Vuelve intento de estafa

DICEN TRABAJAR PARA ANSES

Vecinos de Santa Rosa advirtieron a esta Redacción que han recibido llamadas telefónicas en las que les ofrecen depositarle el monto acumulado a su nombre por la Ley de Reparación Histórica. La persona dice ser empleada de Anses, pero su acento centroamericano, junto con el hecho de llamar un sábado por la mañana y la premura por concretar el trámite, son suficiente prueba de que se trata de un intento de estafa.
En el mes de julio ya había ocurrido algo similar en Santa Rosa. En aquel momento desde las oficinas locales de Anses advirtieron a la población, y sobre todo a las personas mayores, de lo que estaba sucediendo para no caer en el engaño. “La Reparación Histórica es un trámite que se hace únicamente en las oficinas del Anses, o consultando información en el Cepip”, alertó en aquel momento Raúl Cuevas, coordinador general del centro, en una entrevista que mantuvo con Radio Noticias a raíz de estos llamados.
Parece ser que los delincuentes no han cesado en su accionar y tras recorrer otras capitales provinciales -varios medios de comunicación han dado cuenta de ello-, volvieron a hacer sus intentos en Santa Rosa.
Uno de los vecinos que atendió el teléfono contó que el hombre dijo llamarse Ricardo José Marino y que se comunicaba desde Buenos Aires de un estudio jurídico vinculado a Anses. El hombre pidió contactarse con su pareja, una joven que aún tiene una larga vida laboral por delante antes de acceder a la Reparación Histórica, que es un beneficio previsto para personas jubiladas.
El tono de voz del interlocutor, junto con el hecho de llamar un sábado a la mañana, y afirmar que la chica ya tenía para cobrar una suma acumulada de 56.000 pesos, alertaron al vecino de lo irreal de la propuesta.
Según las instrucciones que transmitió “Ricardo Marino”, la beneficiaria debía ir de inmediato a un cajero automático y desde allí llamarlo -para ello dejó un número de celular- e informarle cuál era la cuenta con la que operaba, para luego seguramente obtener datos para consumar la estafa.