miércoles, 18 septiembre 2019
Inicio Deportes Pernía festejó en el autódromo pampeano

Pernía festejó en el autódromo pampeano

El bonaerense Leonel Penía (VW Vento), actual campeón, se impuso ayer en la final de la Clase 3 del Turismo Nacional (TN), válida por la segunda fecha puntable de la temporada, en el Autódromo Provincia de La Pampa, en Toay, de 4.148 metros de extensión. En tanto que en la Clase 2 se impuso Julián Lepphaille (Toyota Etios).
Pernía, quien estableció un tiempo de 32 minutos, 14 segundos y 681 milésimas en las 23 vueltas, a un promedio de 177.5251 kilómetros por hora, fue escoltado por Alfonso Domenech (Ford Focus), a 1s095, y el neuquino Manuel Urcera (Honda New Civic), a 5s945. Los diez primeros lugares se completaron con Mariano Pernía (Chevrolet Cruze), Emanuel Moriatis (Ford Focus), Leandro Carducci (Ford Focus), Emanuel Abdala (Toyota Corolla), Mauricio Lambiris (Toyota Corolla), Adrián Percaz (Ford Focus) y Matías Muñoz Marchesi (Fiat Tipo).
Ante buen marco de público, la jornada comenzó con la primera serie que tuvo como vencedor a Domenech, superando a Pernía y Leandro Carducci; mientras que en la segunda batería quedó primero Jerónimo Teti (Chevrolet Cruze), seguido por Emanuel Abdala (Toyota Corolla) y Fabián Yannantuoni (Fiat Tipo).
Tras la carrera de ayer, trepó al primer lugar del ránking Domenech, con 54 puntos, seguido por Abdala, con 49, y Pezzini, con 46. Cuarto se ubica en el certamen Mariano Pernía, con 45, y quinto, Juan Pipkin, con 43.
El pampeano Matías Menvielle (Cruze) abandonó en la final restando cinco vueltas por problema eléctrico, según lo manifestó el propio piloto al cabo de la jornada.
La próxima fecha del TN será el 21 de abril en San Juan, y la cuarta el 12 de mayo en Neuquén.
Es posible que el TN regrese al autódromo pampeano en agosto, como quiere la categoría, aunque resta que el gobierno de La Pampa acepte la propuesta.

La final.
El Turismo Nacional desde hace años viene siendo sinónimo de buen espectáculo, y ayer no fue la excepción, en una jornada en la que no faltaron los sobrepasos, las electrizantes maniobras.
La final de la Clase 3 fue entretenida desde la primera a la última vuelta, y la victoria quedó para Pernía, quien comenzó a mostrar todo su potencial cuando el sábado registró el mejor tiempo en las clasificaciones (no pudo largar su serie primero por la sanción que había recibido en la carrera disputada en La Padre de Villa Mercedes, San Luis).
Gerónimo Teti picó en punta seguido por Domenech, Pernía y Abdala, quienes rápidamente se despegaron del pelotón.
Al comenzar el segundo giro, Domenech superó a Teti, mientras que Menvielle marchaba en el puesto 18, haciendo un esfuerzo para mantener su lugar ante autos claramente más rápidos tanto en los sectores lentos como rápidos.
Domenech, Teti, Abdala y Pernía comenzaron a intercambiarse las posiciones, con maniobras al límite, en tanto que más atrás la pelea por un mejor lugar no tenía tregua, y de esta manera el espectáculo cada vez fue mejor.
Tal como lo habían anunciado los preparadores, a medida que pasaron los minutos, los autos comenzarían a sentir el rigor de la carrera. El Cruze de Teti fue el primer en sentir en trajín, y en la novena vuelta abandonó, como otros.
Domenech seguía primero, escoltado por Abdala y Pernía. Urcera, que había largado decimosegundo, seguía escalando lugares y se prendía en el lote de los que terminarían peleando por el tercer escalón del podio.
En el decimosegundo giro, Pernía quedó segundo al superar a Abdala en una impecable maniobra, que la iba a repetir poco después para dar cuenta de Domenech y acceder a la punta, ratificando que sigue siendo uno de los más veloces de la categoría.
Domenech no se rindió fácilmente: intentó atacar a Pernía, quien no cometió ningún error y cruzó primero la línea de llegada ante el festejo de su equipo, Alifraco Sport.
Urcera, que había dado batalla desde el arranque, tampoco se dio por vencido y en la última vuelta superó a Mariano Pernía para quedarse con el tercer escalón del podio.
«Fue una intensa, y el auto soportó el desgaste que sufrió con el correr de las vueltas. Tuvo mucho mérito el equipo», dijo Urcera, quien supo ser piloto del Supercar Región Pampeana.

«Es posible que no corra más».
«Hoy corrió mi hijo en kárting y ganó. Tengo muchas ganas de volver a casa para abrazarlo y que me cuente la experiencia que vivió», manifestó Leonel Pernía tras bajar del podio por la victoria que consiguió ayer en el autódromo pampeano.
Pernía dijo emocionado que la victoria de ayer fue una de las más lindas que logró, en un trazado en el que siempre le cayó bien. «El equipo hizo un gran trabajo. No estamos pasando por un buen momento económico, pero tenemos muchas fuerzas para seguir adelante».
Pernía sostuvo que hizo una carrera inteligente. «Fuimos de a poco, esperando que los autos de los rivales fueron mermando el rendimiento con el pasar de los giros. Medí cada maniobra hasta lograr el triunfo. Tengo que felicitar a Domenech y Urcera. Como también el espectáculo que dieron los pilotos de la Clase 2».
Pernía se mostró contento, pero a su vez enojado por la sanción que recibió en La Pedrera, que incluyó una carrera de suspensión y que pudo competir el fin de semana al apelar la decisión. Sobre este tema, Pernía amenazó con no seguir corriendo si no se cambia dicha decisión.
«Es posible que no corra más. No me gusta las injusticia, y la sanción que me dieron en La Pedrera por el toque con Fabián Yannantuoni es injusta», manifestó Pernía, y agregó: «Está muy claro en las imágenes de las cámaras a bordo y de la televisión, que los autos se enganchan. Por eso no me parece correcto que me hayan sancionado».
Pernía aseguró que ya conversó el tema con su equipo, y que si la categoría no levanta la sanción no seguirá compitiendo. «Lamento lo que está pasando, pero me da la sensación que existe algo contra mi persona. Todo lo que pasó tras el toque con Yannantuoni así me lo demuestran».