Universiadas, entre estudio y deporte

POR PRIMERA VEZ, DOS PAMPEANOS EN LOS JUEGOS OLIMPICOS UNIVERSITARIOS

Ranocchia y Litterini son los santarroseños presentes en Taipei. Es la 29na. edición de los Juegos, que siguen en importancia a los JJ.OO. Hay deportistas de elite y entrenadores de renombre, como el argentino Waldo Kantor o el ex velocista estadounidense Carl Lewis.
Los Juegos Olímpicos Universitarios, conocidos como las Universiadas, son uno de los movimientos deportivos más grandes del planeta. Cada dos años, más de diez mil atletas de todas las disciplinas se reúnen en una sede para competir al más alto nivel, a tal punto que muchos de los que participan son deportistas profesionales, con pasado o futuro en Mundiales o Juegos Olímpicos (JJ.OO.). La condición especial es que, en este caso, son a la vez estudiantes universitarios menores de 28 años.
La 29na. edición de las Universiadas se está disputando en estos días (comenzó el sábado y terminará a fin de mes) en Taipei, Taiwán, con la participación de 12 mil atletas de 160 países, entre ellos Argentina, que está presente con la mayor delegación de su historia: 258 representantes entre atletas, entrenadores, delegados y jefes de equipos.
Dos de esos “albicelestes” en el otro lado del mundo son pampeanos, el profe Lucas Ranocchia, quien viajó como preparador físico de la selección argentina de fútbol femenino, y la ex velocista Jorgelina Litterini, delegada del equipo nacional de atletismo.
“Es todo espectacular; es un evento en un segundo escalón con respecto a un Juego Olímpico, y de hecho hay muchísimos atletas olímpicos que tienen un nivel superlativo. Es una experiencia extraordinaria para nosotros”, resumió ayer Ranocchia desde Taipei, donde las chicas del fútbol que él prepara ya disputaron dos partidos (derrota en el debut ante las locales de China Taipei por 3-0 y empate 2-2 contra Corea del Sur) y hoy cerrarán la fase de grupos ante Estados Unidos, buscando un triunfo que les permita avanzar.
“Corea es una de las candidatas y le ganábamos 2-0, pero nos empataron en el final”, se lamentó el también preparador físico de All Boys de Santa Rosa, quien de todas maneras se mostró esperanzado en superar la fase. “Ahora nos queda Estados Unidos, que es difícil pero tenemos chances de ganar y pasar. Es un equipo al que vimos y al que se le puede jugar. La diferencia con nosotros es que todos los equipos son muy intensos, hay una diferencia física terrible y las chicas (argentinas) no están acostumbradas a ese ritmo”, analizó Ranocchia.
La otra pampeana es la también santarroseña Litterini, quien integra el staff del equipo nacional de atletismo, que cuenta con deportistas de primer nivel mundial y que comenzará a competir este miércoles.

Delegación récord.
Las Universiadas, organizadas por la Federación Internacional de Deportes Universitarios (FISU), reúnen cada dos años a atletas universitarios de todo el mundo y en Taipei están viviendo su edición número 29.
Para muchos es considerado como el tercer evento deportivo internacional en importancia, luego de los Juegos Olímpicos y el Mundial de Fútbol, o también como una especie de escalón intermedio entre los JJ.OO. de la Juventud y los JJ.OO. propiamente dichos, que se hacen cada cuatro años.
El origen de esta competencia se remonta a los Juegos Mundiales para Estudiantes organizados en París en mayo de 1923, aunque recién a mediados del siglo pasado se organizaron oficialmente, luego de la creación en Italia de la FISU.
Argentina, como delegación oficial, dijo presente en las últimas tres ediciones, luego de la fundación en 2012 de la Federación Deportiva Universitaria Argentina (FEDUA), aunque en ocasiones anteriores también habían participado deportistas albicelestes en forma particular.
Hoy, en Taipei 2017 hay un total de 258 argentinos, un número récord si se tiene en cuenta que a la edición pasada, Gwangju 2015, viajaron 120, y que a Kazán 2013 fueron apenas 27.
Este sábado, la delegación nacional, con los pampeanos Ranocchia y Litterini, fue una de las grandes animadoras de la espectacular ceremonia inaugural que tuvo lugar en Taipei, y cuyas imágenes se pudieron ver a través de la página de FISU TV (internacional) y por DeporTV, que también televisa cada día diferentes competencias con participación argentina.

