“Será un orgullo competir en Italia”

CAMILA SANCHEZ DISPUTARA EL CAMPEONATO MUNDIAL DE ENDURANCE

Camila Sánchez (16 años) y su hermana Selene (14) llegan del colegio, almuerzan y poco después, alrededor de las 14, comienzan a preparar los caballos junto a su madre Silvina para salir a entrenar. La rutina se repite religiosamente casi todos los días de la semana, entre dos y cuatro horas, en una chacra ubicada detrás del polideportivo Horacio del Campo, en Toay.
Desde hace varios meses, la práctica, que no se cancela por viento, frío o calor, tiene un incentivo extra: Camila disputará el Campeonato Mundial de Endurance, en la categoría Four Young Rider, a disputarse el 23 de septiembre en Valeggio sul Mincio, de la provincia de Verona, Italia, en donde participarán 154 jinetes de 33 países.
La pasión por el endurance (competencia de resistencia, priorizando la salud del caballo) la transmitió Silvina a sus hijas, y se sumó su esposo, Guillermo Sánchez, quien dejó los autos de carrera para volcarse por completo a los caballos. Hoy es el jefe del equipo XR, que desde hace varios años compite en diferentes parte del país.
“Será un orgullo competir en Italia, nada menos que en el Mundial. Es un orgullo porque hacemos todo con mucho esfuerzo, y es una meta de varios años”, dijo Camila, quien admitió que se siente ansiosa por emprender el viaje hacia un nuevo desafío.
Camila inició su vínculo con los caballos a los siete años practicando equitación, poco después se volcó al endurance. Para lograr el pasaporte al mundial y poder competir con un caballo que no es de su propiedad primero debió acceder a la categoría Young Rider y después tuvo que largar y llegar en 10 carreras de 120 kilómetros, la distancia que tendrá que completar en Italia.
“Estoy acostumbrada a las carreras de 160 kilómetros, entonces no me será difícil poder correr 120. Estoy entrenando como siempre lo hago, y la ventaja que tenemos es que estamos todo el día con los caballos, y hay gente que no puede”, indicó Camila en el comedor de su casa, donde a través de los enormes ventanales puede observar los corrales y el caminador.
-En el Mundial vas a correr con un caballo que no te pertenece. ¿Te puede perjudicar?
-No sé lo que me irá a tocar, cómo se comportará el caballo. Tiene su desventaja porque uno nunca sabe con qué se encontrará, cómo reaccionará.
Una de las virtudes de Camila es la facilidad que tiene para desplegar su estrategia a la hora de competir, según el trayecto, las condiciones del suelo. “Me gustan los desafíos, las carreras difíciles, con caballos complicados. He disputado alrededor de 30 pruebas, y fui eliminada solamente en ocho”.
-¿Qué sabés del Mundial que se realizará en Italia?
-Estuve mirando el lugar en donde se corre, es un parque con subidas y bajadas y serán cuatro etapas largas. El circuito es complicado, entonces la competencia será difícil, los caballos se cansarán.
-¿Qué objetivo tenés para el Mundial?
-El objetivo será llegar, representar de la mejor manera a la bandera Argentina. Esto sería como un triunfo. Sería genial que en Italia me inviten para ir a otros países. Sería algo hermoso.
-¿Qué te atrapó del endurance?
-Lo más lindo es los amigos que uno hace en las carreras, disfrutar de los caballos. Además, me incentiva el hecho de poder algún día competir en Dubai.

Cuidar los caballos.
Camila aseguró que en las competencias nacionales cada vez hay más rivalidad, y las pruebas son más veloces. “Hoy el endurance es muy competitivo, se está corriendo cada vez más fuerte. Nosotros siempre vamos a las competencias, pensando en que tenemos que completar el recorrido, y cuidar los caballos”.
“La pasión por este deporte me nació por mi mamá, aunque la parte competitiva la heredé de mi padre. Somos un equipo, lo disfrutamos en familia”, enfatizó Camila.
Al finalizar la conversación con LA CHUECA, Camila se dirige al corral a buscar su caballo, lo lleva a un sector que está pegado a la casa, con piso de cemento, lo peina y le coloca la montura. Lo mismo hacen Selene y Silvina, ante la mirada atenta de Guillermo, que las observa con gesto orgulloso. Las tres jinetes parten hacia la calle y comienza el entrenamiento, sin importar el viento y el frío.

Todo en familia
“Nos sentimos felices de que nuestras hijas Camila y Selene practiquen endurance, y la más grande, Sofía, también colabora”, dijo Guillermo Sánchez, al tiempo que su esposa Silvina agregó que me siento orgullosa que toda la familia se dedique a este deporte. “Todos los hacen con pasión y amor, y es lo más lindo”.