Por el pase a una nueva final

COPA AMERICA: ARGENTINA ENFRENTA A ESTADOS UNIDOS EN HOUSTON

Con el objetivo de estar en la tercera definición consecutiva en competencias oficiales, la Selección jugará ante los locales desde las 22. Lamela o Lavezzi reemplazarán al suspendido Gaitán. Estados Unidos tiene varias bajas.
El seleccionado argentino irá hoy ante el local Estados Unidos por el pase a la final de la Copa América Centenario, que de alcanzarla será la tercera consecutiva después del Mundial de Brasil 2014 y la anterior edición de este certamen en Chile 2015.
El encuentro tendrá lugar en otro de los imponentes estadios que tiene esta competencia como lo es el NRG, de Houston, que a la hora de comienzo, las 20 locales (22 de Argentina), contendrá unos 35 grados de temperatura ambiente, algo acorde con el clima de esta ciudad del sur de los Estados Unidos, donde justamente hoy se iniciará el verano.
Este cotejo, el quinto de los albicelestes en el certamen después de las cuatro victorias anteriores, será arbitrado por el paraguayo Enrique Cáceres y contará con la televisación para la Argentina de la TV Pública y TyC Sports.
Si Estados Unidos es la “tierra de las oportunidades”, la que se le presentará hoy al equipo dirigido por Gerardo Martino surge como inmejorable, ya que tendrá ante sí a un rival de menor envergadura que encima llega diezmado por las bajas por suspensiones de Bobby Wood, Alejandro Bedoya (ambos por sumar dos amonestaciones) y una de sus principales figuras, el volante Jermaine Jones, expulsado en el arranque del segundo tiempo del partido de cuartos de final ante Ecuador.
Argentina llega a este juego como claro favorito, como el candidato excluyente a ganar este certamen con su capitán Lionel Messi encendido tras recuperarse físicamente de la lesión en la parrilla intercostal izquierda, y psicológicamente después de afrontar en Barcelona una declaración ante la justicia por presunta evasión fiscal.
El único inconveniente que atravesó el equipo desde que llegó a los Estados Unidos, más allá de ser el que más viajó, flameando constantemente de costa a costa, fue el costado izquierdo de su ataque, para el que Martino deberá utilizar tres futbolistas diferentes en cinco encuentros.
Primero se lesionó Angel Di María y luego lo hizo Nicolás Gaitán, aunque el ex Boca Juniors no iba a poder estar de todos modos en esta semifinal porque llegó al límite de dos tarjetas amarillas, lo que obligará al ingreso de Erik Lamela o Ezequiel Lavezzi, algo que el Tata recién confirmará hoy.
“La posibilidad y la ilusión que tenemos es de jugar una nueva final”, dijo ayer Martino, quien colocó a Estados Unidos “por debajo de Chile y por encima de los otros tres rivales” que Argentina enfrentó hasta el momento: Panamá, Bolivia y Venezuela.
Martino reconoció la tarea del entrenador alemán Jürgen Klinsmann al frente del seleccionado anfitrión y señaló que su fútbol “creció y mucho” en los últimos años. Además consideró “lógico” que el local busque “neutralizar al mejor futbolista del mundo”, y recordó que Messi ya ha enfrentado “marca personal” y también otras selecciones “decidieron rodearlo más”. (Télam)

Compartir