Sudamérica sin luces

MESSI, NEYMAR, SUAREZ, JAMES...

Lionel Messi, Neymar, Luis Suárez, Edinson Cavani, James Rodríguez, Paolo Guerrero… las grandes estrellas sudamericanas se apagaron en Rusia 2018 y ninguna de sus selecciones llegó a semifinales de un Mundial que se volvió enteramente europeo.

No picó.
La Pulga no pudo sobrellevar la presión de haber perdido tres finales consecutivas. En la Selección, no tiene con quién dialogar como en el Barcelona y, cuando el astro no encuentra interlocutores, cae rápidamente en la frustración.
El desorden deportivo e institucional del fútbol argentino hicieron el resto. Uno de los grandes futbolistas de la historia fracasó en octavos de final anotando apenas un gol en cuatro encuentros. Demasiado poco para un futbolista que no se cansa de romper récords en el Barcelona.
La supercotizada generación Messi, integrada por Sergio Agüero, Javier Mascherano, Angel Di María y Gonzalo Higuaín parece haber llegado a su fin, pero aún es una incógnita hasta cuándo seguirá el capitán vistiendo la Albiceleste.

A Hollywood.
Fue cuidado entre algodones de su lesión en el pie izquierdo para estar en condiciones en el Mundial 2018. Brasil llegó a Rusia con la idea fija de ganar su sexta corona, con Neymar como estandarte. Pero el menino estaba jugando su Copa, intentando meter una cuña en el reinado compartido entre Messi y Cristiano Ronaldo, y le costaba entender que no lo lograría en solitario. En el decisivo partido de la eliminación ante Bélgica, en lugar de asumir su rol de líder chocó más de lo que jugó y simuló más de lo que recibió. Un actor dramático. Ahí se acabó el sueño de ganar en Rusia el sexto campeonato mundial.

Sin pólvora.
La selección uruguaya amenazaba con llegar muy lejos amparada en cuatro triunfos consecutivos. Pero Lucho Suárez nunca se enchufó y tampoco tomó la posta cuando su encendido compañero de ataque no pudo jugar por lesión el partido decisivo de cuartos ante Francia. Al Pistolero se le mojó la pólvora en Rusia.
Cavani fue el mejor entre las estrellas sudamericanas y de los pocos que respondieron. Jugador clave de la buena primera etapa celeste, anotando tres tantos, se lesionó para el vital partido ante Francia y el conjunto uruguayo disminuyó su rendimiento en forma considerable hasta ser eliminado.

Sin pena ni gloria.
De ser Bota de Oro y líder de un histórico cuarto de final colombiano en Brasil 2014, James pasó sin pena ni gloria por Rusia 2018. Lesionado, apenas jugó dos medias horas (Japón y Senegal) y por entero el triunfo 3-0 ante Polonia, el mejor partido del conjunto cafetero. No estuvo en la derrota por penales ante Inglaterra. Sus prestaciones mejoraron al equipo de José Pekerman, aunque el volante del Bayern Munich nunca encontró su verdadero nivel.

En reposo.
Haber logrado que le levantaran la suspensión por dopaje para que pudiera jugar el Mundial fue una causa nacional. Guerrero agrandó su estatura de ídolo y marcó en el único triunfo de Perú en el Mundial ante Australia por 2-0, pero el seleccionado inca ya estaba fuera de Rusia. (NA)