Un gol y poco para destacar

El seleccionado argentino Sub 23 de fútbol consiguió ayer un ajustado triunfo por 1–0 ante Cataluña, en su segundo partido de preparación con mira a los Juegos Olímpicos de Beijing 2008. En el Camp Nou de Barcelona, ante más de 40.000 espectadores, el equipo de Sergio Batista alcanzó la victoria tras un paciente e intenso trabajo frente a un rival de menor jerarquía pero que le plantó dura oposición.
En el tramo inicial del encuentro, Argentina tuvo varias oportunidades de adelantarse en el marcador, pero las desperdició. Fueron minutos que Argentina jugó muy bien, a un ritmo muy fuerte, mientras Cataluña no lograba entrar en el partido, a pesar de que tuvo una posibilidad muy clara frente al arco de Ustari.
En el segundo tiempo, el equipo catalán se animó a jugar con más soltura, y tuvo importantes posibilidades, pero chocaron con la seguridad de Ustari. Pero Argentina impuso su jerarquía, y logró doblegar a su rival llegando al final del encuentro, con aporte de todos sus jugadores, entre ellos el joven Di María. El gol partió de un pase de Agüero a Biglia, quien ejecutó un disparo muy desviado pero encontró a Ezequiel Lavezzi, que frente al arco envió la pelota a la red.
A la hora del balance, el partido sirvió para probar jugadores, que serán la base del equipo que viajar a los Juegos Olímpicos de Beijing a defender la medalla de oro, alcanzada hace cuatro años en Atenas.

Falta.
“Nos juntamos sólo dos días, los chicos vinieron y jugaron. Eso es todo lo que podía pedir”, afirmó Batista en conferencia de prensa. El técnico argentino se fue satisfecho “no sólo con el resultado sino con la actitud y entrega de los muchachos”. De todas formas, “nos falta trabajo”, destacó. “Al principio estábamos un poco desordenados, manejamos la pelota y tuvimos situaciones para concretar, pero fue recién en el segundo tiempo cuando empezamos a juntarnos y jugar y llegó el resultado”, analizó Batista. (Télam).