Un empate que se festejó en otro lado

LIGA CULTURAL: ALL BOYS Y COCHICO NO SE SACARON VENTAJAS Y EMPATARON

El Auriazul y el conjunto oesteño terminaron repartiendo puntos en el Doctor Ramón Turnes, tras empatar 1-1. Lucas Del Río abrió el marcador para el local y lo igualó Cristian Balech sobre el final.
All Boys tenía todo para quedar, transitoriamente, como único líder, sin embargo la insistencia de Cochicó de Victorica le impidió dar el salto en el Torneo Apertura de la Liga Cultural de fútbol. En el estadio Doctor Ramón Turnes, el choque entre segundo y tercero del campeonato terminó igualado 1-1 y así quedó el camino allanado para Belgrano, que ayer postergó su partido ante Atlético Santa Rosa (ver aparte).
El local se adelantó en el marcador por intermedio de Lucas Del Río a los 10 minutos de la primera etapa. Mientras que a los 44 del complemento, Cristian Balech anotó el empate para Cochicó.
En una jornada fría, fue muy poco lo que mostraron los dos equipos, el encuentro no fue bien jugado y el empate se terminó ajustando a lo realizado por los dos equipos. El punto lo terminó festejando el conjunto oesteño porque en la próxima fecha justamente visitará a Belgrano; mientras que el Auriazul dejó escapar dos puntos valiosos de cara a las dos últimas jornadas.
El árbitro, Cristian Rubiano, que sacó amarillas por faltas leves y evitó amonestar en otras jugadas más fuertes, expulsó en el complemento al mediocampista visitante Ever Bideplan y al volante alboyense Mauro Barreiro, que solo estuvo en cancha 9 minutos. Los dos futbolistas vieron la roja, a los 17 y a los 23 minutos, por excesos verbales.
All Boys lastimó en la primera ocasión que tuvo sobre el arco visitante, capitalizando una mala salida del arquero Sebastián Ré y con algo de fortuna en el toque final del “Tanque” Del Río. La acción comenzó en el mediocampo, Angel Acosta abrió para Franco Schaab, que a la carrera envió un centro. La pelota parecía estar controlada por el arquero, pero falló en el cálculo y cayó por detrás para que Del Río, con el hombro, rompa la paridad.
La rápida apertura del marcador le permitió a los alboyenses ilusionarse con un resultado ampliamente favorable. Sin embargo, Cochicó no se salió de su libreto y siguió dando batalla en el mediocampo, con una buena tarea de Samuel Ayala.
Los arcos quedaban lejos, para los dos equipos, y recién a los 30 minutos uno de los arqueros tuvo que intervenir. Nazir Leones perdió la pelota en el mediocampo ante la marca de Leandro Castro. El mediocampista le ganó en velocidad a un marcador y, ya dentro del área, eludió al arquero Brian Roston. Le quedó el arco a su merced, pero hizo un nuevo enganche, que permitió la recuperación del uno, para mandar la pelota al tiro de esquina.
La última llegada clara de la primera etapa, también fue para el visitante. Tras un tiro de esquina, el balón quedó boyando en el área chica y Eliezer Díaz sacó un remate bajó, que fue bien controlado por Roston, abajo contra el poste.

En la agonía.
En la primera etapa, Cochicó había realizado un gran desgaste físico. La incógnita para el complemento era saber si le alcanzaría para mantenerlo durante 45 minutos más.
El partido siguió con mucha lucha y roce en el mediocampo y jugándose lejos de los arcos. No hubo opciones sobre los arcos. Ni All Boys lo cerraba; ni Cochicó se acercaba al empate.
Los dos técnicos comenzaron a mover el banco en búsqueda de respuestas. En el local, Gustavo González, mandó a la cancha al “Tapón” Barreiro, que se mostró movedizo y con ganas, pero solo estuvo en juego menos de diez minutos, ya que Rubiano le mostró la roja por un supuesto exceso verbal. Previamente, el visitante había sufrido la expulsión de Bideplan, también por irse de boca.
Darío Rodríguez puso en cancha a Mauricio y William Barboza y se guardó la última ficha para el tercer cambio: Cristian Balech. Y esto le dio sus frutos al entrenador visitante, porque en la primera que el atacante tuvo no la desaprovechó.
Mauricio Barboza desbordó por derecha y sacó el centro. La pelota le quedó a Balech, que sin titubear sacó un remate que infló la red. El gol desató el festejo de la parcialidad visitante, que en buen número acompañó a su equipo, pero también de los jugadores que estaban en el banco de suplentes. Algunos se excedieron en el festejo, con ademanes hacia la platea, situación que fue observada por el cuarto árbitro y le costó la roja a Pacheco.
El empate final le cayó mejor al visitante, que así mantiene vivo el sueño de pelear ante los grandes.

Compartir