Inicio Deportes Rambur, entre la felicidad y el dolor

Rambur, entre la felicidad y el dolor

"LOS NUMEROS AVALAN NUESTRO TRABAJO, PERO SE VE QUE NO ALCANZO", DIJO EL EX DT DE ALL BOYS

Mauricio Rambur ya no es el entrenador de All Boys. El jueves, tras una reunión con el grupo de dirigentes que maneja el fútbol del Auriazul, el director técnico decidió dar un paso al costado tras no llegar a un acuerdo por la continuidad y cerró así un ciclo exitoso de dos años en el ámbito de la Liga Cultural de fútbol, con dos títulos consecutivos del Oficial y una Supercopa.
El joven DT, de 39 años, se refirió ayer a su salida del Auriazul y mostró dos caras. Por un lado manifestó su felicidad por la oportunidad de dirigir a All Boys y por el trabajo realizado, y por otro dejó en evidencia su dolor porque ya no es parte de la familia de un club en el que tenía la intención de continuar.
«La reunión con los dirigentes fue para tratar de llegar a un acuerdo para poder seguir. Teníamos ganas y confianza de seguir, pero no estaban dadas las condiciones y decidimos darle un cierre a este ciclo de dos años intensos y del cual me voy enormemente feliz», resumió ayer Rambur.
En una charla con el programa La Pelota, por Radio Noticias, el entrenador enumeró las sensaciones que lo dominaban el día después de dejar la dirección técnica. «Cuando lo charlaba con mi hijo y mi familia, les decía que estaba feliz por la tarea que habíamos hecho en All Boys», señaló.
Y en el mismo sentido agregó: «Feliz por dirigir a una institución tan prestigiosa; feliz por poder dirigir en un Federal; feliz por dirigir mi primer Provincial; feliz por un grupo de jugadores que en cada entrenamiento y en cada partido dieron todo… La emoción que me invade es la felicidad».
El técnico, que había asumido la conducción del primer equipo en abril de 2018, aseguró estar «totalmente tranquilo» por lo realizado. «De nuestra parte dimos todo. Tuvimos muchísimas competencias; logramos dos títulos a nivel local; clasificamos a All Boys a una semifinal del Provincial después de siete años y perdimos con un gran equipo como Independiente de Pico, que tiene bien merecido estar en la final», comentó.
Al mismo tiempo, dijo que recibió «mucho apoyo» de parte del plantel. «La mayoría de los jugadores me escribieron cuando se enteraron; algunos sorprendidos y otros no porque la veían venir», confió.

Se terminó.
Por otra parte, Rambur dio detalles de lo que fue su reunión con la mesa chica del fútbol alboyense, a la que se sentó con la intención de acordar la continuidad de cara a una temporada 2020 en la que el equipo renovará sus esperanzas en el Regional Federal Amateur (desde enero) y buscará mantenerse en lo más alto del fútbol local.
«Cuando me senté a presentar el informe que habíamos hecho (con el resto del cuerpo técnico), quería escuchar a los dirigentes porque se venían haciendo las cosas bien y había pequeños detalles a corregir. Pero no llegó a buen puerto la reunión y por eso decidimos dejar la dirección técnica de All Boys», explicó Rambur. Y sentenció: «Los números avalan el trabajo que hicimos, pero se ve que no alcanzó».
«Había intenciones de continuidad, pero empezamos a analizar el informe que elaboramos, en el cual se manifestaba ciertas cosas que habían pasado en estos dos años, con muchas competencias y puntos a mejorar. Pero no nos pusimos de acuerdo y determiné que la mejor opción era dar un paso al costado», amplió Rambur, que antes de llegar a All Boys había tenido una experiencia como DT en la Unión de Miguel Riglos.
En ese contexto, aseguró que su intención es seguir dirigiendo, ahora en otra institución, y dejó la puerta abierta para volver al Auriazul en el futuro. «Tengo ganas de seguir dirigiendo porque me gusta, me apasiona y además es un trabajo. Esta experiencia en All Boys fue muy satisfactoria porque incorporé conocimientos nuevos que sirven para fortalecer lo que se sabe y corregir los errores. Quedan las puertas abiertas y ojalá pueda volver en el futuro», cerró el DT, quien agradeció especialmente a su cuerpo técnico conformado por el ayudante de campo Martín Zaldarriaga, el entrenador de arqueros Luciano Roo, el preparador físico Lucas Ranocchia y el utilero Rubén Abella.

Se analizarán distintos proyectos.
Tras la salida de Mauricio Rambur como entrenador de All Boys, comenzó inmediatamente la danza de nombres para ocupar ese lugar en el banco de suplentes del multicampeón culturalista, aunque la dirigencia encargada del fútbol aclaró que se tomarán el tiempo necesario para definir al sucesor luego de analizar diferentes proyectos.
En ese sentido, nombres como los de Eugenio “Cococho” Rodríguez y Sergio Guerra, dos que ya pasaron por la institución, fueron algunos de los mencionados extraoficialmente como para reemplazar a Rambur.
“La idea es analizar distintos proyectos y luego se elegirá al mejor en base a lo que veamos”, manifestó ayer Nicolás Altolaguirre, uno de los actuales responsables del fútbol alboyense junto a José Luis “Chimbo” Moslares y Eduardo “Cala” Molteni.
Al mismo tiempo, el joven dirigente explicó que “hubo un par de puntos en los que no hubo acuerdo” para la continuidad de Rambur, y destacó que la salida del DT se dio en excelentes términos. “Es lo que se merecía el ciclo de Mauricio (Rambur) en el club, con dos años muy intensos y de muchos logros. Pero son ciclos y por ahí dos años en All Boys es mucho”, señaló.