Un punto con caras diferentes

LIGA CULTURAL: SARMIENTO Y BELGRANO IGUALARON EN VILLA ELISA

El Azul y el Tricolor empataron 1-1 por un golazo de Salvatierra y un cabezazo de Ramírez. Para los locales fue una buena unidad ante un rival que puso a gran parte del plantel del Federal. Para la visita, un puntito que lo deja en el fondo de la tabla.
Un empate que dejó diferentes sensaciones protagonizaron ayer Sarmiento y Belgrano en El Fortín de Villa Elisa, donde igualaron 1-1 en uno de los partidos correspondientes a la quinta fecha del Torneo Apertura de la Liga Cultural de fútbol.
Gonzalo Salvatierra abrió el marcador para el local con un gol espectacular en el cierre de la primera parte y Ricardo Ramírez igualó para la visita con un cabezazo en el inicio del complemento; en un partido en el que ambos terminaron con uno menos por la expulsión de Brian Alvando y Santiago Carrizo, luego de una discusión entre ambos cuando se terminaba la tarde.
El reparto, justo por el desarrollo general del juego, dejó un mejor sabor en el paladar del Azul, porque sumó por primera vez como local (los otros dos encuentros los había perdido sobre el final) y lo hizo ante un equipo que puso a muchos de los jugadores con los que jugó el Federal “A” pasado y que utilizará para el Federal “B” que se viene.
En ese contexto, para el Tricolor el empate fue como una derrota, porque suma apenas una unidad en el torneo, lo que lo mantiene en la última posición de la Zona Norte y cuando aún no comenzó a dividir fuerzas por su participación en el torneo nacional.

Azul.
El primer tiempo fue favorable a Sarmiento, aunque antes debió reponerse de un cimbronazo inicial en el que Belgrano amenazó con pelota parada (las dimensiones de la cancha invitan a tirar centros desde cualquier sector) y casi se pone en ventaja por un cabezazo de Ramiro Cavallera que sacó Gastón Gómez.
A partir de allí, los dirigidos por José “El Topo” González ajustaron mejor las marcas y con entrega y juego asociado comenzaron a hacerse dueños. Leo Suárez y Salvatierra le dieron claridad al mediocampo y, de tres cuartos hacia arriba, cada vez que se encontraban Gustavo Bouquet y Fabricio Capdevila amenazaban con generar peligro.
Flavio Ermantraut fue el primer beneficiado por esa sociedad, porque lo dejaron de cara al arco entrando por derecha, aunque su remate se fue alto y además tuvo que dejar la cancha por una molestia muscular. Unos minutos después, Bouquet y Capdevila se juntaron otra vez para encabezar una contra que derivó en el ingreso por izquierda de Horacio González, pero su disparo cruzado salió cerca.
A Belgrano le costaba adaptarse al roce permanente y prácticamente no generaba acciones de riesgo, salvo por un error en la salida local de Alvando que terminó en una contra con una definición apenas desviada de Maximiliano Hetze.
Hasta que a los 43 Salvatierra calentó la fría tarde con un verdadero golazo. Luego de un lateral en tres cuartos de cancha, el zurdo empalmó la pelota y la clavó contra un palo por encima de Agustín Vistarop.

Tricolor.
En el complemento las cosas comenzaron a cambiar desde los primeros minutos. Belgrano, dirigido interinamente por el presidente Ricardo Gómez y el médico Juan Carlos Toulouse (Alfredo Sauro, el futuro DT, estaba entre los hinchas), se adelantó unos metros y, con el ingreso de Santiago Carrizo, empezó a prevalecer por el sector izquierdo de su ataque.
En esa parte de la cancha se generó el empate: falta, tiro libre medido de José Lincopán y cabezazo limpio de Ramírez a la red.
El Tricolor comenzó a crecer desde la zurda de Lincopán y las corridas de Alexis Uhaldegaray, e hizo prevalecer su fortaleza física para llevar al local a su propio campo. Sin embargo, la defensa local aguantó bien y las únicas jugadas de riesgo las generó la visita con centros al área.
Así, a los 27, en una jugada casi calcada a la del empate, Lincopán envió el centro, Uhaldegaray cabeceó al palo y Hetze se lo perdió en el rebote.
Esa tendencia continuó hasta el final, con Belgrano atacando físicamente y Sarmiento aguantando y amenazando con alguna contra que nunca pudo armar. Y en el cierre casi lo gana la visita: tiro libre de Lincopán, Ramírez la tocó por arriba del arquero Gómez y Leonardo Zarelli alcanzó a despejar en la línea.
Fue la última acción de la tarde, en la que los de Villa Elisa terminaron saboreando un punto importante y los de Villa Alonso se fueron lamentando por no poder salir del fondo.