Rusia, en “la ruleta rusa”

ESPAÑA QUEDO ELIMINADA AL CAER POR PENALES EN MOSCU

El equipo local se hizo fuerte para defenderse de la Roja y llevó la definición a la tanda de penales luego de igualar 1-1. El arquero Akinfeev atajó dos disparos, convirtió al Luzhniki en una fiesta y dio uno de los grandes golpes de la copa.
MOSCU
España, una de las grandes potencias futbolísticas, quedó eliminada en los octavos de final del Mundial 2018 al caer en la tanda de penales ante el equipo anfitrión, Rusia, por 4-3, después de que el tiempo reglamentario y la prórroga terminaran con empate 1-1, en Moscú. Ahora, Rusia enfrentará en cuartos a Croacia (eliminó a Dinamarca), el sábado 7 en Sochi.
Koke Resurrección e Iago Aspas fallaron sus lanzamientos en “la ruleta rusa” de los penales, al chocar con el arquero local Igor Akinfeev, mientras que los rusos anotaron los cuatro que patearon, lo que terminó condenando al campeón mundial de 2010. Así, España cayó por cuarta vez ante el anfitrión de un Mundial, tras hacerlo en Italia 1934, Brasil 1950 y ante Corea del Sur en 2002, en la edición que ese país organizó de manera conjunta con Japón.
La Roja se había adelantado con un gol en contra de Sergey Ignashevich; mientras que Rusia igualó con un penal transformado por Artem Dzyuba, después de que Gerard Piqué tocara el balón con la mano dentro del área.
El partido tuvo un guión invariable. España se encargó de mover el balón e intentar encontrar grietas en un bloque ruso con las líneas muy juntas.
Más espesa según transcurrieron los minutos, la Roja acumuló infinitas posesiones pero no fue capaz de traducirlas en acciones claras de peligro.
Rusia, cuyo plan para marcar pasaba por aprovechar una contra o un balón aéreo, logró su objetivo, al conseguir un gol en uno de los pocos acercamientos que tuvo.
Antes, Sergey Ignashevich se preocupó más por agarrar a Sergio Ramos en el lanzamiento de una falta lateral que por alcanzar el balón, que terminó pegando en su taco para batir al arquero Akinfeev.
Los más de 75.000 rusos que llenaron el estadio moscovita de Luzhniki se encendieron y llegó la jugada del empate: en un córner Gerard Piqué saltó con el brazo levantado y tocó el balón dentro del área. El árbitro señaló penal y Dzyuba igualó.
Conseguido el botín, Rusia volvió al plan inicial y España intercambió durante muchos minutos pases y más pases fuera de la zona de peligro.
Hierro intentó agitar el ataque dando entrada a Andrés Iniesta y a Iago Aspas en el complemento, y entre ellos fabricaron las mejores ocasiones de la Roja, pero Akinfeev apareció para mantener la igualad hasta el final.

Penales.
Había comenzado a llover y el partido se decidió en los penales. El Luzhniki se convirtió en una fiesta cuando apareció la figura de Akinfeev para atajar dos penales.
Poco solicitado durante gran parte del partido, dominado por España pero sin crear peligro real hasta la recta final, Akinfeev apareció cuando más se le necesitaba, en la tanda definitiva, primero al despejar con las manos un lanzamiento de Koke y luego al salvar con los pies el disparo de Aspas.
“El jugador del partido es el equipo y el público. No jugamos como queríamos, nos hubiera gustado atacar más contra España, pero no pudimos hacerlo mejor”, señaló el arquero. “Esperábamos los penales”, reconoció. (NA)

DINAMARCA ESTIRO LA SERIE HASTA LA DEFINICION POR PENALES
Croacia sufrió, pero avanzó
Modric tuvo una jornada agridulce, porque falló un penal en el suplementario y luego metió el suyo en la definición. El héroe fue el arquero Subasic, que atajó tres penales. En cuartos de final se viene Rusia, el local.
NIZHNI NOVGOROD
Con un monumental Danijel Subasic, que atajó tres penales, Croacia venció ayer a Dinamarca por 3-2 en la tanda desde los doce pasos y jugará contra Rusia en cuartos de final del Mundial 2018.
El partido y la prórroga del cruce de octavos habían quedado igualados 1-1, con goles de Mathias Jorgensen para Dinamarca al minuto de juego y de Mario Mandzukic para Croacia tres minutos más tarde.
Y en los penales apareció un soberbio Subasic para atajar tres tiros a los daneses, mientras que Iván Rakitic se encargó de darle la victoria a Croacia en el quinto remate de los suyos.
Para los croatas, además de Rakitic, marcaron Luka Modric y Andrej Kramaric. Por los daneses, los únicos dos que tocaron red fueron Simon Kjaer y Michael Krohn-Dehli.
Así, fue un 3-2 de gloria para la nueva generación dorada de una Croacia, que pretende igualar o superar el tercer puesto que consiguió en Francia 1998.

