Inicio Deportes Siete goles que alejaron los extremos

Siete goles que alejaron los extremos

LIGA CULTURAL: MAC ALLISTER SALIO DEL FONDO E INDEPENDIENTE DE DOBLAS PERDIO TERRENO

Deportivo Mac Allister ganó después de diez partidos y salió del fondo de la tabla. Independiente de Doblas perdió y cedió un valioso terreno en su lucha por pelear por el título. Las consecuencias del 4-3 fueron determinantes para uno y otro lado, luego de jugarse la decimoquinta fecha del Torneo Oficial de la Liga Cultural de fútbol en la Zona Norte.
Sin embargo, lo que se vio ayer en la cancha del Depo excedió ampliamente al resultado final, porque hubo muchos goles, emociones e incidencias, en un partido entretenido y de final incierto hasta el último pitazo del árbitro Shair Salomón.
Un golazo de Gabriel Gómez abrió la cuenta para el local, Darío Benvenuto la amplió, Enzo Coller descontó de penal y otra vez Benvenuto puso el 3-1 parcial en el primer tiempo, en el que Salomón expulsó a Valentino Fossaceca y a Mario Rosales por un encontronazo mínimo, y luego también le mostró la roja a Lucas Francia por una protesta desde el banco de suplentes.
En el complemento, el Rojo lo igualó por los goles de Eduardo Barcar y Federico Wilberger, y cuando parecía que se lo llevaba una contra terminó con el 4-3 local marcado por Ignacio Denda. Así, los dos se separaron de los extremos: de manera positiva para Mac Allister, porque dejó el último lugar; de manera negativa para Doblas, que se alejó de la punta.

Goles y rojas.
El primer tiempo fue frenético. La velocidad de los dos equipos para pasar de posiciones de defensa a ataque generaba un ida y vuelta permanente, y en ese contexto el que empezó a sacar réditos fue Benvenuto, el único que hacía una pausa. El volante ofensivo se paró a espaldas de los mediocampistas visitantes y desde allí comenzó a transformar los rápidos avances en ataques peligrosos, buscando a sus veloces compañeros o encarando a pura gambeta.
Independiente, por momentos «atrapado» en ese ir y venir constante, apuraba su juego intentando saltar líneas y terminaba generando contras rivales que, previo paso por los pies de Benvenuto, terminaban con jugadas de peligro en su propio arco.
El 1-0 se dio a los 7 minutos, cuando Gómez se desprendió por derecha en un avance vertiginoso, descargó con Diego Sereno Lezcano, recibió la devolución de la pared y definió con un remate cruzado al segundo palo.
La ventaja no modificó el trámite del partido, que continuó siendo intenso en todos los sectores del campo. En una de esas peleas por la pelota, Néstor Etcheverry y Tomás Fernández se tiraron al piso a luchar por la posesión y se armó una pequeña trifulca con protestas de ambos lados por la vehemencia de uno y otro. Salomón, que observó los entredichos (y algunos empujones menores) desde un costado, resolvió la cuestión con una roja para Fossaceca y otra para Rosales, dos de los involucrados. La sanción, exagerada, terminó de romper el partido cuando apenas iban 11 minutos de juego.
La reacción inmediata de ambos fue protegerse desde atrás hacia adelante, pero esa prudencia comenzó a perderse a medida que retomaron el ritmo. Los goles, sin embargo, llegaron como una ráfaga recién en la parte final de la etapa.
A los 38 Agustín Afonsín apiló gente entrando por izquierda al área del Rojo, sacó un centro bajo y Benvenuto definió luego de un rebote, pero el arquero Mariano Saffenreider sacó la pelota al córner. Y desde ese tiro de esquina llegó el segundo, porque el propio Benvenuto anticipó a todos con la cabeza en el primer palo.
Independiente tuvo revancha en la jugada siguiente, cuando Salomón marcó un penal por una supuesta falta (el contacto fue mínimo) de Tomás Fernández a Ezequiel Bonomo. Coller lo cambió por el descuento desde los doce pasos y el Rojo se puso a tiro.
Pero dos minutos después apareció otra vez Benvenuto para robarle la pelota a Franco Fernández (se enredó en una salida), hizo una pausa para habilitar a Lezcano, tapó el arquero y en el rebote Benvenuto empujó a la red.

Final incierto.
En el complemento, y con dos goles abajo, Independiente mostró su mejor cara. El ingreso de Eduardo Barcar le dio más juego y poco a poco comenzó a arrinconar a los chicos del Depo contra el arco. A los 18 el propio Barcar descontó con un lindo tiro libre y la posibilidad del empate empezó a ser real.
Tuvo alguna chance Mac Allister con una contra de Lezcano, pero en realidad todo era de la visita, que llegaba por los costados y lastimaba con centros. En una de las más claras, Bonomo recibió solo por el segundo palo y su remate fue desviado de manera espectacular por Ignacio Urreaga.
Hasta que a los 30 Bonomo ganó de cabeza, la pelota dio en el travesaño y Wilberger la empujó para el 3 a 3. Independiente, escolta en el campeonato, había logrado el empate e iba por más ante los juveniles de Mac Allister.
Faltaban aún 15 minutos de juego, pero el Rojo jugaba apurado como si estuvieran en el descuento. Saltaba líneas, buscaba pases imposibles a esa altura del partido y por momento perdía el orden. Y en una contra el Depo se lo hizo pagar caro: a los 37 el debutante Luciano Zunini le ganó desde el suelo una pelota a Barcar (pareció falta), que circunstancialmente había quedado como último, y el balón derivó en Denda, que corrió desde el medio para definir contra un palo y lograr el 4-3.
Un robo y posterior definición apenas ancha de Tomás Fernández para un lado y un remate de Barcar que Urreaga sacó con una mano para el otro, terminaron de decorar el partido, entretenido de principio a fin, repleto de goles y con emociones encontradas en el final.