“Se apostó muy fuerte al trabajo de infantiles”

ENVIADOS DE SAN LORENZO PROBARON MÁS DE 250 JUGADORES EN PICO

Daniel Luaces, uno de los enviados del Club Atlético San Lorenzo de Almagro, que ayer coordinó una prueba de juveniles en esta ciudad, destacó que no sólo se fijan en las condiciones futbolísticas de los jóvenes si no en diferentes aspectos personales y familiares. También señaló que la jornada fue “muy positiva” luego que junto a Gustavo Minervino, el otro enviado de la entidad de Boedo, observarán jugadores desde las primeras horas de la mañana hasta la media tarde.
La prueba se llevó a cabo ayer durante todo el día en el estadio “Emiliano Luis Cayre” de Pico FBC, y estuvo organizada por el director técnico del Decano, Edgardo “Tuco” Leguizamón. Al cabo del día, más de 250 jóvenes jugaron ante la analítica mirada de los enviados del “Ciclón”.
“Para nosotros sería más fácil tener gente en el interior del país que nos mandara jugadores, porque tenemos nuestra tarea con los chicos en Buenos Aires, pero preferimos hacer el esfuerzo, venir nosotros y recorrer el país, porque aparte de jugar a la pelota el chico necesita tener otro tipo de condiciones. Necesitamos conocerlo, saber cómo vive y que piensa, como es la familia y como es su formación. Hoy en día más allá de saber patear bien una pelota necesita de otro condimento. Necesitamos estar seguros que llevamos una solución y no un problema”, señaló Luaces en diálogo con LA ARENA.

Edad adecuada.
A su vez indicó que la edad preferible para que un adolescente emigre de su localidad para instalarse en una pensión de un club de Buenos Aires, ronda entre los 11 y los 13 años. También explicó que los adolescentes actuales son más independientes, tienen otros manejos y conocimientos, y eso facilita su adaptación a un grupo.
“La mejor edad sería la edad de infantiles, de 11, 12 o 13 años, para que los chicos puedan trabajar de otra manera, tener otra exigencia y otra competencia. Para nosotros cuanto de más chicos estén en el club, es mejor, porque tenemos más tiempo para desarrollarlos, para pulir sus aptitudes y para que tengan una condición física que es esencial a la hora de ser profesionales”, dijo. En el mismo sentido, agregó: “Fue cambiando mucho, tanto el chico como la sociedad. Hoy un chico de 13 años es mucho más independiente, tiene mucho más conocimiento, maneja muchas más cosas, ni hablar con el tema cibernético. Por eso los tiempos se han adelantado y hoy se trabaja mucho con el tema de videos y con la neurociencia que está cada vez más metida dentro del fútbol y está dando tan buenos resultados”.

Recorrer el país.
Luaces, que junto a Minervino también coordinó esta semana una prueba de futbolistas en la capital provincial, dijo que el trabajo que llevaron a cabo en General Pico fue “muy positivo”, y destacó la importancia que tiene salir a recorrer el resto de las provincias.
“Siempre es positivo venir al interior y ver a los chicos. Es lindo para ellos la posibilidad de que sean observados, chicos que quizá no tienen la chance de ir a Buenos Aires. Por eso, que se traslade un equipo grande de Buenos Aires al interior, es una experiencia inolvidable. Hoy los chicos tienen esa chance de que muchos clubes han decidido venir al interior del país y desde la asunción de Lamens y Tinelli (presidente y vice de San Lorenzo), no sólo que apostaron muy fuerte a todo el trabajo de infantiles, sino que la premisa fue abrir las puertas al interior del país y que San Lorenzo tuviera presencia en todo el mapa”, destacó.
Por último, el enviado de la entidad bonaerense subrayó que el club se potenció durante los últimos años en todos los aspectos, que incluyó importantes logros deportivos y la concreción de grandes obras, y destacó que “el vuelco tremendo que tuvo el club, que crece día a día, es una motivación para todos”.