Vettel en fiesta ajena

FORMULA 1: HAMILTON NO PUDO EN CASA

Sebastian Vettel sonriente, Lewis Hamilton con cara de pocos amigos. El alemán de Ferrari triunfó ayer en el Gran Premio de Gran Bretaña por delante del británico de Mercedes, que remontó desde la 17º posición después de haber sido golpeado por Kimi Raikkonen en la primera vuelta.
Resultado, la diferencia entre Vettel y Hamilton en el Campeonato del Mundo del F1 pasa de uno a ocho puntos después de diez pruebas y con once citas aún por disputar.
“La carrera fue difícil pero lo di todo. Estoy satisfecho con haber remontado hasta la segunda plaza”, comentó el inglés, visiblemente muy decepcionado por no haber conseguido el récord de su sexta victoria, y quinta consecutiva, en el Gran Premio de su país.
La cara opuesta la ofreció el cuádruple campeón del mundo alemán; “Ganar aquí (en Silvertone) da una sensación formidable”. “Correr aquí siempre es algo especial, la pista y los aficionados son fenomenales. Espero que vivamos algo parecido en Alemania (para el próximo GP en 15 días), ¡eso sería genial!”, señaló Vettel.
Hamilton protagonizó una mala salida arrancando desde la pole y vio como Vettel y su propio compañero de equipo Valteri Bottas lo adelantaron, antes de que Raikkonen lo sacara de pista en la curva número 3. El vigente campeón del mundo, sin duda, limitó los daños, pero el escenario no es el que esperaba para olvidar el revés del GP de Austria la semana pasada.
En efecto, antes de su “peor domingo desde hace mucho tiempo”, marcado por un error de estrategia de su equipo y una avería que le obligó al abandono, Hamilton contaba con 14 puntos de ventaja en la clasificación de pilotos.
Mientras Ferrari y Mercedes no dejan de repetir que todos los puntos contarán al término de la temporada, cabe preguntarse cuál será el valor en el momento de resolverse el título de las 22 unidades concedidas en dos carreras.
Raikkonen, quien completó el podio a pesar de una penalización de 10 segundos por haber golpeado a Hamilton, reconoció su falta a regañadientes ante un público ansioso por silbar a él y a su compañero Vettel. (NA)