Verstappen cantó victoria en Austria

SEBASTIAN VETTEL RECUPERO EL PRIMER PUESTO EN LA FORMULA 1

El holandés Max Verstappen (Red Bull) se impuso ayer en el Gran Premio de Austria de Fórmula 1, escoltado por el finlandés Kimi Raikkonen y el alemán Sebastian Vettel, ambos con Mercedes. Vettel recuperó el primer puesto del ránking.
El holandés Max Verstappen (Red Bull) venció ayer en Spielberg el Gran Premio de Austria de Fórmula 1 por delante de los Ferrari del finlandés Kimi Raikkonen y del alemán Sebastian Vettel, quien vuelve a liderar la clasificación del campeonato del mundo.
Se trató de la cuarta victoria de la carrera de Verstappen, de 20 años, que se impuso ante decenas de miles de seguidores suyos desplazados hasta el circuito austriaco.
Vettel recuperó la cima del ránking por un punto a costa del británico Lewis Hamilton (Mercedes), que abandonó en la vuelta número 64, mientras que su compañero de equipo, el finlandés Valtteri Bottas, se retiró en el giro 14.
Para encontrar la última vez que Hamilton no terminó un Gran Premio hay que remontarse a la carrera disputada en Malasia en octubre del 2016.
Detrás de Verstappen, Raikkonen y Vettel se ubicaron Romain Grosjean. Kevin Magnussen, Esteban Ocon, Sergio Perez (Force India), Fernando Alonso (McLaren), Marcus Ericsson (Sauber) y Charles Leclerc (Sauber).
Huérfanos de su selección nacional de fútbol, ausente en el Mundial de Rusia, los holandeses acudieron en masa a la cercana Austria a animar a su piloto. Una elección acertada ya que pudieron disfrutar de su inesperada victoria.
“Es increíble ganar con un Red Bull sobre el circuito Red Bull Ring, delante de todos estos aficionados holandeses”, celebró Verstappen. Visiblemente emocionado, llegó a olvidar aparcar su monoplaza en el lugar reservado a los pilotos que suben al podio.
“Fue realmente un bonito día”, añadió el piloto más joven en ganar un Gran Premio de F1, criticado al inicio de temporada por sus numerosos errores.
Verstappen, que recuperó para la F1 a parte de los aficionados de su padre Jos, se ocupa él mismo de buscar las mejores tarifas para los viajes de sus seguidores. Este año reservó un camping al completo cerca del circuito austríaco.
Cerca de 30.000 holandeses eufóricos asistieron a uno de los momentos clave de la temporada, ya que los Ferrari del finlandés Räikkönen y de Vettel, en ese orden, lograron subir al podio, mientras que los dos Mercedes no llegaron a meta a pesar de salir desde la primera línea.

Error.
Hamilton no abandonaba en un Gran Premio desde Malasia en 2016 y llevaba 33 carreras puntuando. Pero ayer las cosas estaban decididas para el cuádruple campeón del mundo antes incluso de su abandono, en la vuelta 64.
Mercedes cometió un error estratégico mientras estaba el coche virtual de seguridad (VSC), al no llamar a boxes a Hamilton, que marchaba líder, toda vez que Bottas había abandonado en la vuelta 14.
Los rivales del británico sí aprovecharon para calzarse nuevos neumáticos, lo que recordó de nuevo la táctica fallida de Mercedes en el inicio de temporada en Australia. Contrariado, Hamilton pidió explicaciones por radio como ya hiciera en Melbourne, y sus ingenieros reconocieron el despiste.
“Para mí y para el equipo, es el día más duro desde hace seis años”, indicó Toto Wolff, el patrón de Mercedes. Después de una salida en la que Raikkonen amenazó a sus pilotos, la dirección de la escudería de Brackley se durmió en sus laureles.
“Dejamos escapar un posible doblete por un error nuestro”, reconoció Wolff.