Una imagen de sueños y esperanzas

MAS DE CINCUENTA DEPORTISTAS SE REUNIERON PARA DESPEDIR EL AÑO JUNTO A LA CHUECA

La foto de fin de temporada reunió a atetas de diferentes disciplinas, como una manera de reconocer a toda la familia del deporte local. Hubo algunos consagrados y otros que recién comienzan; discapacitados; adultos mayores y grandes promesas. Todos esperando un 2017 aún mejor.
Otra vez el rugby y otra vez en equipo. Como en la convocatoria de 2015, los primeros en llegar a la cita fueron los chicos de la ovalada, que 45 minutos antes de la hora estipulada comenzaron a hacerse pases en la misma vereda de LA ARENA. “Esperamos, no hay problemas”, señalaron mientras desafiaban a los más de 30 grados de la tarde, sin dejar de mover la guinda en ningún momento, como extrañando el año que se va y anticipando el que llegará.
Hasta ese momento eran tres los muchachos de Santa Rosa Rugby que habían llegado para la foto, pero luego se sumarían otros grupos, que entre infantiles, juveniles y primera casi alcanzaban a armar un equipo.
También en banda y tempranito arribaron las más chiquitas del encuentro. Con sus porras celestes y blancas y sus mallas brillantes se fueron agrupando en la vereda las integrantes del equipo de cheerleading, felices por sentirse cada día más integradas al mundo del deporte santarroseño.
La reunión ya tenía color y faltaba mucho más. Habían sido citados deportistas de casi todas las disciplinas y la mayoría dijo que sí, apoyando esta iniciativa de despedir la temporada con una foto grupal no solo de “estrellas”, sino en la que se mezclen algunos consagrados, otros tantos principiantes, atletas discapacitados, veteranos y soñadores. La intención era reconocer, a través de algunos retratados en una foto grupal, a todos los que formaron parte del deporte pampeano en 2016.

Acalorados.
Entre los primeros en llegar también estuvieron los pequeños Justo Rabanal y Antonio Rabanal, enfundados en sus coloridos atuendos para correr en BMX, y con sus correspondientes cascos en mano. Un rato después se les sumaría su compañero Fernando Sagrado.
También con sus ropas típicas y desafiando al calor al igual que los chiquitos de las bicis apareció a paso firme el karateca Federico Hussein, único “repitente” de la foto del año pasado y reciente ganador del Caldén de Oro, quien al igual que la judoca Jennifer García posó con su tradicional kimono.
Otro que, pese a la elevada temperatura, no tuvo problemas en calzarse el traje de los Zorros Grises fue Agustín Soria, representante del roller hockey, uno de los deportes que se está desarrollando cada vez más en la ciudad.
Y la restante disciplina en crecimiento en la ciudad que dijo presente en fue el airsoft, este juego o deporte de estrategia basado en la simulación militar, que tuvo en Franco Russo y Ricardo Baudaux a sus personajes para la foto, enfundados en sus calurosos trajes y equipados con los marcadores como si estuvieran por saltar al campo.

Felices y tímidos.
Hugo Cappello fue uno de los más entusiasmados. Llegó sonriente, con la camiseta puesta y la pelota en sus manos. “Ya están viniendo las chicas”, avisó, en referencia a Mari Acevedo, Perla Gorbachesky y Pochi Contreras. El equipo de adultos mayores de newcom estaba presente.
Con perfil bajo llegó la mayoría, pero todos con algún distintivo, como el arquero campeón de la Liga Cultural, Braian Roston, que apareció en silencio con la camiseta de All Boys; el basquetbolista Benjamín Herrera, con la de Belgrano; el futbolista ciego Emanuel Fredes, con la de La Barranca; o la voleibolista Milagros Beinticinco, con la de Unión Voley.
Equipados con sus vestimentas y palos dijeron presentes los jugadores de hockey Jonathan Zarria, Camila Meritello y Candela Franchuk, y se fueron mezclando con el pequeño ajedrecista Joaquín Llanos, el motociclista Matías Lobos, la atleta Manuel Prat, la patinadora Bárbara Fernández, el jugador de tenis de mesa Daniel Maliszevski, el nadador Joaquín Moreno, el golfista Gian Einaudi, la amazona Camila Sánchez, la atleta discapacitada Agostina Caliba y la piloto de karting Lara Vigorito, entre otros.

