Sueño cumplido: la cancha del Deportivo Winifreda iluminada

LA COOPERATIVA ELECTRICA CONCRETO LA RENOVACION

La entidad colocó seis columnas de cemento en las cuales se instalaron seis reflectores de 2.000 watts y se distribuyeron doce lámparas de 400. A esto se sumó un nuevo cableado subterráneo y se retiraron las antiguas torres de hierro.
La cancha de fútbol del estadio Miguel Eloy Baldovino, propiedad del Club Social y Deportivo Winifreda, necesitaba imperiosamente un nuevo sistema de iluminación. Hoy es una realidad gracias a la Cooperativa Eléctrica local (CEW), que aportó materiales, mano de obra y vehículos para colocar los nuevos elementos.
El personal de redes de la entidad solidaria concretó los trabajos de ampliación y modernización del alumbrado mediante la colocación, en lugares estratégicos, de seis columnas de cemento de 12 metros de altura cada una, en la cuales se instalaron seis nuevos reflectores de 2.000 watts y se distribuyeron las existentes doce lámparas de 400 watts cada una.
Además, se realizó un nuevo cableado subterráneo con tableros de control, llaves térmicas y disyuntores aptos para este tipo de tendido eléctrico y se retiraron las antiguas torres de hierro, que habían cumplido su vida útil y eran muy peligrosas para los espectadores. De esta manera, se dio seguridad y completa uniformidad luminosa a todo el campo de juego, que ahora quedó apto para las prácticas deportivas y disputar partidos oficiales nocturnos.
La Comisión Directiva del club agradeció tan importante obra para la comunidad y se ilusiona con poder inaugurar la nueva iluminación en la sexta fecha del Torneo Clausura en la Zona Norte de la Liga Cultural de Fútbol cuando el Deportivo Winifreda recibirá al Club Belgrano de Santa Rosa, partido que se disputaría a mitad de semana.
La cooperativa accedió a realizar las tareas cuando “el presidente del club vino a manifestarnos que el alumbrado era una limitante enorme que tenían los jugadores de reserva y primera división para entrenar de noche sumado al estado de seguridad de las antiguas torres de iluminación que estaban obsoletas y eran un riesgo para todos. Lamentablemente la historia local nos ha indicado que cada cosa que tenemos mal nos puede traer consecuencias nefastas”, expresó el gerente de la CEW, Hernán Camps.
“Inmediatamente nos pusimos en contacto con nuestros proveedores y les pedimos si nos podían dar una amplia financiación y accedieron. La fábrica de la Cooperativa Popular de Santa Rosa (CPE) nos vendió las columnas y nos dio una forma de pago muy accesible al igual que otra empresa que nos proveyó los reflectores, que son el componente más caro, salieron alrededor de 76 mil pesos a precio costo”, amplió el gerente.
“Nuestro personal realizó las tareas sin cobrarlas, ameritaba contribuir de esta forma para solucionar un problema. Estuve en el lugar el día que se prendieron las luminarias y el cambio es impresionante. Es una gran satisfacción para todos, para las personas que entrenan, nuestros hijos y conocidos y para todos aquellos que vienen de afuera y ven un campo de deportes que se va modernizando”, finalizó Camps.