Un empate que aporta poco, pero suma

TORNEO FEDERAL "B": BELGRANO IGUALO CON TIRO FEDERAL Y SIGUE EN ZONA DE DESCENSO

El partido terminó 2-2 y le impidió al Tricolor salir de la zona roja de las posiciones, a cinco fechas del final. Los locales jugaron una hora con uno menos por una expulsión injusta y por eso el punto fue un poco más valorado. Hubo polémicas para todos los gustos.
General Belgrano rescató ayer un empate como local ante Tiro Federal de Bahía Blanca que puede ser analizado de dos maneras prácticamente opuestas. Por un lado, le impidió salir de la zona de descenso directo, que hubiera abandonado en caso de un triunfo. Pero por otro, le permitió sumar un punto que lo deja a tiro de sus inmediatos predecesores, y no es poco teniendo en cuenta que jugó una hora con nueve hombres en cancha por la temprana e injusta expulsión de Esteban Gutiérrez.
El partido, disputado ante muy poco público en el Nuevo Rancho Grande de Villa Alonso, terminó 2-2 y estuvo marcado por varias polémicas que pusieron al árbitro piquense Iván Ramonda en el ojo de las protestas de uno y otro equipo.
Bruno Díaz puso en ventaja a Tiro a los 6 minutos, Maximiliano Blanco igualó para Belgrano a los 15 y Franco Madarieta le dio otra vez la ventaja al Turco a los 37, cuando el local ya jugaba con uno menos por la expulsión de Gutiérrez a los 32. En el complemento, a los 16 minutos y de penal, Claudio Ortiz logró el empate que sería definitivo.
Con este resultado, Belgrano sigue último (en zona de descenso directo) con 12 unidades en la Zona “A” de la Región Pampeana Sur del Torneo Federal “B” de fútbol, un punto por debajo de Deportivo Villalonga (13) y dos detrás de All Boys (14) y Liniers de Bahía Blanca (14). Para Tiro, en tanto, la unidad sumada en Santa Rosa lo llevó a los 16 puntos, lo que le permite afrontar con algo más de tranquilidad -aunque no mucha porque mostró muy poco- las últimas cinco fechas del certamen.

Goles y roja.
Para Belgrano el duelo de ayer era clave de cara al futuro, porque se enfrentaba con un rival de irregular presente y tenía la posibilidad de ganar en casa para sacar la cabeza del pozo del descenso. Sin embargo, cuando aún se estaban estudiando sufrió el primer mazazo luego de una desatención defensiva y, a partir de allí, todo fue cuesta arriba.
Cuando el reloj marcaba 6 minutos, Madarieta le ganó la posición a un muy tibio Augusto Ghiglione, Maximiliano Castaño tardó en salir a cortar y terminó trabando con el delantero; la pelota quedó boyando en el área y Díaz aprovechó para llevarla con un enganche y definir a la red para el 1-0 visitante.
Al local le costó reaccionar, aunque el tempranero ingreso de Blanco le dio algo más de presencia ofensiva y le permitió a Ortiz soltarse como enlace para que el tránsito hacia el área rival no sea tan tumultuoso. Con el buen pie y el despliegue del ex River Plate, el Tricolor comenzó a jugar en campo rival y al menos por empuje le rodeó la manzana al dubitativo arquero bahiense, Gastón Lezcano.
Hasta que a los 15 llegó al empate luego de una jugada sucia que comenzó con un envío al área que se desvió y complicó en el control al arquero; Ricardo Ramírez la peleó y le quedó a Blanco para que la empuje para el 1-1 parcial.
Las cosas volvieron a quedar como al comienzo, pero con el Tricolor en alza, porque Ortiz había agarrado la manija, Ramírez complicaba con sus ganas y diagonales y el mediocampo bancaba ante cada intento de reacción visitante.
Pero enseguida llegó el primer error grosero de Ramonda y un ratito después todo cambiaría: en una jugada sobre el sector derecho del ataque visitante, Leandro Martorano le tiró un caño a Hueltén Monaiser, éste lo derribó con una fuerte patada desde atrás y el árbitro mostró la amarilla, pero no a Monaiser sino a Gutiérrez. Hubo algunas protestas por el error pero el juego siguió, aunque unos minutos después Gutiérrez simuló una falta en el ingreso al área rival, Ramonda le mostró la segunda amarilla y lo expulsó.
Belgrano quedó bloqueado por la injusticia y Tiro se lo hizo pagar con una jugada rápida por izquierda que terminó con un centro de Díaz y una definición en dos tiempos de Madarieta, que primero dio en el travesaño y en segunda instancia fue a la red para el 2-1.

Penal y gol.
Belgrano salió al complemento decidido a llevarse por delante a Tiro, pese a contar con uno menos. Desde el saque inicial se paró en campo rival y, con más empuje que ideas o precisión, llevó el juego cerca de Lezcano. Y a los 6 estuvo a punto de empatar con un cabezazo de Blanco que picó y dio en el ángulo (primero en palo y luego en travesaño) para luego salir, ante las protestas de un amplio sector de la cancha -no tanto de los propios jugadores- reclamando que la pelota había dado en el parante interno y que por lo tanto había sido gol.
Ramonda se transformó en el centro de las críticas y a los 15 “compensó” el error de la expulsión de Gutiérrez con un penal a favor del local: luego de un tiro libre de Ortiz, Ramírez bajó la pelota en el área y cuando encaraba cayó ante el cierre de Nazareno Hernández, a quien el árbitro señaló como autor de la supuesta falta. A Ortiz no le importó la situación y cambió la pena máxima por el empate 2-2.
Desde ese momento el partido cayó en un pozo. A Tiro le faltaron argumentos para intentar algo más pese a contar con ventaja numérica, en tanto que Belgrano empezó a luchar con la posibilidad de agarrar un punto que por un lado le quitaba y por otro le daba. Y terminó aceptando la igualdad, que en el marco de un partido feo, parejo y que tuvo que remontar en dos ocasiones, pareció ser buen negocio.

Empató Villalonga.
La fecha, que había comenzado el sábado con los empates sin goles entre All Boys-Racing de Olavarría y Embajadores-Bella Vista, se completó ayer con dos partidos, entre los que se destacó la igualdad 1-1 entre Deportivo Villalonga (penúltimo) y el puntero Huracán de Ingeniero White (goles de Emerson Abbate y Lucas Machaín, respectivamente). En tanto, Ferro de Olavarría le ganó 2-0 a Liniers de Bahía Blanca con goles de Bianchi y Jonathan Penna.