Un susto que paralizó la fiesta en Toay

El incidente se produjo a la salida de la chicana e involucró a dieciséis autos. Hubo tres lesionados, entre ellos Juan Cruz Pisandelli, con una fractura. Hubo quejas por la tierra, pero la mayoría de los pilotos cargó contra sus pares que no desaceleraron tras el primer despiste.
La fiesta en el autódromo Provincia de La Pampa, al que acudieron más de diez mil personas para ver al Turismo Nacional, la categoría “espectáculo” del automovilismo argentino -que esta vez estuvo acompañado por el Supercar Región Pampeana-, se vio empañada por un espectacular accidente ocurrido a poco del inicio de la final de la Clase 3, que paralizó los corazones de todos por varios minutos.
El choque múltiple incluyó a dieciséis autos y, además de la destrucción de varios vehículos, terminó con tres pilotos hospitalizados por diferentes lesiones. Tras el accidente, la carrera fue reiniciada y terminó con el festejo del local Fabián Pisandelli (ver página 31).
El incidente se produjo a la salida de la chicana de la recta principal, cuando se había corrido apenas una vuelta y los autos transitaban a unos 200 kilómetros por hora. El problema comenzó con la rotura del motor de Matías Muñoz Marchesi (Astra), quien dejó aceite en el asfalto y provocó un par de despistes. Por la salida de los autos se levantó mucha tierra, se redujo la visibilidad de los que venían detrás y, como la mayoría no sacó el pie del acelerador, se generó el múltiple choque.
Un par de autos “volaron”, aunque no alcanzaron a volcarse, y la mayor impresión la causó el Lancer de Ariel Michieletto, chocado de un lado y otro en plena pista. Los otros más perjudicados fueron Claudio Viana (Focus) y Juan Cruz Pisandelli (Cruze), quienes debieron ser retirados por el personal médico y de bomberos que inmediatamente acudió al rescate.
Los tres pilotos fueron llevados al hospital Lucio Molas, aunque ninguno con heridas de gravedad, como se encargó de aclarar rápidamente el ministro de Salud, Mario González. El que peor la sacó fue Pisandelli, con una fractura en su muñeca izquierda; en tanto que Michieletto tuvo varios traumatismos en piernas y brazos; mientas que Viana fue trasladado con un shock nervioso.

La tierra.
Tras el susto, y mientras los autos -o lo que había quedado de algunos de ellos- eran sacados de la pista para que pueda reiniciarse la carrera (ninguno de los dieciséis pudo continuar), comenzaron las evaluaciones de lo sucedido, y varios fueron los que “culparon” a la tierra, aunque la mayoría dijo que el problema principal era de los pilotos que no aminoraban la marcha en este tipo de situaciones.
El fenómeno “tierra” existió, más allá de que el perímetro de la pista había sido regado dos veces por la mañana. Pero con el correr de las series y las finales, más el sol reinante en Toay, todo se secó y, ante cualquier despiste, el polvo se hacía presente y volaba hacia donde el viento lo llevaba.
Pero más allá de la tierra, la mayoría de los pilotos experimentados se inclinó por reprender a varios de sus colegas. “Tierra hay en todos los circuitos, pero el problema es que no desaceleramos cuando se producen accidentes, porque algunos quieren sacar provecho y mejorar posiciones. Yo frené cuando vi la tierra, y me pegaron desde atrás”, declaró el actual campeón, Emanuel Moriatis. Y agregó: “Creo que muchos no se dan cuenta que vamos muy rápido, y que si no nos cuidamos y respetamos entre nosotros, estas cosas van a seguir sucediendo”.
En el mismo tono se expresó el presidente de la categoría, Hugo Paoletti. “Uno le pega al otro y el resto no levanta. Hay muchas cosas por mejorar, pero volvemos al punto que cuando hay un accidente múltiple nadie levanta. Hay que agradecer que no tenemos que lamentar nada grave”, se quejó.

Coronación en diciembre.
El gobernador Oscar Mario Jorge, quien junto a varios integrantes de su gabinete vivió las alternativas de la presentación del Turismo Nacional en el autódromo Provincia de La Pampa, confirmó tras la carrera que esta categoría volverá a ese circuito el 8 de diciembre, para disputar el Gran Premio Coronación. Jorge informó que ayer mismo llegó a un acuerdo con el presidente de Apat, Hugo Paoletti, por lo que el TN volverá a Toay a fin de año para cerrar su temporada, tal cual ocurrió en 2012.
Además, el primer mandatario pampeano ratificó la llegada por primera vez del Súper TC 2000 para el fin de semana del 2 de junio, y adelantó que también llegará este año el Top Race V6, que lo haría en una de las fechas que aún debe confirmar de su calendario (15 de septiembre o 27 de octubre). Estas categorías se sumarán a “la máxima”, el Turismo Carretera, que llegará el 3 de noviembre.
Por otra parte, y al referirse a lo ocurrido con el accidente de ayer, el gobernador aseguró que seguirán trabajando para mejorar el circuito toayense, principalmente en lo que respecta a las banquinas, donde aún hay mucha tierra.

Primer triunfo para Herrera.
El piloto bonaerense Agustín Herrera (Renault Clio) se quedó ayer con el triunfo en la final de la Clase 2 del Turismo Nacional, disputada ante una multitud en el autódromo Provincia de la Pampa, por la cuarta fecha del campeonato de la categoría.
Para el joven de Olavarría, que el sábado había ganado la serie más veloz y que por lo tanto partió en la pole de la final, fue el primer triunfo en la categoría. El podio lo completaron el tucumano Lucas Mohamed (Gol) y el santafesino Damián Romero (Fiesta).
Los tres encumbrados dieron un buen espectáculo en la clase menor del TN. Herrera se mostró sólido en el inicio, como lo había hecho en todo el fin de semana, pero de mitad de carrera en adelante tuvo que sufrir un poco para quedarse con la victoria. En la vuelta 12 fue superado por Mohamed, pero tres giros más adelante recuperó la punta y no la soltó hasta la bandera a cuadros.
Con este resultado, el campeonato quedó encabezado por Luciano Bosio (Clio), ayer quinto, con 102 puntos, seguido por Herrera con 96 y Romero con 93.