“Siempre confiamos en que se podía”

CAFASSO, CECCANI Y ABACA ASCENDIERON AL FEDERAL "A" CON TIRO FEDERAL DE BAHIA BLANCA

Tiro Federal de Bahía Blanca logró el jueves el último ascenso que estaba en juego para disputar el Torneo Federal “A” 2015. El “Aurivioleta” superó por penales a Rivadavia de Lincoln por 4-2, luego de igualar la serie 2-2, y consiguió un logro que tiene mucho que ver con los pampeanos, porque hay tres jugadores de esta provincia que integran el plantel, y porque el elenco bahiense puede sumarse ahora a la misma zona del Federal que integrará Belgrano de Santa Rosa y, probablemente, Ferro de General Pico.
El lateral izquierdo Fernando Cafasso, nacido hace 32 años en Jacinto Arauz, el mediocampista santarroseño Gastón Ceccani (24) y el delantero Juan Manuel Abaca (25), también de la capital, son los tres jugadores de La Pampa que formaron parte de este plantel, que comenzó el Federal “B” como un equipo más y que terminó quedándose con uno de los siete ascensos a la tercera categoría del fútbol argentino.
“Siempre confiamos en que se podía dar el ascenso; tanto cuando arrancamos la pretemporada como después de perder la primera final. Estábamos convencidos y lo conseguimos”, reveló ayer Cafasso, horas después de los festejos por el ascenso, que se coronaron con una gran caravana en la madrugada de Bahía Blanca, tras el regreso victorioso de Lincoln.
En una charla con LA CHUECA, el experimentado marcador surgido de las formativas de Villa Mengelle de Jacinto Arauz repasó sus sensaciones tras la consagración, lograda como visitantes luego de ganar 2-1 la revancha (en la ida habían perdido 1-0) y de imponerse en la definición por penales 4-2. En esa serie decisiva, uno de los penales fue anotado por Ceccani -titular junto a Cafasso-, en tanto que Abaca no pudo estar en Lincoln por una lesión.
“Jugamos muy bien, mucho mejor que en el partido de ida. Entramos mucho más concentrados que ellos, quizás porque pensaban que la serie ya estaba definida porque nos habían ganado en Bahía. Y al final festejamos merecidamente, porque fuimos los que quisimos ir a buscar el partido”, analizó el pampeano, que llegó a Tiro en 2013 procedente del fútbol rumano.
– Antes de la revancha se hablaba de la necesidad de un “milagro” para que logren el ascenso…
– Sí, muchos pensaban que la suerte estaba echada, mucha gente y los medios decían que necesitábamos un milagro o de una epopeya, y me pareció un poco drástico hablar así. Nos llamó mucho la atención que nadie pensara que lo del primer partido (0-1 en casa) podía haber sido un accidente del fútbol; pero dijeron que Rivadavia era superior en todo y que nuestra suerte estaba echada. Y creo que al final eso fue como un motorcito para sacar más fuerzas, porque nosotros siempre creímos en nosotros.
– Cuando arrancó el torneo tampoco se hablaba de Tiro como candidato al ascenso. ¿Por qué lo lograron?
– Siempre tuvimos una gran convicción; desde el primer día el objetivo era ascender, y con ganas y entusiasmo logramos suplantar algunas cosas que nos faltaban. Se formó un grupo muy lindo, con equilibrio, porque hay mucha experiencia y muchos chicos, y con decisión conseguimos el ascenso.