La revolución.
Lejos de la timidez y del perfil bajo de la mayoría de los deportistas que formaron parte de “la foto” está Pascualito, un personaje conocido en toda la ciudad, que llegó como uno de los tres representantes del Rincón Deportivo de la Peña Boquense Azul y Oro que trabaja con personas con discapacidad intelectual, y que literalmente revolucionó la producción.
Vestido con la camiseta correspondiente y dominando la pelota a su estilo, Pascualito (Juan Pablo Godoy en realidad) encabezó la llegada de sus compañeros del Rincón, Diego Pundang (hockey sobre piso) y José Fredes (bochas), quienes también se mostraron listos para salir a la cancha.
El propio Pascualito, mientras saludaba a unos y bromeaba con otros, fue el que dio el paso al frente a la hora de sacar la foto. Y detrás suyo se encolumnó el resto, tanto en la plaza Mitre como frente a la redacción de LA ARENA, donde todo el grupo coronó la jornada con un cerrado aplauso, festejando por el 2016 que pasó y soñando con un 2017 aún mejor.

Mano a mano.
Pascualito sonrió, bailó, cantó y bromeó con casi todos. Desde que llegó hasta que se fue no paró de dominar la pelota y hasta intentó acercarse a otros deportes. El que le dio lugar para un mano a mano fue el boxeador Franco Ramírez, y fue uno de los momentos en que el “crack” de El Rincón se mostró más tranquilo.

Todos los participantes.
Más de cincuenta fueron los deportistas que participaron de la foto de cierre de temporada. Estuvieron Manuela Prat (atletismo); Bárbara Bueti, Isabella Caliaveri, Nazarena Frank, Francesca Lastiri, Donata Simoni, Valentina Largayoli, Blanca Bessano, Amalia Bessano, Zoe Otero y Alma Folmer (cheerleading); Justo Rabanal, Antonio Rabanal y Fernando Sagrado (ciclismo BMX).
También dijeron presente Daniel Maliszevski (tenis de mesa), Matías Lobos (motocross), Benjamín Herrera (básquet), Hugo Cappello, Pochi Contreras, Mari Acevedo y Perla Gorbachesky (newcom); Bárbara Fernández (patín); Joaquín Llanos (ajedrez); Emanuel Fredes (fútbol para ciegos); Jonathan Zarria, Candela Franchuk y Camila Meritello (hockey sobre césped).
Además; Joaquín Moreno (natación); Jennifer García (judo); Gian Einaudi (golf); Camila Sánchez (endurance); Milagros Beinticinco (voleibol); Ricardo Baudaux y Franco Russo (airsoft); Juan Pablo Godoy “Pascualito” (fútbol); Diego Pundang (hóckey sobre piso); José Fredes (bochas), Federico Hussein (karate); Lara Vigorito (karting); Braian Roston (fútbol); Franco Ramírez (boxeo); Agostina Caliba (atletismo); Agustín Soria (roller hockey).
En tanto, los representantes del rugby fueron Valentino Feretti, Fermín Segalerba, Bautista García, Facundo Velázquez, Fito Robledo, Mauro Castillo, Emanuel Mendía y Sergio Pérez.

El valor de los profes.
Algunos deportistas llegaron a la cita solos y otros lo hicieron acompañados por familiares, amigos o los propios profesores o entrenadores, quienes aún en receso se mostraron predispuestos para estar con sus atletas. “Cuando uno anda en esto, es todos los días del año”, resumió Esteban Olivares, entrenador de los chicos del fútbol para ciegos, que llegó acompañando a Emanuel Fredes. Con las mismas ganas estaban Sergio Manazzi (profe de la Escuela El Rincón), Juan Carlos Ceballos (boxeo), Ailén Guillén (cheerledin) o Diego Figueroa (judo), entre otros.