De Crismanich a Lewis.
A lo largo de la historia, las Universiadas han albergado a deportistas de primer nivel mundial, algunos con pasado o presente en JJ.OO. y otros que años después se destacaron entre los mejores. En ese sentido, según la FISU, un 80 por ciento de los medallistas de los JJ.OO. de Londres 2012 pasaron alguna vez por una Universiada.
Entre los argentinos, un caso testigo es el del taekwondista correntino Sebastián Crismanich, quien viajó en forma particular (junto a su hermano Mauro) a las Universiadas de Belgrado 2009, cuando estudiaba agronomía en Córdoba. En aquella ocasión, el argentino quedó eliminado en las semifinales al caer ante el español Nicolás García Hemme. Y lo particular es que tres años después, los mismos atletas se enfrentaron en la final de su categoría en los Olímpicos de Londres 2012, en los que Crismanich se tomó revancha y trajo la medalla de oro para Argentina.
Ejemplos como ese se cuentan en cada edición e incluso en la actual, en la que hay deportistas argentinos de elite como la atleta marplatense Belén Casetta, quien recientemente participó del Mundial de Atletismo Londres 2017, donde llegó a la final de los 3.000 metros con obstáculos, en los que batió el récord sudamericano. Otro atleta de renombre que estaba inscripto para Taipei es el lanzador de jabalina Braian Toledo, aunque no podrá participar porque se lesionó en el Mundial de Londres.
En deportes de equipo (Argentina por primera vez participa en todas las disciplinas), uno de los reconocidos en Taipei es el voleibolista Facundo Imhoff (jugador del seleccionado de mayores), en un elenco universitario que es dirigido por Waldo Kantor, uno de los mejores jugadores argentinos de la historia y medallista olímpico en Seúl ’88.
Entre los entrenadores también se destaca la presencia de Raúl “Pacha” Cardozo, ex futbolista de Vélez que hoy dirige al equipo argentino masculino.
Aunque todos esos nombres quedan en segundo plano cuando se menciona al actual entrenador del equipo estadounidense de atletismo, el mítico velocista Carl Lewis, uno de los más grandes deportistas de todos los tiempos, cuyo nombre le termina de dar a Taipei 2017 el sello de calidad que lo eleva a una competencia de elite internacional.

Triunfos en básquet y fútbol.
El Seleccionado argentino de básquetbol de varones obtuvo ayer un claro triunfo sobre su par de República Checa, por 87-49, en partido válido por la segunda fecha del torneo de las Universiadas de Taipei, y ratificó que está preparado para dar pelea hasta las últimas instancias.
El conjunto albiceleste había dejado una buena imagen en su debut, con derrota ante el máximo candidato, Estados Unidos, por 89-76, y ayer volvió a mostrar su poderío asentado en el base Jeremías Sandrini, ex La Unión de Formosa y que actuará la próxima temporada en Echagüe de Paraná en el TNA, quien fue la figura con una planilla de 19 puntos, 4 asistencias y 3 rebotes.
También se destacaron el alero de Echagüe, Carlos Buemo, con 13 puntos, 5 rebotes y 4 asistencias; mientras que el paranaense Erik Thomas, quien inició la preparación junto al seleccionado argentino que intervendrá en la Copa América, aportó 10 tantos, 6 rebotes y 3 robos.
En fútbol masculino, en tanto, Argentina se impuso 2-1 ayer ante Sudáfrica en la segunda fecha y, sumado al triunfo en el debut ante Corea del Sur (2-1), logró la clasificación a la próxima instancia. Ayer, los dos goles argentinos fueron convertidos por Juan Ignacio Barbieri, jugador de Ferro de Olavarría con pasado en Atlas de México y Alosivi de Mar del Plata, y que es alumno de Ciencias Sociales en la Universidad Nacional del Centro, en Tandil.