“Una experiencia muy buena y enriquecedora”

ACTIVIDADES DE PEINADO EN GUATEMALA

El entrenador de divisiones inferiores, Daniel Peinado, que desde hace una década que trabaja en el fútbol juvenil de Sportivo Independiente, participó días en Guatemala de una capacitación para técnicos y de una clínica de futbolistas.
Invitado por Patricio Mac Allister, su colega, amigo personal y compañero de plantel décadas atrás en Estudiantes de La Plata, Peinado asistió a una capacitación para entrenadores, a una clínica y a un scouting de jugadores de fútbol.
“Fui invitado por Patricio Mac Allister, con quien tengo una relación muy estrecha porque jugamos juntos en Estudiantes de La Plata. Fuimos invitados por técnicos de Guatemela que jugaron con nosotros en Estudiantes (los argentinos Carlos Ruiz y Claudio Magnífico) para dar unas capacitaciones a técnicos, una clínica y un scouting infanto-juvenil”, dijo.
El entrenador, que desde hace más de una década está radicado en esta ciudad, indicó que fueron cinco días de intensa actividad, en los que se mezclaron las charlas y debates, con pruebas de jóvenes talentos. “El primer día fue toda la presentación, al día siguiente se hizo la parte teórica con los técnicos, que es una capacitación de la metodología de trabajo infanto-juvenil, y al otro día fue la parte práctica. Luego se hizo una clínica de fútbol con chicos de 9 a 17 años, y el cuarto día se realizó un scouting, que consiste ver chicos que pueden ser potenciales jugadores de fútbol”, explicó.

Fútbol infantil.
El ex volante central de Lanús y del Pincha platense, entre otros equipos, subrayó que significó “una experiencia muy buena y enriquecedora” su paso por Guatemala, y destacó el recibimiento que le dieron tanto a él como a Mac Allister. En el mismo sentido destacó la necesidad de tener una capacitación permanente, más cuando el trabajo diario está enfocado en el fútbol infantil y en las divisiones formativas.
“Uno va siempre a capacitaciones. Viajo mucho a Buenos Aires, y voy a Estudiantes y veo cómo trabajan, y también veo cómo trabajan con los chicos en Lanús, porque la mayoría de los técnicos han jugado conmigo, y es una ventaja que tengo. Uno tiene continuamente que capacitarse, seguir aprendiendo, porque estamos con chicos de 5 años en adelante y con chicos grandes que cada vez es más difícil manejar. Hay que ver un poco la psicología, hay que aprender cómo manejar el grupo”; señaló.
En cuanto al fútbol infantil, también se refirió a las campañas que se llevaron a cabo durante los últimos torneos con mensajes sobre la necesidad de no presionar a los niños, y de propiciar el clima adecuado para que tomen el certamen como un divertimento y despojarlos del mandato y la obligación de ganar, que genera visibles frustraciones al final de cada partido.
“En estos últimos torneos de fútbol infantil aparecieron banderas para que los padres tomen conciencia que los chicos tienen que venir a divertirse, sacarle un poco la presión de ellos que están detrás de un alambrado, que nos les hace bien. Los chicos cuando pierden salen llorando y esa no es la idea, y por eso hay que concientizar a los padres sobre este problema”, finalizó.