Se coronó Osaka

FINAL FEMENINA: WILLIAMS EN LLAMAS

La tenista japonesa Naomi Osaka se consagró ayer campeona del Abierto de Estados Unidos al derrotar en una final caliente a una frustrada Serena Williams, que llamó “ladrón” al juez de silla y fue penalizada con la pérdida de un juego.
Osaka, de 20 años, pasó por encima de su rival por 6-2 y 6-4 en apenas una hora y 20 minutos, en un encuentro en el que la menor de las Williams recibió una amonestación en el segundo juego del segundo set por presuntamente recibir órdenes de su entrenador, y fue penalizada con un juego tras el séptimo al llamar “ladrón” al árbitro portugués Carlos Ramos.
“No hago trampas para ganar, prefiero perder”, le dijo primero Serena al juez de silla luego de ser advertida cuando cedía 15-40 en el segundo game.
Tras varios intercambios dialécticos entre juegos, Williams le exigió a Ramos que le pidiera disculpas por su advertencia y, al no hacerlo, le llamó “ladrón” por “robarme un punto”. El partido se detuvo, pero Osaka lo cerró con altura.