Una victoria con el “Alma”

LA SELECCION ARGENTINA DE BASQUET LOGRO UN GRAN TRIUNFO

Argentina derrotó ayer 111-107 a Brasil tras dos tiempos suplementarios en el estadio Arena Carioca 1 de Río de Janeiro y se aseguró un lugar en los cuartos de final de los Juegos Olímpicos a falta de un partido por el Grupo B.
Andrés Nocioni y Facundo Campazzo brillaron con, tal vez, sus mejores partidos en el seleccionado y fueron quienes llevaron al equipo a la victoria.
“Chapu” culminó el juego con 37 puntos (8/12 en triples) y 11 rebotes, mientras que el base cordobés finalizó con 33 tantos y 11 asistencias.
Basados en la efectividad de Nocioni, que cerró el parcial con 4/5 en triples (6/10 del equipo), los dirigidos por Sergio Hernández lograron despegarse en el marcador.
Además, contó con una acertada conducción de Campazzo desde la base, quien terminó el cuarto con 5 asistencias.
El segundo cuarto tuvo a un Brasil apabullante, que hizo más del doble de puntos que Argentina (33-16) y tuvo a Benite inspirado con 13 tantos.
En ataque, el “Alma” solo siguió dependiendo de la producción de Nocioni, que finalizó la primera mitad con 21 puntos, pero fue clave la gran diferencia que sacaron los dirigidos por el cordobés Rubén Magnano, quien fuera entrenador de los medallistas dorados en Atenas 2004.
De esa manera, Brasil pudo sacar una tranquilizadora ventaja de 52-44 antes del descanso y dejó a Argentina con varios puntos a trabajar.
El último segmento fue cerradísimo, tanto que hasta la última pelota no se definió el resultado.
Es más, en la última tampoco, porque a falta de tres segundos Nocioni, el mejor jugador del partido, igualó con un triple agónico el marcador 85-85 y luego Huertas no acertó su tiro sobre la chicharra, por lo que el juego fue a tiempo suplementario.
En la primera prórroga no lograron sacarse ventajas y Emanuel Ginóbili tuvo la chance de definirlo en la última bola, pero no pudo mover el 95-95 y se tuvo que ir a un segundo suplementario.
Argentina salió decidido a liquidar el partido para conseguir la clasificación y de la mano de un enorme Campazzo hizo un parcial de 8-0, pero Leandrinho Barbosa, que no tenía puntos, se
despachó con 11 y mantuvo en partido a Brasil.
Faltando 3 segundos y con dos puntos de ventaja, Carlos Delfino tuvo la oportunidad de liquidarlo desde la línea de tiros libres, pero falló ambos lanzamientos y quien sí lo logró fue Ginóbili, que capturó un rebote bárbaro, recibió la falta, embocó las dos pelotas y generó la celebración eufórica de todo el plantel y los muchísimos argentinos que fueron al estadio.

Del Potro irá por el oro.
Juan Martín Del Potro le ganó un épico partido a Rafael Nadal y jugará hoy la final del torneo de tenis de los Juegos de Río 2016 ante el escocés Andy Murray, que eliminó al japonés Kei Nishikori por 6-1 y 6-4, con lo que aseguró otra medalla para el deporte argentino. La final comenzará a las 15.30.
Del Potro le ganó a un “gladiador”, como Nadal, por 5-7, 6-4 y 7-6 (5), en un extraordinario partido que duró tres horas y ocho minutos y que tuvo todos los condimentos que hacen emotivo a este juego: alto nivel tenístico por parte de ambos, picos de dramatismo, un marco espectacular en las tribunas y un final para el infarto que se llevó el argentino porque en ese momento crítico apareció su poderoso servicio y su formidable derecha.
El tandilense, cualquiera sea el resultado de hoy ante el defensor del oro y número dos del mundo, volvió a jugar el tenis de su mejor época, antes de las lesiones, le ganó en una semana a dos número uno como el serbio Novak Djokovic y Nadal, y lució bien físicamente pese a que jugó muy poco en esta temporada.
Del Potro arrancó el primer set quebrando al español y manteniendo su servicio se colocó 3-2 con su saque, pero Nadal aprovechó un quedo del tandilense, recuperó el saque y llegaron al cinco iguales.
Tuvo allí el argentino una magnífica oportunidad con dos chances de quiebre, no las aprovechó y Nadal, un jugador casi sin fisuras, conservó el servicio y quebró en el siguiente para ganar el set por 7 a 5 en 55 minutos.
En el segundo set Del Potro volvió a quebrar rápido, se puso 3-1, pero esta vez su servicio no declinó, el español no tuvo una sola chance de quiebre y se llevó el set por 6-4, en 48 minutos.
Se llegó así al tercer y decisivo set, y contra lo que muchos imaginaron, Del Potro no sufrió una merma física. Más bien ambos sufrieron el stress de la definición tras el cuatro iguales.
Quebró el argentino para ubicarse 5-4 y cuando sirvió para partido lo perdió en cero. En el siguiente, Del Potro tuvo tres oportunidades de quebrar, erró cinco tiros consecutivos y perdió el game, pero, gran mérito, no se cayó anímicamente.
Jugó con calma su servicio y forzó el tie break, en el que se equivocó poco con su saque y jugó bien de fondo ante un especialista en el juego de base como el mallorquín.
Sacó ventaja de 3-0, se sucedieron tantos espectaculares, Nadal recuperó el quiebre y sacó 5-6 pero un derechazo del tandilense lo obligó a una devolución larga y se llegó al punto culminante: la victoria de Del Potro y el acceso a la final de un jugador que no era tenido en cuenta al llegar a Río. (Télam)