Inicio Deportes "Veremos si habrá un 2020"

“Veremos si habrá un 2020”

EL SUIZO ROGER FEDERER PUSO EN DUDA SU CONTINUIDAD

El suizo Roger Federer se prepara para despedir el año frente a la que podría ser su última temporada en la elite del tenis mundial, según él mismo reconoció ayer públicamente.
“Veremos si habrá un 2020 para mí. No sé si jugaré otra temporada”, explicó el helvético, quien a los 37 años comienza a ver el retiro con otra mirada mientras se apresta a salir al ruedo para disputar la Hopa Hopman, en Perth (Australia).
En diálogo con la emisora televisiva pública suiza, SRF, el ganador de 20 coronas de Grand Slam y 99 títulos en el circuito profesional, sorprendió a más de uno con una noticia que anticipa una sensación de nostalgia. “Ahora se más o menos cuál será mi planificación para 2019, pero no estoy seguro de qué sucederá después”, dijo en declaraciones que reprodujo la agencia Ansa.
“Estamos conversando con mi staff y más adelante veremos si hay un 2020 para mí”, completó el actual 3 del ranking ATP, que reinó durante 310 semanas en el escalafón mundial desde su debut profesional hace dos décadas.
“Me siento orgulloso porque sigo siendo competitivo y feliz por poder jugar al tenis a los 37 años. Este año fue una gran temporada y me permitió vivir un momento histórico al volver a ser número uno del mundo”, indicó.
“Jamás hubiera imaginado que lo lograría, pero fue una temporada positiva también desde el punto de vista físico. La idea es jugar también el año próximo y elegir un calendario que se adapte a mí, a mi equipo y a mi familia”, cerró.

Cambios.
El Open de Australia de tenis introducirá nuevas reglas contra el calor extremo, con una mejor medida del calor y con pausas para evitar desmayos.
El torneo ha adoptado una escala específica (“heat stress scale”) que incorpora no solo la temperatura sino también otras variables como la humedad y el viento.
Si el calor alcanza el cuarto grado en esta escala de cinco, los jueces podrán permitir una pausa de 10 minutos después de dos sets en los partidos femeninos y después de tres en los enfrentamientos masculinos. Si se llega al quinto grado el partido podrá ser interrumpido.
Carolyn Broderick, directora médica de la federación australiana, explicó que la escala fue diseñada para mostrar los límites de la capacidad del cuerpo de un deportista para refrescarse, dependiendo de su producción de sudor y de su temperatura corporal.
En anteriores ediciones el partido podía ser interrumpido o el techo cerrado si la temperatura sobrepasaba los 40 grados y el termómetro los 32,5 grados, según una medición de la temperatura del instituto meteorológico nacional.