Temen que el avión haya caído

ESTA DESAPARECIDO EL FUTBOLISTA EMILIANO SALA

El avión privado que trasladaba ayer al futbolista argentino Emiliano Sala entre Francia y Gales -donde iba a incorporarse a Cardiff, su nuevo equipo-, y que desapareció en la zona del Canal de la Mancha, fue buscado durante 15 horas sin que se encontraran rastros, por lo que esas tareas continuarán hoy, anunciaron las autoridades.
Sala, santafesino de 28 años, viajaba junto al piloto de la avioneta Piper PA-46 Malibu desde Nantes, Francia, hacia Cardiff, Gales, y durante el viaje perdió todo tipo de contacto cerca del faro de Casquets, a unos 12 kilómetros al noroeste de Alderney, la más septentrional de las islas del Canal de la Mancha.
Tras 15 horas de búsqueda y rastrillaje, la polícia de Guernsey, una isla del Canal de la Mancha frente a la costa de Normandía, suspendió la operación y confirmó que la reanudará hoy, pero con escasas posibilidades de terminarla con éxito.
Durante las intensas tareas donde se utilizaron “múltiples activos aéreos y marítimos”, y que abarcaron 1.155 millas cuadradas (cerca de 2.800 kilómetros cuadrados), se encontraron con distintos objetos flotantes pero no pudieron confirmar si eran de la aeronave desaparecida.
A su vez, las autoridades aseguraron que si la avioneta se estrelló en el mar, tal como se especula, las posibilidades de supervivencia son mínimas.
Esta teoría fue reafirmada por el jefe de la Aviación de Búsqueda del Canal de la Mancha, John Fitzgerald, quien aseguró que no espera encontrar “a nadie vivo” en el trabajo de exploración por la zona.

Transferencia récord.
Sala nació en Cululú (Santa Fe), no jugó en Argentina pero era hincha de Independiente. Desarrolló toda su carrera en el fútbol francés, donde pasó por Orleans (tercera división), Niort (segunda), Burdeos, Caen y Nantes.
Esta última entidad fue la que lo transfirió al Cardiff, en donde firmó un contrato hasta 2022 el sábado, y a bordo de la misma aeronave había regresado a Nantes para despedirse de sus compañeros de equipo.
El santafesino se había convertido en la contratación más cara de la historia de Cardiff City, que decidió realizar la operación para reforzar la ofensiva del equipo que pelea por la permanencia en el torneo inglés.
El argentino estuvo el lunes en el entrenamiento de Nantes, club que recibió más de 17 millones de euros por el pase, y publicó su última foto en sus redes sociales junto al plantel del equipo francés, en donde llevaba 12 goles en 19 partidos de la Liga 1.
Al día siguiente partió nuevamente a bordo de la avioneta y tras dos horas de vuelo debía aterrizar en Cardiff para pasar la noche y estar en el primer entrenamiento en su nuevo club. Pero una hora después del despegue las autoridades aeronáuticas confirmaron la desaparición del avión, que había alcanzado una altura de 5.000 pies pero cuando se perdió el contacto había descendido a 2.300.

Mensajes.
La noticia sacudió a todo el mundo del fútbol y los mensajes se multiplicaron desde las primeras horas del lunes.
La familia del futbolista se enteró por televisión del hecho, manifestó Horacio Sala, el padre de Emiliano, quien se encontraba en Rosario, donde trabaja de camionero.
La madre y los hermanos de Sala se resguardaron en la pequeña localidad de Progreso, en Santa Fe, y en las próximas horas tenían programado viajar hacia el Reino Unido.
Los clubes en los que jugó Sala publicaron comunicados deseando su aparición, mientras que colegas como Kylian Mbappé, Javier Mascherano y Angel Di María, entre otros, también se manifestaron en sus redes sociales. (Télam)

“Se está por caer a pedazos”
El futbolista argentino Emiliano Sala predijo en un audio de whatsapp a su grupo de amigos que “el avión parece que se está por caer a pedazos”, mientras realizaba el trayecto entre Nantes, Francia, y Cardiff, Gales, que no pudo completar por razones que se desconocen.
El futbolista uruguayo Diego Rolan, que compartió plantel con el argentino en el club francés Burdeos, había anticipado esa situación, de la que horas más tarde se conoció el audio, en diferentes canales televisivos.
Si bien Sala, de 28 años, no se muestra en estado de emergencia, aunque sí muy cansado y bostezando por el día agotador que había tenido, reveló el miedo que le causaba el viaje en la avioneta, en medio de una fuerte tormenta de lluvia y viento.
“Hola hermanitos, ¿cómo andan loquitos locos? Hermano, estoy muerto. Estuve acá en Nantes haciendo cosas, cosas, cosas, cosas y cosas, y no terminás más y no terminás más y no terminás más y no terminás más. Así que nada, muchachos, estoy acá arriba del avión que parece que se está por caer a pedazos. Y me estoy yendo para Cardiff, loco, que mañana sí ya arrancamos. A la tarde arrancamos a entrenar, muchachos, en mi nuevo equipo”, fue la primera parte.
Y así siguió el argentino, de 28 años, en el audio que les envió a sus amigos: “A ver qué pasa. Así que, ¿cómo andan ustedes hermanitos, todo bien? Si en una hora y media no tienen novedades mías, no sé si van a mandar a alguien a buscarme porque no me encuentran, pero ya saben… Papá, ¡qué miedo que tengo!”. (NA)