Un compromiso que vale más que cualquier medalla

NACIONAL DE HOCKEY PARA PERSONAS CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL

“Quiero ganar, pero si no puedo, quiero ser valiente en el intento”. Esa fue la frase que, micrófono en mano, entonó el puntano Gabriel Pérez, y que fue replicada por cada uno de los atletas en el gimnasio del Club Estudiantes. Fue el juramento que le dio un emotivo cierre a la ceremonia inaugural del Torneo Nacional de hockey sobre piso para personas con discapacidad intelectual. Fue un mensaje que, viniendo de los propios deportistas, deja en claro el objetivo del torneo y la idea general del movimiento Olimpíadas Especiales Argentina (OEA), que en cada rincón del país trabaja con deportistas con este tipo de discapacidad.
En este caso, el anfitrión es nuevamente de la Escuela Deportiva El Rincón Azul y Oro, que desde hace varios años trabaja con personas discapacitadas como parte de la Peña Boquense de Santa Rosa, y que desde ayer recibió a más de cien atletas de otras diez provincias.
Desde hoy, ellos serán los protagonistas en esta particular disciplina, similar al hockey sobre hielo y que obligó a los organizadores a armar una cancha especial, con tabiques de madera a modo de laterales, en pleno gimnasio del Celeste santarroseño.

Ceremonia.
El hielo se rompió anoche, con una sencilla y emotiva ceremonia inaugural, en la que además de los deportistas estuvieron los responsables de cada delegación, los profes, familiares y autoridades municipales, provinciales y de Olimpíadas Especiales.
El acto comenzó con el habitual desfile, en que fueron recibiendo los correspondientes aplausos las delegaciones de Catamarca, Río Negro, Entre Ríos, Santa Fe, San Luis, Buenos Aires, Santiago del Estero, Córdoba, Tucumán y Mendoza.
Para el final quedaron los representantes de La Pampa, que recibieron la gran ovación de la noche, mientras el extrovertido “Pascualito” alentaba a la tribuna y pedía por más.
El ingreso de las banderas, el Himno Nacional y los discursos de rigor agradeciendo a cada uno de los que pusieron su granito de arena para que esto fuera posible, fueron preparando el clima para el momento cumbre: la llama “olímpica” irrumpió en el gimnasio portada por el catamarqueño Juan Vaccaro, y en su recorrido fue pasando por las manos de un representante de cada delegación. El último que la recibió fue el pampeano Hugo Reynoso, quien en lo alto de las tribunas encendió el pebetero y decretó el inicio formal del Nacional.
Después llegó el juramento de los atletas, con un mensaje que evidenció el particular compromiso de todos más allá de los resultados, y el posterior show, con música y bailes. El espectáculo inicial ya estaba consumado. Hoy saltarán a la cancha para tratar de hacer lo mejor, pero teniendo bien presente el juramento. Ganen o pierdan.

Comienza la acción
El Nacional de hockey sobre piso para atletas con discapacidad intelectual comenzará hoy por la mañana en la cancha especialmente acondicionada en el gimnasio de Estudiantes. Las actividades se iniciarán a las 9 con los testeos, que servirán para que los entrenadores armen los equipos (con jugadores de diferentes delegaciones), dependiendo de los niveles. Después comenzarán los partidos, que continuarán durante jueves y viernes, día en el que se cerrará el certamen, que será selectivo para el Mundial de Invierno de Austria.