“Si no nos dan el pase, no hacemos fútbol en 2019”

DEPORTIVO URIBURU TRAMITA EL PASE DE LA LIGA CULTURAL A LA PAMPEANA

Por una cuestión de costos debido a las distancias que se deben recorrer para afrontar un torneo, la Comisión Directiva del Club Deportivo Uriburu comenzó hace unos días a tramitar la desafiliación a la Liga Cultural de Fútbol para sumarse nuevamente a la Liga Pampeana, luego de 11 años.
La dirigencia hizo una evaluación del ahorro que haría la entidad si juega en la liga norteña, en cuanto a los viajes, y también entienden que tendrían mejores recaudaciones jugando como local.
En diálogo con este diario, el presidente de la CD de la entidad canaria, Gustavo Reale, dijo que hay dirigentes de la Cultural que parecen flexibles, pero otros no permiten el pase a la Pampeana. Y advirtió que si no le habilitan el pase a la liga norteña, “no volveremos a hacer fútbol en 2019”, como se había planteado el 14 de diciembre del año pasado cuando asumió la nueva comisión.
“Es imprescindible para nuestra participación en fútbol que la Liga Cultural acepte nuestro pedido entendiendo que es basado en la difícil situación económica que nos toca vivir y la necesidad de nuestra localidad en función que somos el único club y el rol social del fútbol y la institución”, señaló.
Deportivo Uriburu se pasó de la Pampeana a la Cultural hace once años, cuando la dirigencia de entonces pensó que iba a ser más beneficioso para la institución.

Objetivos.
Reale indicó que hace casi un año cuando se hizo cargo del club la nueva comisión “pusimos como primer objetivo recuperar las instalaciones que se encontraban muy deterioradas, esto es, la sede, el salón de usos múltiples, los vestuarios y el recambio total de la luminaria de la cancha que lleva como nombre Héctor Sánchez”.
De cara al 2019 “nos planteamos como segundo objetivo poder brindar a nuestros socios, simpatizantes y jugadores la posibilidad de participar en fútbol -luego de un año de ausencia-, sabiendo lo que representa para nuestra institución y el rol social que cumple en la localidad”, sostuvo.
Para lograr ese objetivo, “hicimos una evaluación de nuestras posibilidades de participación y llegamos a la conclusión que por una cuestión de costos era mucho más beneficioso para la institución participar de la Liga Pampeana e instrumentamos una serie de medidas a fin de lograrlo”, dijo y agregó: “Esto tiene que ver fundamentalmente con las distancias a recorrer y las recaudaciones que se consiguen, las parcialidades también se ven sensiblemente perjudicadas al tener que recorrer hasta 400 kilómetros para ver a su equipo”.

Distancias y ahorro.
En una breve descripción, Reale explicó: “Participando en el campeonato de la Liga Cultural con los habituales rivales (Carro Quemado, Victorica, Telén, General Acha con sus dos equipos, Toay, Ataliva Roca, Santa Rosa, Luan Toro y Rivera), le significa a nuestro club recorrer 2.720 kilómetros con un costo al precio de hoy del combustible de 122.400 pesos y esto sin contar viáticos y el desgaste vehicular de nuestro medio de transporte”.
En caso de jugar en la Liga Pampeana, el dirigente sostuvo que las posibilidades de participación “serían mayores porque estaríamos hablando de menores distancias, y más recaudaciones, porque estaríamos jugando con pueblos vecinos que hacen a rivalidades históricas donde nuestros pueblos se visten de fiesta”.
En caso de participar en la liga norteña, donde Uriburu tendría de rivales a clubes de Lonquimay, Catriló, Miguel Cané, Villa Mirasol y tres de General Pico, “tendríamos que recorrer un total de 1.120 Kilómetros. Con un costo de combustible de 50.400 pesos, exceptuando como dijimos anteriormente viáticos y desgaste vehicular, a grandes rasgos podemos decir que estaríamos ahorrando 1.600 Km y $72.000 con el solo hecho que nos permitan poder acceder a nuestra petición”.
Reale dijo que con el pase a la Pampeana, mejorarían las recaudaciones cuando el Canario juegue de local. Y lo explicó tomando en cuenta la recaudación en los partidos del último torneo en el que participaron de la Liga Cultural. “Tuvimos un promedio de 60 personas, quedando en evidencia el poco interés que genera en nuestra parcialidad jugar con rivales que prácticamente desconocen”, sostuvo.
“Sabemos que en partidos del último torneo de la Liga Pampeana en que se enfrentaron nuestros pueblos vecinos, lograron que ingresaran más de 900 personas -Lonquimay vs. Catriló-, mejorando de esa manera no solo la recaudación para los clubes sino la fiesta para un partido a cancha llena”, señaló.
Por último, Reale confió en que los dirigentes de la Cultural aceptarán el pedido para que en 2019 el Deportivo Uriburu vuelva a competir en el Torneo de la Primera B de la Pampeana. Caso contrario, “no hacemos fútbol”, concluyó el dirigente.