miércoles, 18 septiembre 2019
Inicio Deportes Racing y Ferro quedaron a mano

Racing y Ferro quedaron a mano

LIGA PAMPEANA: LA PRIMERA FINAL DEL TORNEO OFICIAL TERMINO IGUALADA

Racing Club y Ferro Carril Oeste no se sacaron ventajas en la primera final del campeonato 2019 de la Liga Pampeana de Fútbol, y quedaron en deuda con el público porque brindaron un mediocre espectáculo. El delantero Hernán Claro puso en ventaja a los castenses, y después el
defensor Marcos Quiroz estableció el empate para los piquenses.
El árbitro Emilio Rigal -de buena tarea- expulsó sobre la finalización del partido al mediocampista verde Esteban Carmelinckx por agredir -en el piso- a un jugador castense.
El desarrollo del partido se concentró demasiado en el mediocampo, donde hubo una intensa disputa por el control del balón, pero solamente cuando la tocaba Heber Pedernera en los visitantes y Gastón Palma en los castenses, se podía esperar algo de fútbol o mínimamente claridad. Los marcadores casi siempre prevalecieron sobre los creadores, la pelota «voló» demasiado, sin que la bajen al piso. La final quedó totalmente abierta y se definirá el próximo domingo en el estadio Coloso de Barrio Talleres de General Pico.
Los verdes piquenses tuvieron más posesión del balón en el primer tiempo, pero las situaciones de mayor riesgo las generó el conjunto local. La primera situación de riesgo la inició Díaz cuando descargo para Claro, el delantero enganchó dentro del área y el arquero Bellendier alcanzó a tapar el remate que salió hacia el tiro de esquina sin que Similán y Díaz la pudieran empujar dentro del arco.
Y a los 38 minutos llegó una perlita de Claro, que se convirtió en un oasis en medio de un desierto. El delantero recibió el balón picando, y sacó -desde aproximadamente 30 metros- un disparo que pasó por encima de Bellendier y se metió en el ángulo superior derecho del arquero
piquense, que pese al esfuerzo de retroceder rápidamente no pudo evitar la caída de su valla. Un verdadero golazo para poner en ventaja a los albos.
Los piquenses hicieron esfuerzos para no irse a los vestuarios en desventaja. La primera jugada de riesgo la provocó un desborde de Lucero que sacó un centro, la bajaron por el centro y Hermida remató desviado en el «mano a mano» con el arquero Re.
Y a los 45 minutos llegó el empate piquense. Un tiro de esquina que lo peinaron en el primer palo, y por el sector opuesto ingresó el defensor Marcos Quiroz para empujar el balón ante la salida del arquero Re, que nada pudo hacer para tapar el remate.

Complemento flojo.
El segundo tiempo continuó con la pelota dividida, pelotazos largos que terminaban en los pies o la cabeza de los marcadores, y pocas situaciones en los arcos.
Las dos situaciones más riesgosas las generó Racing. La primera fue un pase de Palma que dejó a Suzán «mano a mano» con el arquero Bellendier, pero el delantero remató por encima del
travesaño. Y la otra fue un desborde de Claro para habilitar a Suzán, y este descargó para el ingreso de Martínez Danny por la derecha, pero el defensor remató totalmente desviado.
La primera polémica fue una jugada donde el arquero Re contuvo al delantero Esteban Camerlinckx con una supuesta falta que Rigal tendría que haber sancionado penal, pero el colegiado -que estaba cerca- indicó que siga la jugada, ante el reclamo de los jugadores piquenses.
La otra jugada inexplicable también lo tuvo por protagonista a Esteban Camerlickx, quien agredió en el piso a Díaz, en una actitud infantil para un jugador experimentado, cuando encima tenía al juez del línea y al árbitro en sus cercanías. Así se ganó la tarjeta roja y se tuvo que
ir a los vestuarios anticipadamente, y se perderá el segundo partido en General Pico.