Trabaja de banderillero y es piloto

MATIAS TORRES, EL JOVEN QUE CUMPLIO EL SUEÑO DE CORRER EN AUTO

Tras varios años de banderillero, Matías Torres se convirtió en piloto. Debutó en el Promocional y finalizó la presente temporada como piloto del Zonal 2000. El joven aseguró que correr fue cumplir un sueño y que redoblará esfuerzo para subir al podio en el 2017.
Matías Torres está ligado al automovilismo desde muy pequeño cuando veía que su padre, Claudio, se iba a trabajar como banderillero o comisario deportivo en las categorías zonales, y con el pasar de los años el deporte de los fierros lo atrapó y se hizo fanático de las competencias.
La pasión por el automovilismo lo terminó de atrapar cuando fue una carrera de kárting pampeano y conoció a Nicolás Díaz, su primer gran ídolo en este deporte, al que asistió en más de una competencia limpiando su casco, o llevando el monoposto desde el parque cerrado hasta los boxes.
En el 2010, Matías comenzó a trabajar como banderillero para la Federación Pampeana de Automovilismo Deportivo (Fepad), mientras fantaseaba con subirse a un auto de carrera. Sus ganas lo llevaban a mirar con mayor interés las diferentes maniobras que debe hacer un piloto en una final.
“Siempre quise subir a un kárting, pero fue imposible por la falta de dinero. Las ganas nunca las perdía, pero sabía que era casi imposible poder correr en auto. Hasta que en mayo de 2015 Pablo Jordanes me prestó el Fiat 600 para que debute en el Promocional Centro Pampeano. Tuve desde un primer momento el apoyo de mi tío Wálter”, contó Torres, que nació hace 19 años en Santa Rosa.
-¿Qué sentiste en ese debut?
-Cuando debuté en el automovilismo me dio la sensación de que estaba viviendo un sueño. Estaba girando y no podía creer que hasta la carrera anterior estaba como banderillero, fueron muchas sensaciones juntas.
-¿Nunca antes te habías subido a un auto de carrera?
-Nunca. Me acuerdo que el viernes debí girar para superar la prueba de suficiencia, y fui mejorando hasta que logré un excelente tiempo.
-¿Por qué el debut se dio en el Promocional?
-Porque era la categoría que más admiraba en ese momento. El Promocional siempre brindó buenos espectáculo, con pilotos muy bueno, como Rodríguez, Leonardo Gambulli o Pablo Jordanes, entre tantos otros.
-Tuviste un debut mejor de lo esperado.
-Fue algo increíble, terminé cuarto en las dos finales del Promocional. Podría haber ganado si no hubiera cometido errores. Jordanes me había dado un auto superior al resto, pero corrí con gente experimentada.
Después de ese recordado debut, el tío de Matías adquirió un Fiat 600. “No pude largar la carrera siguiente, pero después participé en todas las fechas. Sobre fines de 2015 compramos un Fiat 128 y corrí toda la temporada 2016 en el Zonal 2000.
-En el inicio de este año disputaste competiste en el Promocional y Zonal.
-En las dos primeras fechas de este año participé en las dos categorías, después decidimos con mi tío correr sólo en el Zonal por la calidad de personas de sus pilotos y las posibilidades que nos dieron para no quedar afuera.
-¿Qué balance hacés de la temporada 2016 en el Zonal 2000?
-En lo deportivo cerré un año complicado, se me rompió muchas veces el auto. Cuando se armó un nuevo motor nos falló la caja de cambios.
-¿Te considerás piloto?
-No, porque todavía me falta mucho para aprender. Me queda la asignatura pendiente de poder subir al podio. Sería muy bueno para mí y para toda la gente que me apoya.
-¿Qué tenés pensado para el año que viene?
-Vamos a redoblar los esfuerzos para andar adelante en el Zonal 2000. Al Fiat 128 le pondremos motor de Fiat 147, que está permitido por reglamento.
Torres agregó: “Quiero que se sepa que pude hacer realidad mi sueño gracias a mi tío y a mi padre. Me siento feliz de estar acompañado por ellos, por mis hermanos y mi amigo José, otro apasionado del automovilismo”.