El suplicio de Modric.
Parecía que ninguno de los dos equipos quería ganarlo. El tiempo extra fue una continuación de la tónica del partido en la primera mitad, con escasas emociones frente a los arcos, con Modric y Christian Eriksen lejos de dar el espectáculo que todos esperaban.
Pero en los minutos finales de la media hora extra se encendió Croacia y lo tuvo. Un pase entre líneas de Modric para Ante Rebic, que se mete en el área con balón dominado, Mathías Jorgensen lo baja y el árbitro argentino Néstor Pitana cobra penal: Modric frente al balón y la historia, pero remata débil y el arquero Kasper Schmeichel se tira al lugar justo y frena el grito de gol de toda Croacia.
Drama en Nizhni Novgorod y los penales como única opción de desempatar un duelo que tuvo el triunfo en los pies de Modric, pero que falló luego de un partido con pases intrascendentes y pocas emociones en los arcos. Ambos equipos parecían empecinados en terminar empatados y lo consiguieron.
Pero al final para los croatas poco importó su juego deslucido. Su arquero salvó la noche y ya están entre los mejores ocho del Mundial de Rusia. Para la historia quedará el rugir del estadio de Nizhni Novgorod cuando Modric se acercaba a rematar su segundo penal, tras fallar en el complementario. Esta vez lo metió, pero igual sufrieron porque Schmeichel tapó otros dos. Subasic fue más, atajó tres y le dio a su selección el pasaje.
En la siguiente fase los espera un anfitrión que es la sorpresa del torneo y que ayer se sacudió, también por penales, de la siempre candidata España. (NA)

BRASIL-MEXICO, UN CLASICO MUNDIALISTA
Potencia amenazada
SAMARA
Eliminadas la defensora del título Alemania, la última finalista Argentina, la campeona europea Portugal y la siempre candidata España, Brasil -otro de los gigantes- se enfrenta hoy a México en Samara, en un duelo con aroma a clásico de octavos del Mundial, sabiendo que la tendencia en Rusia es romper el orden establecido y que por lo tanto todo puede suceder. El partido se jugará hoy desde las 11.
Con Cristiano Ronaldo y Lionel Messi fuera de juego en octavos, Neymar tiene la gran oportunidad de dar el salto definitivo y por fin ponerse a la altura de la dupla que ha dominado el fútbol mundial en la última década.
Pero enfrente estará México, que vivió una montaña rusa de emociones en la primera fase; desde el hito que supuso la victoria ante Alemania (1-0) al descalabro contra Suecia (3-1), pasando por un triunfo convincente ante Corea del Sur (2-1).
Brasil y México tienen una larga historia común. En los mundiales se han visto las caras en cuatro ocasiones, con un balance favorable de tres victorias y un empate para la cinco veces campeona mundial. México, que no ha logrado marcarle un gol (11 tantos en contra), se aferra al 0-0 cosechado hace cuatro años en Fortaleza.
México arrastra una racha de seis eliminaciones en octavos de final y quiere superar por fin esa barrera. “Es el partido de nuestras vidas”, reconoció Guardado. (NA)

JAPON QUIERE HACER HISTORIA
Bélgica va por más
ROSTOV DEL DON
Tras un pleno perfecto de tres victorias en tres partidos en la fase de grupos, Bélgica buscará hoy en Rostov del Don su pase a cuartos de final del Mundial de Rusia 2018 ante un Japón que haría historia si pasa de ronda. El partido se jugará a partir de las 15 de Argentina.
Bélgica había llegado a Rusia como una de las selecciones a tener en cuenta, y con el paso de los partidos ha mostrado sus credenciales como seria aspirante a pelear por un lugar en la final, con un grupo de jugadores talentosos, muchos de los cuales militan en los mejores equipos europeos.
Tras poner un equipo alternativo ante Inglaterra, Martínez volverá a alinear su once de lujo frente a los japoneses, con Romelu Lukaku y Eden Hazard comandando el ataque.
Japón, que juega por tercera vez en su historia unos octavos de final mundialistas, fue de más a menos en la fase de grupos, con una sorprendente victoria sobre Colombia (2-1), un empate con Senegal (2-2) y un derrota ante Polonia (1-0). Empatados con Senegal, sólo el tener menor número de amonestaciones que los africanos, les permitió clasificarse para la siguiente fase. “Bélgica es un equipo de clase mundial y será un fantástico desafío para nosotros”, dijo el DT Nishino. (NA)