River a la final, Gallardo no

LA CONMEBOL RATIFICO EL SUPERCLASICO POR LA LIBERTADORES

River Plate fue confirmado anoche como finalista de la Copa Libertadores ante Boca Juniors, en tanto que su técnico, Marcelo Gallardo, sufrió una sanción de cuatro partidos -más una multa económica- por violar la suspensión que debía cumplir en la semifinal de vuelta ante Gremio de Porto Alegre, Brasil, informó la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol).
Según el fallo, de los cuatro partidos de suspensión que le aplicaron a Gallardo, en el primero de ellos (la ida de la final en La Bombonera) el DT ni siquiera podrá ingresar al estadio, al tiempo que en los tres restantes podrá colocarse en una platea. Además, el Muñeco deberá abonar una multa económica de 50 mil dólares.
De esa manera, y cuando se hablaba de una suspensión de entre cinco y siete meses para el DT, finalmente la Conmebol aplicó una sanción leve, desestimando totalmente el reclamo de los brasileños, que además de la pena para el técnico solicitaban que le den por ganado el partido. Las finales se jugarán los sábados 10 y 24, por ahora en ambos casos desde las 16.

Sin visitantes.
Mientras tanto, el presidente de River, Rodolfo D’Onofrio, se sumó ayer a su par de Boca, Daniel Angelici, y puso en duda la presencia de ambas hinchadas en las finales de la Copa Libertadores, a pesar que los organismos de seguridad de seguridad garantizaron el operativo para que sea así, a pedido del presidente Mauricio Macri.
En declaraciones formuladas a TNT Sports, D’Onofrio dijo que la presencia de los visitantes en los partidos que se disputarán el 10 y 24 de noviembre significaría una “complicación” extra. “¿Cuatro mil hinchas visitantes? Es más para complicación. Si en Boca te dan las dos bandejas y River cede la Centenario, ahí vuelven los visitantes. Pero si vos metés cuatro mil hinchas visitantes en la Centenario están a metros de los del River. No lo podés hacer así nomás”, indicó.
En tanto, Angelici había sido un poco más directo: “El lunes nos reunimos con D’Onofrio, pero es muy probable que decidamos jugar sin público visitante y haciéndonos responsables de la decisión que tomemos”.
En ese contexto, es casi un hecho que no habrá visitantes, salvo que Macri insista con su decisión, que tuvo que ver más con una medida demagógica que con una decisión meditada y justa.

Credibilidad.
“La Conmebol tiene la opción A y la opción B: la credibilidad de ella o la no credibilidad. Si van por la credibilidad, Gremio va a estar en la final de la Libertadores. Si decide otra cosa, va a perder credibilidad, no sólo con los equipos brasileños sino con todo el mundo. Si fuera un juzgamiento sin política, el Gremio debería estar en la final. No es la credibilidad con el Gremio, sino con todo el mundo”, disparó ayer Renato Gaucho, DT del Gremio, horas antes del fallo de la Conmebol.