Racing Club se quedó con el Clausura

Racing Club derrotó 1 a 0 a Estudiantil en el estadio Próspero Jañez, ganó el clásico castense y se quedó con el Torneo Clausura de la Liga Pampeana de Fútbol. El único tanto del partido lo marcó el defensor Renzo Frank, a los 46 minutos del complemento. El Tricolor terminó con dos jugadores expulsados: Daniel Galván sobre el cierre del primer acto, y Juan Perujo cuando finalizaba el partido.
Ahora, Racing enfrentará en la finalísima por el campeonato norteño a Ferro Carril Oeste de General Pico, ganador del Clausura, en un duelo de ida y vuelta cuyo orden de localía será sorteado.
Ayer, el estadio tricolor se vistió de blanco y negro, con una trama que pudo ser el anhelo del más fanático de los hinchas racinguistas: Estudiantil decidido a ahogar la fiesta alba, Racing por momentos impotente, los hinchas bohemios festejando el gol de Alvear FBC, el árbitro Franco Morón que adiciona siete minutos y, en tiempo de descuento, un tiro libre al área local y Renzo Frank convierte para decretar el triunfo y la obtención del segundo torneo del año.
De ahí en más, el delirio racinguista en la cancha del clásico rival, y los festejos que se continuaron en la plaza General San Martín y en el estadio La Fortaleza alba.

Aburrido.
Estudiantil pobló el mediocampo, se cerró en la última línea y jugó casi todo el partido con un solo delantero. Racing tenía que ganar para quedarse con el Clausura, pero los tricolores hicieron todo lento, despejaban lejos de su arco y disputaban cada pelota como la última. El objetivo era ahogar el festejo albo. El horario del partido no impidió la presencia de más de mil personas en el clásico castense.
El primer tiempo se desarrolló con pocas situaciones en los arcos. Solamente un tiro de media distancia de Claro que se metía en el ángulo superior derecho, pero Yori se estiró para sacarla al córner. Y otro tiro de media distancia de Gutiérrez, que también Yori -parado en el primer palo- alcanzó a sacar por la línea de fondo. Indudablemente el arquero tricolor fue una de las figuras.
Pero las cosas se iban a complicar para Estudiantil a los 44 minutos. Galván fue a disputar una pelota con los pies para adelante, golpeó fuerte al defensor Arroyo y se ganó el acrílico rojo. Los tricolores quedaban con uno menos.

Gol agónico.
En el complemento Racing Club ganó en movilidad con el ingreso de Similán y se adelantó Montero para batallar en el mediocampo. Pero los minutos iban pasando y el empate parecía inamovible.
Los albos tuvieron algunas situaciones. Similán jugó para Montero, y este último encaró hacia el área y definió por arriba cuando ingresaba solitario Claro por el medio del área. Otro tiro de media distancia de Similán paso cerca de los tres palos de Yori. Después, Claro descargó para Similán, el juvenil remató y convirtió, pero el árbitro Morón determinó off side.
Después de los 30 minutos, hubo un “ida y vuelta” que pudo determinar el triunfo para cualquier de los dos equipos. Un contragolpe de Perujo, descargó para Ott, y el delantero quedó solo mano a mano con el arquero raicnguista Gómez, quien se quedó con la pelota. Los albos salieron rápido en contragolpe, llegó Similán hasta el área y le pegó al primer palo donde el arquero Yori resolvió muy bien, despejando al córner.
A los 40 minutos se escuchó el primer grito en el estadio. El defensor Tomás Viangule convertía para Alvear FBC y hasta ese momento ganaban el torneo los alvearenses. Y los tricolores celebraban.
Fueron seis minutos, donde los visitantes luchaban contra Estudiantil y contra Alvear FBC para llegar a la final de la temporada con Ferro Carril Oeste de General Pico.
El árbitro Morón adicionó siete minutos. Iban 46 cuando el mediocampista Esteban Gutiérrez se encargó de una ejecución frontal al área de Yori, el arquero dio rebote y apareció el defensor Renzo Frank para conectar un fuerte y alto derechazo que se metió en el arco bohemio. Era 1 a 0 y delirio racinguista. Faltaban pocos minutos para lograr el objetivo.
Después se fue expulsado Juan Perujo por una fuerte falta de atrás contra Claro. Y Estudiantil intentó buscar el empate. Hasta Yori se fue al área rival a buscar algún centro, pero ya no había tiempo. El pitazo final determinó el festejo del equipo de Edgardo Leguizamón, que nuevamente disputará una final de la Liga Pampeana de Fútbol.