Inicio Deportes "Vuelvo a correr para divertirme"

«Vuelvo a correr para divertirme»

EL PIQUENSE MARIANO ACEBAL SE SUMO AL ZONAL 2000

El piquense Mariano Acebal volvió a subir a un auto de carrera. Fue el pasado fin de semana, con un Ford Escort en el Zonal 2000, por la segunda fecha puntable del campeonato 2019, que tuvo como escenario el Autódromo Provincia de La Pampa, ubicado a escasos kilómetros de Toay, en donde también se presentaron la Fórmula Renault Pampeana, el Promocional y el TPS.
Acebal terminó octavo en la final, cuyo ganador fue el trenelense Matías Hernández (Fiat Uno), el líder del certamen. El podio lo completaron el santarroseño Marco García y Gonzalo Rodríguez Heim.
Acebal fue uno de los jóvenes pilotos pampeanos que llegaron a correr nada menos que en el Turismo Carretera, como así también en el Top Race V6 y en Fórmula Renault Argentina, en esta última categoría se dio el gusto de salir campeón. Actualmente, Acebal es uno de los comisarios deportivos de la CDA (Comisión Deportiva Automovilística), tarea que lo tiene ocupado todo el año, y que lo obliga a visitar distintos circuitos, y analizar un sinnúmero de maniobras que casi siempre terminan en polémicas.
Acebal dejó de correr en el Top Race en 2013 por falta de presupuesto, como le ha sucedido a otros pilotos pampeanos que incursionaron a nivel nacional. El año pasado, el piquense fue a San Luis para debutar en el Zonal 2000, pero debido a la rotura de motor se quedó con las ganas. Esta vez, se dio el gusto de protagonizar la final, y tiene pensado seguir corriendo.
«La idea de comprar la coupé Ford y correr en esta categoría surgió el año pasado. Fue Pablo Rodríguez quien me dio el empujón, y acá estoy disfrutando de lo que me gusta», dijo Acebal en diálogo con LA CHUECA, después de abrazarse con Rodríguez, su amigo.
Acebal se bajó del auto con una enorme sonrisa, el fiel reflejo de lo que le genera volver a correr, la pasión que abrazó desde chico, que lo convirtieron en un reconocido piloto. «Por ser la primera carrera del año, nos vamos conformes. El auto fue mejorando, aunque todavía nos falta más potencia y seguir trabajando en el chasis».
Acebal dejó en claro que más allá del resultado, su premisa es pasarla bien con los amigos que lo acompañan. «Si el auto anda bien, mejor. Pero tengo en claro que volví a correr para divertirme. A esta altura de mi vida, me lo tomo de otra manera».

En la CDA.
Desde el 2014, Acebal es uno de los comisarios deportivos de la CDA, un trabajo que le aportó su experiencia como piloto. «En estos años aprendí muchas cosas. La tarea que realizo no es nada fácil. Después de un toque, uno de los pilotos nunca queda conforme con la resolución que tomamos. El perjudicado siempre queda enojado».
Acebal sostuvo que casi ningún piloto es capaz de reconocer su error. «Estamos acostumbrados a esto, y los que componemos el grupo de comisarios deportivos sabemos que es nuestro trabajo determinar quien tuvo el error».
Sobre los toques considerados de carrera, Acebal explicó: «Siempre coincidimos sobre la resolución de un toque. Para el piloto puede ser considerado un toque de carrera, pero para nosotros no, y sobre esto rara vez no nos ponemos de acuerdo.