Inicio Deportes Werner de punta a punta

Werner de punta a punta

Mariano Werner (Ford) se quedó con la victoria en la final de la penúltima fecha del año y la cuarta de la Copa de Oro de Turismo Carretera (TC), disputada ayer en el Autódromo Provincia de La Pampa, en Toay.
Werner conquistó la victoria que necesitaba para convertirse en candidato a la corona de campeón, y para ilusionar a los hinchas de Ford, que ayer mostraron el fanatismo por la marca y la admiración por el piloto entrerriano, que se encontró cara a cara con la hinchada alrededor de las 16, después de salir del sector de la técnica. «Te admiramos por tu humildad Mariano. Fuerza que te queremos campeón», dijo un simpatizantes antes de que Werner comenzara a firmar autógrafos.
Se estima con más de 50 mil personas presenciaron el espectáculo de TC, récord de público en lo que va del certamen, que finalizará el 1º de diciembre con la última carrera a llevarse a cabo en el circuito de Neuquén.
En la primera serie se impuso Werner, seguido por el arrecifeño Valentín Aguirre (Dodge), y el neuquino Juan Cruz Benvenuti (Torino); en la segunda manga ganó el arrecifeño Agustín Canapino (Chevrolet), superando al santafesino Facundo Ardusso (Torino) y al necochense Juan De Benedictis (Ford); y en la tercera se impuso el loberense Jonatan Castellano (Dodge), seguido por el saltense Guillermo Ortelli y el platense Gastón Mazzacane, los dos con Chevrolet.
Werner dominó de punta a punta, registrando un tiempo de 48 minutos, 27 segundos y 187 milésimas para completar las 30 vueltas al trazado de 4.148,4 metros de extensión, a un promedio de 154,110 kilómetros por hora. El segundo puesto fue de Canapino, a 2s058, y el tercero, de Jonatan Castellano (Dodge), a 8s399.
Los diez primeros lugares se completaron con Guillermo Ortelli (Chevrolet), a 8s879, Gastón Mazzacane (Chevrolet), a 9s243, Facundo Ardusso (Torino), a 10s047, Juan Cruz Benvenutti (Torino), a 10s940, Luis José Di Palma (Dodge), a 11s541, Santiago Mangoni (Chevrolet), a 14s856, y Juan De Benedictis, a 16s518.
Luego de la carrera de ayer, Canapino pasó a liderar la Copa de Oro con 157,5 puntos, aventajando a Werner, con 146, José Manuel Urcera (Chevrolet), con 142,5, Valentín Aguirre (Dodge), Juan De Benedictis, con 132,5, Castellano, con 121, Facundo Ardusso, con 110, Santiago Mangoni (Chevrolet), Juan Manuel Silva (Ford), Juan Cruz Benvenutti (Torino), con 97. Mauricio Lambiris (Ford), con 91,5, Matías Rossi (Ford), con 87, Leonel Pernía (Torino), con 80, Guillermo Ortelli (Chevrolet), con 71,5, y Christian Ledesma (Chevrolet), con 59.

La carrera.
La final se puso en marcha con varios minutos de demora por un incendio, que fue controlado rápidamente por el equipo de bomberos.
En el inicio de la final, Canapino presionó a Werner, quien se mostró más sólido en los sectores de media velocidad, cerrando los posibles sobrepasos hasta que entró a la recta principal, en donde se afirmó como puntero. Castellano, por su parte, se adueñó del tercer lugar, ante un Aguirre que se mostraba sólido y decidido a dar batalla por ese puesto.
Werner, Canapino, Castellano y Aguirre se alejaron del pelotón, que era encabezado por Ardusso seguido por Ortelli; mientras que Urcera se retrasaba.
La lucha fue más entretenida por el quinto puesto, que fue cambiando de manos con el pasar de los giros. Mientras que la pelea por los escalones del podio se puso más interesante debido a los tres autos de seguridad que debieron ingresar.
En los tres relanzamientos, Werner tuvo que soportar el ataque de Canapino, que en las últimas vueltas se resigno. A su vez, después de la salida del último auto de pace par, Aguirre le ganó la posición a Castellano, pero en la última vuelta se le rompió el neumático delantero derecho y se retrasó.
Werner se terminó quedando con la valiosa victoria, escoltado por Canapino y Castellano, mientras que el cuarto lugar fue de Ortelli, el múltiple campeón que siempre está vigente.
Urcera, que había desembarcado segundo en la Copa de Oro, ahora está tercero tras posicionarse ayer decimosegundo. «El motor no funcionó como lo esperaba. Una verdadera pena», fue lo único que dijo Urcera, que se retiró del autódromo pampeano cabizbajo.