Santa Rosa “despertó” y respira

LIGA CULTURAL: TRIUNFO CLAVE DEL ALBO FRENTE A UNION Y AMISTAD POR LA PERMANENCIA

Los de Mansilla lograron por primera vez sumar de a tres en lo que va del Clausura y se despegaron un poco del descenso. Ahora deberán intentar mantener ese rumbo para esquivarlo por completo.
En el único partido de la fecha que comenzó a las 16 (ambos equipos se pusieron de acuerdo), el Club Atlético Santa Rosa consiguió tres puntos importantísimos en la lucha por la permanencia al vencer ayer por 3 a 1 a Unión y Amistad, en un partido jugado en el Mateo Calderón y válido por la quinta fecha del Torneo Clausura de la Zona Norte de la Liga Cultural.
De esta manera, el equipo dirigido por Raúl Mansilla sacó una ventaja de siete puntos (quedan 18 en juego) en la tabla general sobre el conjunto del 5.000, que se ubica último.
Los goles para el conjunto local fueron convertidos por Marcos Funes, Ariel Abrigo y Lucas Peralta, mientras que para la visita descontó por la vía del penal el colombiano José Manuel Chávez Moya.
Además, los de Guido Carracedo finalizaron el encuentro con 10 jugadores por la expulsión de Facundo Bravo en el epílogo del segundo tiempo. Una roja directa bien aplicada por el árbitro Paolo Macchi luego de una terrible patada del volante sobre Yamil Durán.

Aburrido.
En una tarde con baja temperatura (¡que llegue la primavera!), ambos equipos parecieron acoplarse al frío, ya que por media hora no hubo ni una sola jugada clara. El partido se tornó rápidamente aburrido, donde prevaleció la fricción, el juego cortado y pelotazos sin sentido.
Dentro de semejante “espectáculo”, se vio a un Albo más concentrado, que intentaba jugar ordenadamente y de manera colectiva. Y esas serían las claves del triunfo.
Por su parte y como si fuera la otra cara de la moneda, Amistad no halló nunca el camino para hacerle frente a su rival. Se mostró desprolijo en todo momento y el único recurso que supo aprovechar fue la habilidad de Nahuel Soria para provocar el torpe penal que cometió Funes.
Parecía que la cosa iba a terminar igualada a lo largo de 45 minutos, pero de una pelota parada (no podía ser de otra manera) el local llegó al gol.
El minutero se clavó en los 30 cuando un corner realizado por Tomás Alou, de destacada actuación, fue peinado en el primer palo de Juan Torres y capitalizado en el segundo por Funes.
La calma se hacía presente en el Mateo, porque sin ser mucho más, Santa Rosa se ponía en ventaja y comenzaba a soñar con la victoria.
Hubo que esperar 13 interminables minutos para ver una nueva acción de riesgo. Soria aprovechó una desatención del fondo local y, tras capturar el pelotazo de un compañero defensor, sacó un remate en soledad que se fue por arriba del travesaño de Bruno Michelena.
Después de eso, nada más. Una jugada por bando y a los vestuarios.

Cambios si, cambios no.
En el complemento llegaron los cambios, que a uno le sirvieron y al otro, obviamente, no.
Carracedo apostó a jugar con tres defensores y mandó a la cancha a Bravo, Herlein y García, pero ninguno pudo cambiar el rumbo de esta historia. Bravo se fue expulsado y los otros dos estuvieron perdidos dentro del campo de juego.
Distinto fue el efecto que generaron los ingresos en el local, porque aportaron mayor fluidez en el juego y terminaron liquidando el pleito.
Ya con pleno dominio del partido y varias situaciones claras a su favor, Santa Rosa amplió la diferencia. A los 31 Pablo Loyola inició un ataque por la derecha, se quitó a dos rivales de encima y apenas pisó el área metió un pase atrás que encontró a Abrigo, que de arrastrón la metió pegada al palo izquierdo de Torres. Historia sentenciada.
Podría haber sido un rotundo 3 a 0, pero la viveza de Soria y la torpeza de Funes decidieron que no fuera así. Casi pisando los 40, el defensor albo recuperó en el fondo y quiso salir gambeteando, pero lo único que consiguió fue regalársela al volante y no le quedó otra que derribarlo con un empujón en plena área. Macchi cobró la pena máxima y el encargado de cambiar el penal por gol fue el Pana Chávez Moya.
Quedaba tiempo para uno más y esta vez, el encargado de enviarla a la red fue Peralta.
Con un Amistad tirado al ataque, el Albo se benefició de un tiro de esquina mal ejecutado e inició una contra de la que participaron todos sus reemplazos. Facundo Torres corrió en soledad unos 40 metros y tiró un centro que Mora pifió a escasos pasos del arquero, pero por suerte para el local por detrás apareció la derecha de Peralta para liquidar el partido y sellar la victoria.
Los de Mansilla lograron por primera vez sumar de a tres en lo que va del Clausura y se despegaron un poco del descenso. Ahora deberán intentar mantener ese rumbo para esquivarlo por completo.
Los del 5.000, por su parte, tendrán que hacer un cambio radical si quieren salvarse, o al menos, jugar la promoción.

Compartir