Inicio Deportes Pernía ganó los 200 kilómetros

Pernía ganó los 200 kilómetros

TC 2000 EN EL AUTODROMO DE BUENOS AIRES

El tandilense Leonel Pernía (Renault) se adueñó ayer de la especial de «200 kilómetros de Buenos Aires» que el Súper TC 2000 celebró por la décima fecha en el autódromo porteño «Oscar y Juan Gálvez», y lo que dejó en la definición por el título junto a Matías Rossi y Facundo Ardusso.
Pernía, acompañado por Damián Fineschi, aprovechó la oportunidad que se le presentó al inicio de la competencia por un problema en el auto conducido por Gabriel Ponce de León y llegó primero a la bandera a cuadros (por tiempo), escoltado por Matías Milla-Franco Vivian mientras que el último escalón del podio fue para Rossi-Santiago Urrutia.
Agustín Canapino, en tanto, abandonó en la vuelta 36, cuando marchaba tercero, con un problema en el motor de su Chevrolet Cruze, lo que hipotecó las chances del arrecifeño de pelear el campeonato.
Esa historia, entonces, se definirá las últimas dos carreras entre tres pilotos: Rossi comenzará la penúltima competencia de la temporada, el 24 de este mes en el autódromo de Río Cuarto, en Córdoba, con 155 puntos, seguido por Pernía con 150 unidades y Ardusso, con 117.
La carrera en Buenos Aires tuvo mucha emoción más allá que Pernía-Fineschi dominaron desde la largada, principalmente por la pimienta que le agregó el cambio de pilotos.
Fue en la vuelta 25 cuando empezó una dura batalla en los boxes, donde el primero en ingresar fue el líder Leonel Pernía y detrás de él fueron llegando los principales candidatos que estaban en la parte delantera del clasificador.
Esto le dio una posibilidad a Ponce de León que se mantuvo en pista para intentar recuperar tiempo perdido mientras el resto se preocupaba por el cambio de piloto. Este fue un momento de suma incertidumbre por los permanentes ingresos y salidas de los pits, pero cuando todo se reacomodó, Fineschi -a bordo del auto de Pernía- apareció nuevamente al frente.
En la última parte de la competencia la lucha más fuerte se dio entre Matías Rossi con el Toyota y Facundo Ardusso que estaba en la cuarta posición, y que determinaba quién se quedaba con la punta del campeonato.
Al final la balanza se inclinó para el lado de Rossi con una maniobra extraordinaria del piloto de Toyota que se inició en la recta principal y terminó al final del curvón.
El piloto bonaerense de Toyota, que compartió su Corolla con el uruguayo Santiago Urrutia, consiguió los puntos necesarios para lograr ese objetivo de ser el líder del campeonato.