Un clásico cambiante y muy caliente

SUPERLIGA: EL LIDER RACING Y BOCA IGUALARON 2 A 2 EN AVELLANEDA

El líder Racing Club y Boca Juniors jugaron anoche un emocionante y caliente partido en el Cilindro de Avellaneda, e igualaron 2-2, en el marco de la octava fecha de la Superliga.
El local ganaba 2-0, por un doblete de Lisandro López, y estaba cerca de golear, pero en los últimos ocho minutos Boca Juniors reaccionó y lo igualó por intermedio de Ramón Abila y el colombiano Sebastián Villa.
La expulsión de Matías Zaracho, tras el descuento de Abila, potenció a Boca y llenó de dudas a Racing, que no pudo hilvanar su séptimo triunfo consecutivo en el torneo y sacar más distancia en la punta.
Racing tuvo un comienzo furioso de partido y a los 6 minutos abrió el marcador con una estupenda corrida de Solari, quien dejó en la derecha sin efecto a Mas e Izquierdoz, tiró el centro atrás para el disparo de Zaracho y después de un rebote la conectó López para convertir el 1-0.
El local contó con buenos minutos siguientes, en los que perdió oportunidades y no aprovechó desacoples defensivos de Boca, sumados a la inseguridad del arquero Rossi.
A los 16, la Academia estuvo cerca con un cabezazo de Zaracho por arriba, y dos más tarde, casi anota Cristaldo, luego de una salida en falso del guardavalla Xeneize.
Lo de Boca fue pobre en cuanto a elaboración, con Gago contenido y Pavón dedicándose más a la protesta que al desequilibrio individual.
Cuando Herrera pitó el final de la etapa, Guillermo Barros Schelotto y sus jugadores rodearon al árbitro para protestarle los fallos, dejando en evidencia la impotencia por no conseguir el funcionamiento que tenía pensado.
En el complemento, Boca llegó a los 11, con una definición de Abila que salió cerca, y Racing luego contestó con un tiro de Cristaldo que tapó Rossi. El local amplió en 20 minutos, en una gran jugada que tuvo pared y definición de López para el 2-0.
En un momento impensado, por la superioridad de Racing, Boca llegó al descuento en 37, con un acierto de Abila, tras rebote largo del arquero Arias. De inmediato, se fue expulsado Zaracho y se le complicó el cierre a los albicelestes.
Ahí se potenció Boca, que a los 42, encontró el empate con un bombazo del ingresado Villa, luego de una cesión de Abila, y decorar un tenso clásico en Avellaneda.
El cierre fue muy caliente, porque Boca reclamó por supuestos offsides en los goles en contra y por penales no cobrados; mientras que Racing protestó por la expulsión y porque perdonaron a jugadores del Xeneize.

Goleó Talleres.
Talleres se quedó ayer con el clásico cordobés tras golear categóricamente a Belgrano por 3 a 0, en un triunfo que además hundió a su rival en la zona de descenso, al cabo de un aceptable encuentro disputado en el estadio “Mario Alberto Kempes”.
Juan Ramírez, a los 44 minutos de la primera etapa a través de un penal, inauguró el score para el conjunto de Juan Pablo Vojvoda. Ya en el complemento, Nahuel Bustos, a los 2 y 4 minutos, amplió la diferencia a favor de la “T”.
El elenco “Pirata” terminó el match con un jugador menos por la expulsión de Federico Lértora, a los 38 del segundo período.

Perdió San Lorenzo.
También ayer, Banfield consiguió una buena victoria al imponerse a San Lorenzo por 2 a 0, en un discreto encuentro que jugaron en la continuidad de la octava jornada de la Superliga.
El mediocampista Jesús Dátolo abrió la cuenta a los 13 minutos de la primera parte, mientras que a los 34 del segundo tiempo el delantero Darío Cvitanich marcó la segunda conquista.
San Lorenzo culminó el encuentro con diez jugadores al irse expulsado el defensor Gonzalo Rodríguez, a los 25 minutos del segundo tiempo, por doble amonestación.

El resto.
En otro de los partidos de ayer, Unión de Santa Fe goleó 4-0 como visitante a un desconocido Rosario Central en el Gigante de Arroyito. Mauro Pittón, Damián Martínez por duplicado y Franco Fragapane fueron los autores de los goles del conjunto de Leonardo Madelón, que se prendió en la pelea por los puestos de arriba. Martínez, con dos goles y dos asistencias, fue la figura excluyente del aplanador triunfo de su equipo.
Finalmente, Atlético Tucumán y Lanús igualaron sin goles en el estadio Monumental José Fierro, en un partido que se jugó bajo un intenso sol y con alta temperatura.
Era un duelo de extremos entre uno que quería ser único escolta de Racing Club y otro que llegaba en el fondo de la tabla, sin triunfos en el torneo y que venía de ser goleado 5-1 por los suplentes de River Plate.
Eso último hizo que Luis Zubeldía plantara un equipo con línea de cinco defensores, en busca de la solidez en el fondo. Y aunque no ganó, al menos logró salir de perdedor. (Iam y NA)