Un triunfo para afianzar la localía

El Auriazul se impuso por 3-0 ante el Albinegro y comenzó de la mejor manera su participación como local en el certamen nacional. Gonzalo Arriola en dos oportunidades y Mauro Barreiro marcaron los goles. En la próxima visitará a Ferro de Olavarría.
All Boys de Santa Rosa comenzó de la mejor manera su excursión en casa por el Torneo Federal “B” de fútbol, porque superó por 3-0 a Liniers de Bahía Blanca en partido de la tercera fecha de la Zona “A” en la Región Pampeana Sur, y puso la piedra fundacional para intentar construir una localía fuerte, algo fundamental en este tipo de torneos.
Gonzalo Arriola en dos oportunidades, y Mauro Barreiro, siempre en el complemento, marcaron los goles para el conjunto de Sergio Guerra; en tanto que en el elenco bahiense vieron la roja -en ambos casos por dos amonestaciones- Mauricio Kent y Gonzalo Barez.
El Auriazul, que en su debut había igualado 1-1 como visitante de Bella Vista de Bahía Blanca, en la próxima fecha volverá a tierras bonaerenses para jugar ante Ferro Carril Sud de Olavarría, que ayer igualó con Sansinena sin goles.

Muy poco.
El triunfo de All Boys en el muy bien presentado Dr. Ramón Turnes fue justo porque siempre fue el equipo que propuso, más allá de que en la primera parte mostró tan poco como su rival. El apuro por llegar al arco rival -animado en parte por un par de dudas iniciales de Liniers-, la búsqueda individual para romper el cerrojo y algunos desacoples a la hora de retroceder le impidieron al Auriazul marcar en ese capítulo inicial una diferencia que luego sí supo hacer en el complemento.
Liniers, por su parte, llegó a buscar un punto con mucha gente en tareas defensivas, y luego de las dudas iniciales pareció acoplarse y por momentos logró que los locales jugaran el juego que más le convenía a la visita.
El comienzo fue electrizante, porque ambos tuvieron la oportunidad de convertir. A los 4 minutos Nicolás Ibañez fue superado con un pelotazo cruzado, Matías Medina ganó a sus espaldas y controló, pero definió alto. En la réplica, Ibañez se ‘redimió’ con una gran pelota larga para Arriola, que entró por derecha y sacó un centro rasante que fue desviado por el defensor Andrés Podlesch y terminó dando en un palo.
¿Se venía un partido de ida y vuelta? Para nada. De allí hasta el final los dos ajustaron sus esquemas defensivos, Liniers logró aquietar las intenciones ofensivas de All Boys y no pasó casi nada. El local tenía la pelota hasta tres cuartos de cancha, pero siempre elegía mal a la hora de encarar la recta final, con pelotas frontales o excursiones individuales que terminaban en los centrales.

Golpe a golpe.
Para el complemento la historia cambió casi desde los vestuarios, porque luego de avisar con un remate de Gastón Ceccani, All Boys golpeó a los 6 minutos con el primer gol de Arriola. Rubén Pérez recibió en tres cuartos, encaró a todos, peleó la posición contra los centrales y abrió en el momento justo para el ingreso por derecha de Arriola, que en soledad paró la pelota y la cruzó para el 1-0.
Liniers debía cambiar para volver a su idea inicial, y para eso el entrenador dispuso del ingreso de Ever Correa, buscando una compañía para el delantero Julio Acosta. El que debía salir era el volante central Kent, pero cuando fue a saludar al árbitro dijo algo que molestó a Franco Morón, quien le mostró la segunda amarilla y lo expulsó.
A la visita se le cayó toda la estantería encima. Alberto Desideri comenzó a buscar variantes para intentar empatar y al mismo tiempo no quedar tan expuesto, pero nunca las encontró.
All Boys fue paciente. Pudo ampliar la ventaja con un cabezazo de Bruno Schaab que salvó espectacularmente el arquero Lucas Partal, y minutos después se encontró con otro golpe de escena que lo favoreció, cuando a los 27 el que vio la segunda amarilla fue Barez, en ese caso por un agarrón.
El local olfateó sangre y fue por más. Chocó un par de veces, hasta que a los 36 Ceccani aprovechó los espacios para encarar con la pelota hasta el borde del área, desde donde abrió para un Arriola que, ubicado casi en el mismo lugar que en el primer gol, definió de manera similar y puso el 2-0.
El partido ya no era tal. All Boys dominaba a placer y buscaba el tercero, que llegó a los 46 con un gran remate cruzado de Barreiro.
No hubo tiempo para más. Aún sin encontrar el juego que necesitará para intentar llegar lejos, el Auriazul ganó de manera merecida, y principalmente comenzó a mostrar los dientes en casa. Y eso no es poco.

“Tenemos que imponer nuestro estilo”.
El entrenador de All Boys, Sergio Guerra, y el goleador de la tarde, Gonzalo Arriola, festejaron ayer el triunfo de su equipo en su presentación en casa, y los dos destacaron la importancia de ganar como locales. “Estoy muy contento por el resultado a favor, porque es importante hacerse fuerte como local en este tipo de torneos”, dijo el DT en conferencia de prensa una vez finalizado el 3–0 ante Liniers.
“El arranque con cuatro puntos nos muestra que vamos por el camino correcto”, remarcó Guerra, aunque al mismo tiempo dijo que aún les falta para lograr lo que buscan como equipo. “Por momentos entramos en el ritmo del rival y eso no es bueno. Cuando somos locales tenemos que imponer nuestro estilo de juego, y en el primer tiempo nos faltó agresividad. Después hicimos un buen segundo tiempo, y seguramente iremos imponiendo la idea con el correr de los partidos”, dijo el DT.
A su turno, Arriola, autor de dos tantos, se mostró feliz por “responder en la cancha” con goles, y destacó que “el triunfo sirve para ganar en confianza”.

Perdió 25 de Mayo.
Deportivo 25 de Mayo, el otro equipo pampeano que está disputando la edición 2016 del Torneo Federal “B” de fútbol, perdió ayer como visitante de Alianza de Cutral Có por 1–0, y sigue sin ganar luego de jugarse la tercera fecha en la Zona “B” de la Región Patagónica.
En un partido jugado por la noche en Cutral Có, el Depo pampeano cayó por la mínima debido a un gol convertido por Octavio Giménez a los 12 minutos de juego. Con este resultado, 25 de Mayo quedó solo en el fondo de la tabla, con un punto, y fue superado por su rival de ayer, que no tenía unidades y ahora suma tres. En la próxima fecha, el Depo visitará a Cruz del Sur de Bariloche.
El único puntero de la zona, con siete unidades, es Sol de Mayo de Viedma, que ayer superó por 2–1 a Racing de Trelew (4). Además, Germinal de Rawson (5) superó como visitante a Independiente de Río Colorado (3) por 3–1; mientras que Deportivo Rincón (5) igualó 1–1 en Rincón de los Sauces con Cruz del Sur (4).

Compartir