Vestuario diferente.
A pesar de sus recientes 32 años (los cumplió este mes), Cafasso tiene una larguísima trayectoria en el fútbol argentino e internacional. Luego de dejar su Villa Mengelle, el “Sati” pasó por Newell’s de Rosario, Atlético Tucumán, Tiro Federal de Rosario y Aldosivi de Mar del Plata en nuestro país; más Guaraní de Paraguay, Treviso de Italia, Ionikos de Grecia y Gloria Bistrita de Rumania en el exterior.
A mediados de 2013 llegó al Tiro Federal bahiense y asegura que, por el plantel y por la cercanía con su Jacinto Arauz natal, ha disfrutado de otra manera cada paso, principalmente el del reciente ascenso. “Siempre estuve muy lejos de mi casa, pero ahora tuve la suerte de estar más cerca y de que fueran muchos amigos a verme jugar. La verdad es que lo disfruté muchísimo”, aseguró Cafasso, que además en los últimos tiempos llevó la cinta de capitán en el “Aurivioleta”.
“El grupo que se armó fue espectacular y por eso el festejo también fue distinto. Había logrado un ascenso en Rumania, pero nada que ver con lo que viví acá, principalmente por ver el entusiasmo de los chicos que son del riñón de Tiro. Con este equipo aprendí a disfrutar de un vestuario; además el barrio fue una revolución y se habla de un ascenso histórico”, agregó el pampeano.
– El Federal “A” arranca el mes que viene. ¿Vas a seguir en Tiro?
– Yo tenía arreglado con el club hasta el término de este torneo (por el Federal “B”) y varios chicos están en la misma situación. Por mi parte, la idea es quedarme, pero tengo que sentarme a hablar en esta semana y ver cuál es la decisión de los dirigentes. Tengo ganas de seguir sintiéndome futbolista y el Federal “A” es un torneo muy lindo. Yo voy a quedarme en Bahía por mis estudios (ver aparte), pero quiero sentirme como en el profesionalismo. Ojalá pueda jugar el Federal “A” con Tiro.

Conexión pampeana.
Junto a Cafasso, los santarroseños Ceccani y Abaca fueron parte muy importante de este logro de Tiro, cada uno con su función específica. “Gastón (por Ceccani) fue un motor en la mitad de la cancha, infaltable para el equipo; Juan (por Abaca) tuvo la mala fortuna de sufrir lesiones, pero fue clave en momentos importantes, como en los clásicos con Villa Mitre. Cada uno en este grupo aportó lo suyo, y por eso logramos el objetivo”, cerró Cafasso, el capitán que levantó el título del ascenso.

¿Revancha ante Belgrano?
En el Federal “A”, Tiro Federal puede compartir la zona con Belgrano y Ferro de Pico (se definirá la próxima semana), y si es así Cafasso volvería a jugar en el fútbol pampeano después de 18 años, y ante el mismo rival al que enfrentó aquella vez. Su única experiencia en Primera, con la camiseta de Villa Mengelle, fue en la final del Mayor 1997 de la Liga Cultural: tenía 14 años e ingresó unos minutos en la segunda final ante Belgrano. Ese partido, en Santa Rosa, terminó 0-0, pero el Trico fue campeón por el 1-0 en la ida, con gol de Patricio Mac Allister, hoy DT. Después, Cafasso se fue a Newell’s, y ahora quiere volver por su revancha.

Kinesiología y el regreso a Villa.
Fernando Cafasso llegó a Bahía Blanca con un doble objetivo: continuar con su carrera futbolística y darse el gusto de obtener un título universitario. En Rosario, hace ya varios años, comenzó a estudiar medicina, pero por lo demandante del fútbol profesional y los viajes al exterior tuvo que posponer su carrera.
En su regreso al país decidió cumplir con su cuenta pendiente: en 2013 empezó a estudiar kinesiología en Bahía Blanca y en pocos días comenzará a cursar el tercer año. “Es otra de mis prioridades, quiero terminar la carrera, y por eso al menos tres años más me voy a quedar en Bahía Blanca”, aseguró el pampeano, casado con una rumana.
¿Y la vuelta a Villa Mengelle de Jacinto Arauz? “Mi retiro va a ser en Villa, seguro. Una vez que me reciba, espero estar bien físicamente porque quiero volver y retirarme en Villa, que es mi club. Esa siempre fue mi idea”, comentó.