“Que nos traten como profesionales”

EL PAMPEANO ASCHEMACHER Y LA "INSOSTENIBLE" SITUACION DE LOS JUGADORES DE GIGANTES DEL SUR

Los jugadores de Gigantes del Sur, uno de los equipos históricos de la Liga Nacional de voleibol, dieron a conocer una carta en la que expusieron la “insostenible” situación que están atravesando, con deudas de parte de la dirigencia y condiciones “indignas” para entrenar, viajar y hasta para vivir.
Uno de los integrantes del plantel es el central pampeano Rodrigo Aschemacher, de extensa trayectoria en el voleibol nacional, y que al igual que sus compañeros está sufriendo como cualquier trabajador al que no le reconocen sus derechos.
Entre otros problemas, los jugadores expusieron que no cobraron un peso desde que arrancó la Liga en septiembre, que no firmaron sus contratos, que no tienen cobertura médica, que debieron sacar dinero de sus bolsillos para costear viajes y estadías, que algunos aún no tienen un lugar donde vivir dignamente y que no cuentan con un lugar adecuado como para entrenar.
En ese contexto, el guatrachense Aschemacher y sus compañeros aclararon que el voleibol no es un pasatiempo sino un trabajo, y pidieron “respeto” como profesionales que son. Al mismo tiempo, aclararon que mientras la situación no se agrave seguirán jugando pese a los inconvenientes.
El jueves por la noche, Gigantes perdió ante Lomas por 3-1 (tres puntos del pampeano) en el tercer weekend de la Liga Argentina A1 2016/17, está cuarto en la tabla de posiciones con tres triunfos y dos derrotas, y esta noche visitará desde las 20 a River Plate, que entre sus filas tiene a un amigo y coterráneo de Aschemacher, Gastón Fernández.

La carta.
Bajo el título “La Realidad de Gigantes del Sur”, la carta completa que publicaron los jugadores fue la siguiente:
“Nosotros, los jugadores de Gigantes del Sur, queremos comunicar y dar a conocer nuestra situación, que al día de hoy, ya es insostenible. Este equipo, que representa a la Provincia de Neuquén en la Liga Nacional de Voley, está comprometido al 100% en lo deportivo con el club, y eso puede verse fácilmente en el rendimiento de cada partido jugado y en cada entrenamiento diario.
¿Por qué nosotros damos todo en la cancha? Porque este es nuestro trabajo, y como tal, también es nuestro medio para ganarnos la vida, pero parece que no todos lo ven de esta manera, o no comprenden el valor de dicho trabajo. Nuestros entrenamientos arrancaron en septiembre, y sin embargo, al día de la fecha, no hemos cobrado un solo sueldo. Tampoco firmamos los contratos correspondientes, ni tenemos cobertura médica que nos respalde. No se nos ha reintegrado el dinero que tuvimos que poner de nuestro propio bolsillo para comprar pasajes y demás viáticos. No se han abonado los pases de los jugadores a los respectivos clubes. Por esto, no estamos lejos de poder decir que, como trabajadores, la situación es indigna.
Pero eso no es todo. Al comenzar la temporada, los departamentos que estaban destinados a ser nuestra vivienda, no estaban en condiciones de ser habitados y aún hoy, dos jugadores no cuentan con un lugar para vivir. Las condiciones de entrenamientos son deplorables. No están cubiertas las necesidades primarias, que como equipo de vóley profesional, necesitamos para entrenar y dar nuestro máximo esfuerzo. Siendo el único equipo que compite en la máxima categoría de su deporte en Neuquén, el cuerpo técnico debe encargarse de limpiar los gimnasios que nos tocan en suerte, porque además, no tenemos gimnasio ni horario fijo. Tampoco contamos con las herramientas básicas: no tenemos agua, hielo, ropa de entrenamiento, ni conjuntos para estar uniformados como equipo de Liga Nacional que somos.
La última circunstancia, que colmó nuestra paciencia al máximo, fue al llegar a Buenos Aires, el miércoles 16/11, cuando intentaron alojarnos en unos dormis de Ezeiza que estaban precariamente equipados para pasar una noche a duras penas. El equipo técnico se vio obligado a improvisar para conseguirnos un hotel, mientras nosotros dábamos vueltas y más vueltas arriba del micro para hacer tiempo. Valentín Rolandelli (ayudante técnico) decidió cortar por lo sano y poner plata de su bolsillo para poder soportar los gastos de un alojamiento digno.
Hoy nos vemos en la obligación de dar a conocer toda esta situación, no sólo porque creemos que es injusta e indigna, sino porque además, nos ha llegado por ‘radio pasillo’ que nosotros sabíamos que esto iba a ser así, sobre todo con el tema del pago de los sueldos. Queremos decir que esto es una absoluta mentira, que nos calumnia y además, nos subestima, porque de haberlo sabido de antemano, todos estaríamos jugando en otro equipo.
Sin más, queremos dejar constancia de que el grupo no ha dejado de entrenar, mucho menos de jugar, dejando el corazón en cada partido y en cada cancha, porque ante todo, entendemos que representamos a Neuquén y somos deportistas profesionales. Y pedimos, con respeto y humildad, que se nos trate como tales”.

Apoyo masivo del vóleibol
Jugadores, ex jugadores y entrenadores de todo el voleibol argentino brindaron en las últimas horas su total apoyo para el plantel de Gigantes del Sur, y pidieron que se encuentre una pronta solución. Jorge Elgueta, actual seleccionador de Bahrein, fue uno de los que se expresó a favor de los jugadores, al igual que Luciano De Cecco, Guillermo García y otros referentes del deporte. Además, en muchos casos recordaron que tuvieron que vivir situaciones similares en otros equipos, y bregaron para que se solucione y no ocurra nunca más.

Compartir