamá no pudo lograr nunca la clasificación a un Mundial de mayores, pero sí ha disputado siete mundiales juveniles (cinco Sub 15 y dos Sub 17) en los últimos trece años, lo que muestra un crecimiento desde las bases.
“La juvenil siempre es una gran vidriera y por eso es uno de mis grandes objetivos”, apunta el joven del Tricolor, que en pocos días viajará a su país para renovar sus permisos y en esa visita podría tener un primer contacto con el equipo nacional, de cara a una posible futura convocatoria.

Fútbol vs. Folklore
Además de su carrera deportiva, Isaac Quirós también tenía en su Penonomé natal una faceta artística, que en su momento también lo puso en una encrucijada a la hora de definir el futuro. “Bailaba folklore”, reveló el panameño, que tomaba clases de algunos de los bailes típicos de su país, como el ‘punto’ o la ‘cumbia’ panameña. “Tuve que elegir entre el folklore y el fútbol, y elegí el fútbol, aunque mi mamá insistía con que continuara con el baile”, señaló el volante ofensivo de Belgrano.

Compartir