Una salida complicada

El francés Michel Vayssie salió del camino con su moto y dio contra una planta. De inmediato fue atendido por médicos del Dakar. Por otra parte, algunas maquinas se perdieron y debieron volver a Santa Rosa.
La despedida del Dakar de Santa Rosa fue más accidentada que la primera etapa que unió Buenos Aires con esta ciudad. “Hoy empezó realmente el Dakar”,dijo uno de los asistentes del Volkswagen Team que atiende el auto del español Carlos Sainz, haciendo referencia a las dificultades que tuvieron los competidores durante toda la etapa por el polvo y los guadales que se formaron.
Sucede que de entrada nomás hubo complicaciones, sobre todo con los motociclistas, que sufrieron accidentes a la salida de la Estancia La Malvina por un pozo profundo que no pudieron sortear en la recta inicial.
A las 7.05 de ayer vino el primer golpe de escena: el piloto belga Michel Vandendriessche (conductor de la moto 220) no pudo esquivar el pozo, cayó al piso y fue arrollado por la máquina 116 conducida por el canadiense Donald Hatton. Ese mismo badén fue motivo de otro accidente que involucró a las motos del francés Christian Califano y el belga Stephane Charlier. Los médicos debieron atender a los motociclistas y los competidores que pudieron, siguieron la carrera.
Pero lo más grave se produjo unos metros más adelante con la moto del francés Michel Vayssie. Su conductor salió del camino de huella y dio contra una planta. De inmediato acudió un helicóptero y un móvil con médicos del Dakar que lo socorrieron y lo trasladaron al campamento con una grave lesión en un hombro y un profundo corte en la pierna derecha.
Por la misma situación pasó el piloto Emanuel Gyenes, que se cayó de su moto y terminó pegando contra el alambrado.
Para las motos no fue nada fácil despedirse de La Pampa, ya que más de cinco terminaron cayendo en el suelo pampeano.
Sin embargo, las motos no fueron las únicas que sufrieron las inclemencias del terrero. Porque el auto 410 del francés Arnaud Dubrisay volcó, pero pudo seguir en carrera. Es que la gente que estaba presenciando la competencia lo ayudo a enderezar la maquina y el piloto galo pudo continuar hasta Puerto Madryn.
En tanto que el argentino Gabriel Pozzo, del Tango Rally Team, quedó enterrado con su Mitsubishi hasta que fue auxiliado por otros pilotos.
Estos accidentes se suman a los que se habían registrado en la primera jornada. En esa etapa la peor parte se la había llevado un menor de 8 ochos años que fue atropellado por una camioneta, que se despistó, en la localidad de Hortensia, provincia de Buenos Aires.
Además durante la primera jornada, los motociclistas franceses Daniel Vermeloux y Thibault Lormand y los británicos Paul Green y Matthew Harrison habían sido trasladados al hospital Lucio Molas, para su atención.

Perdidos.
Con dificultades y a veces perdiendo la ruta trazada, los punteros pudieron llegar a Río Colorado; pero otros 25 competidores no lo hicieron y debieron volver a Santa Rosa para retomar camino nuevamente. Ocurre que -según explicaron especialistas al programa
radial “Campeones” que se emite por Radio Rivadavia- el GPS (sistema satelital de posición) es tan preciso que cuando los autos de carrera se pasan 100 metros del recorrido, luego es difícil obtener con precisión el lugar por donde debe avanzar el vehículo.
En cuanto a la largada de los camiones, casi todos lograron salir de la Estancia La Malvina, pero tuvieron que realizar maniobras para sortear los autos y camionetas atascadas en la tierra. Los principales inconvenientes estuvieron en el límite oeste de la estancia, en un bajo que se tornó intransitable con el andar de los vehículos. Allí quedaron encajados por lo menos media docena de autos, una moto salió disparada y dio contra el alambrado y varios camiones se vieron retrasados porque tuvieron que cortar camino entre los caldenes para seguir. Todo esto demuestra que el verdadero Rally recién está comenzando.

“La patagonia es lo más exigente”

El gobernador del Chubut, Mario Das Neves, quien visitó el campamento del Rally Dakar “Argentina-Chile”, situado en las instalaciones del camping “El Golfito”, en las afueras de Puerto Madryn, resaltó las dificultades que encontrarán hoy los pilotos “cuando recorran los caminos de ripio” de la meseta patagónica.
El mandatario destacó el esfuerzo de meses de trabajo para concretar esta competencia y tuvo palabras de agradecimiento para con la gente que brindó y dará hospitalidad a los participantes del encuentro ‘tuerca’.
En referencia al trayecto y el recorrido que les tocará hoy a los pilotos, desde Puerto Madryn a Ingeniero Jacobacci, que será uno de los más exigentes para los participantes del Rally Dakar, el mandatario dijo que “se verá el rendimiento de las cubiertas por el ripio” y comentó que inclusive “nosotros a veces nos hemos quedado en el camino”, al recorrer ese terreno sinuoso.
El gobernador puntualizó que “este es el territorio más austral que le toca al Rally Dakar, teniendo como marco de fondo el mar, las costas del Golfo Nuevo, y un escenario natural de las bellezas patagónicas. Por eso, esperamos que se repita en un destino a pensar en el futuro”. (Télam)