Racing marcó terreno en casa

LIGA PAMPEANA: GOLEADA COMO LOCAL PARA PRENDERSE BIEN ARRIBA

Racing Club goleó 5 a 1 a Deportivo Argentino de Quemú Quemú, por la tercera fecha del Torneo Clausura de la Liga Pampeana de Fútbol, y quedó como único escolta del líder Estudiantil.
Los goles albos fueron convertidos por Hernán Claro -en dos oportunidades-, Nahuel Díaz, Isaías Similán y Víctor Pereyra, mientras que Esteban Farías había descontado para el equipo quemuense. El arquero local Gastón Gómez le contuvo un penal a Farías, y el árbitro Mauricio Navarro expulsó -en el complemento- al mediocampista Francisco Sanchíz, por doble amonestación.
El equipo castense fue claramente superior, futbolística y físicamente, durante los 90 minutos; con destacadas actuaciones de Nahuel Díaz y Esteban Gutiérrez para desnivelar por los laterales, y Hernán Claro que siempre es peligroso en el área y ya se convirtió en el goleador de la liga norteña. Pero también funcionó mejor colectivamente y en algunos párrafos tuvo la entrega que no mostró en encuentros anteriores, y cuando se relajó puso en peligro la victoria, pero cerró a toda orquesta con toques y goles.
En los primeros minutos los locales ya se pusieron en ventaja. A los 3 minutos Díaz arrancó por la izquierda, habilitó a Claro y el delantero como venía sacó un remate cruzado que se metió en el segundo palo de Muratori. Y a los 17 minutos, Claro devolvió la gentileza. Sacó un centro atrás que definió Nahuel Díaz al primer palo, y colocó el 2 a 0.
En el primer acto los racinguistas se pudieron ir al descanso con una mayor diferencia de goles, pero entre los fallos en la definición y las intervenciones del arquero Muratori, se mantuvieron los dos goles de diferencia. Le anularon un gol a Gutiérrez en off side, Claro se perdió un gol cantado y Muratori le tapó un mano a mano a Gutiérrez.

Suspenso y goleada.
En el complemento se dificultó aún más la situación para los quemuenses, dado que a los 6 minutos se fue expulsado Francisco Sanchiz por doble amonestación, después de una falta a Gutiérrez en el centro del campo de juego.
El equipo castense continuó presionando. Muratori se fue convirtiendo en figura del partido. Primero, le sacó un cabezazo a Claro que se metía, y en el rebote Similán cabeceó por arriba del travesaño; después un centro de Similán al primer palo, donde Claro conectó un potente cabezazo abajo al primer palo y sacó Muratori al córner.
Pero después de los 15 minutos los locales se relajaron. Y el equipo de Silvestre se fue acercando al arco de Gómez. Primero, hubo un “doble palo” con remates de Mensa y Bastida, hasta que el balón finalmente se fue al corner. Y seguidamente el árbitro cobró un penal en el área racinguista. El defensor Esteban Farías se encargó del remate y lo contuvo el arquero Gastón Gómez.
A los pocos minutos ambos tuvieron revancha, y está vez convirtió el defensor quemuense. Un córner cayó en el área racinguista, a los 28 minutos, y Farías de cabeza descontó para los visitantes.
Pero un minuto después nuevamente Claro estiró la diferencia. Similán la trasladó, descargó para Cobos por la derecha, el mediocampista ejecutó un centro y Claro sacó un potente remate para colocar el 3 a 1.
A los 37 minutos llegó el cuarto albo. Una “perlita” del juvenil Similán que la recibió por la izquierda dentro del área visitante, y sacó un remate cruzado que se metió cerca del ángulo superior del segundo palo de Muratori.
Y el cierre, a los 40 minutos, fue una exquisita jugada entre Similán y Pereyra. Una doble pared en el área visitante, para que finalmente -el recién ingresado- Pereyra defina a media altura al primer palo de Muratori, y establezca el 5 a 1 definitivo.