Ya se palpita el Rally Dakar

Los padres y sus dos hijos caminan ligero. Uno de los pequeños saca la máquina de foto y enfoca hacia los enormes camiones que se convirtieron en oficinas, pertenecientes a la organización del Rally Dakar.
Como esa familia, cientos de personas visitaron ayer el Parque Don Tomás de esta ciudad para observar lo que se está instalando en el parque cerrado del Rally Dakar, en donde llegarán más de 500 máquinas de la tradicional carrera, que por primera vez se disputa en este país, y cuya primera etapa se desarrolla entre Buenos Aires y La Pampa.
La largada simbólica será hoy en el Obelisco de Buenos Aires y mañana se pone en marcha la competencia. Las primeras máquinas comenzarán a llegar a Santa Rosa sobre el mediodía: el público podrá observar la caravana a los costados de la ruta Nacional 5, en las avenidas circunvalación, Argentino Valle y Uruguay.
Además, la gente podrá ingresar caminando por avenida Roca al Parque Don Tomás para observar todo el despliegue de los equipos desde los alrededores del parque cerrado.
Mientras que los autos del público podrán estacional detrás de la Isla de Los Niños, cuyo ingreso será por Gobernador Duval.
La carrera culminará el 18 de este mes. Los competidores deberán transitar por exigentes caminos de Argentina y Chile, para completar los 9.578 kilómetros, divididos en 14 etapas.
Esta carrera está considerada la más dura que se realiza en el mundo, por esa razón los corredores no solamente deben estar respaldados por un sólido equipo mecánico, sino que además deben estar preparados para soportar las duras exigencias físicas.

El Rally Dakar se larga hoy simbólicamente desde el Obelisco de Buenos Aires con la presencia de 13 corredores argentinos, en tanto que mañana se pone en marcha la carrera más difícil y espectacular del mundo.
El comienzo de la ceremonia, que contará con acceso gratuito para el público, está estipulado para las 17, cuando motos, quads, autos y camiones recorran la zona céntrica de Buenos Aires durante cinco horas.
Luego de pasar por la rampa de largada apostada en el Obelisco, los 530 vehículos inscriptos se dirigirán hacia La Rural, punto de partida de la primera etapa de la exigente prueba.
Después del intento fallido del año pasado, cuando la prueba que iba a comenzar en Lisboa, Portugal, y que tenía como destino Dakar, capital de Angola, se suspendió por amenazas terroristas, los organizadores decidieron buscar un nuevo horizonte para el Rally.
Así, la Argentina y Chile surgieron como las opciones más viables y se quedaron con la realización de la edición 2009 del tradicional evento.
Si bien en principio las amenazas no serían las mismas en ambos países sudamericanos (los problemas mayores podrían provenir de reclamos sociales y ambientalistas), los encargados de seguridad
argentinos y chilenos intentan prevenir cualquier inconveniente que pudiera poner en riesgo el normal desarrollo de la competencia.
“Nosotros partimos de todas las amenazas posibles, no descartamos ninguna, desde lo más grande a lo más chico. Tenemos una actividad de inteligencia muy fuerte para determinar cuáles pueden
llegar a ser, no descartamos nada”, sostuvo Hugo Oscar Buchanan, responsable del operativo de seguridad en Argentina.
En su trayecto, que comienza en La Rural, las poderosas máquinas de las distintas especialidades pasarán por Santa Rosa, La Pampa; Puerto Madryn, Chubut; Neuquén capital; Mendoza capital, entre
otras ciudades argentinas, para luego pasar hacia Chile y transitar por Valparaíso, La Serena, el desierto de Atacama y retornar a la Argentina.

Entrenamiento.
La preparación física de los pilotos es clave a la hora de afrontar el Rally Dakar que en la edición 2009 cubrirá caminos de Argentina y Chile, por las exigencias propias de las rutas y la incidencia climática, según la apreciación de los competidores.
“Tenés que tener una condición de atleta para poder subirte y sacarle rendimiento al auto, resumió el mendocino Orly Terranova, del equipo oficial BMW, uno de los pilotos argentinos con más chances, consultado por Télam.
Su colega cordobés Gabriel Pozzo, del Tango Rally Team, coincidió sobre el desafío que supone la prueba de quince días para los cuerpos de los pilotos.
“Tenemos que tener una resistencia permanente, con casi diez horas arriba del auto, con temperaturas de casi 50 grados y mantener la concentración. Esa es la clave”, le dijo a esta agencia.
Esta carrera de resistencia, considerada la más dura y exigente del mundo, tiene un recorrido de 9.578 kilómetros a campo traviesa por caminos que incluyen largas rectas, curvas, dunas, terrenos muy irregulares de distinto tipo, alturas de hasta 3.000 metros y temperaturas de hasta 50 grados dentro del auto.
Por eso, quienes el 31 de diciembre se cruzaron por la calle con el piloto español Carlos Sainz (VW) corriendo por la Diagonal Norte hacia Puerto Madero no debieron haberse sorprendido: ese training previo es sólo la parte final y más suave de la durísima tarea que encaran los pilotos antes de subirse a los autos.
Los entrenamientos del equipo Mitsubishi, ganador de las últimas ediciones del Dakar en Africa, no dejaron librado nada al azar, e incluyeron dos series de entrenamientos físicos en Francia -en Bretaña y en las montañas del Jura, junto a la frontera suiza.
El trabajo comienza en el gimnasio con estiramientos y algo de pesas para reforzar a nivel muscular las zonas que reciben los violentos choques producidos al conducir a tanta velocidad, en saltos y demás, como en el cuello, las cervicales y la zona lumbar, según dio a conocer el equipo. (Télam).

Garantías.
En tanto, el piloto español Carlos Sainz, bicampeón mundial de rally e integrante del equipo oficial Volkswagen, dijo ayer, en vísperas de la largada del Dakar 2009 por Argentina y Chile, que esta edición promete “mucha aventura” pero que a diferencia de Africa, aquí se correrá “con garantías de seguridad y tranquilidad”.
“Espero que la organización haya previsto la gran cantidad de público que va a haber, por ejemplo, en tramos como en el de Córdoba, donde son fanáticos y apasionados por el automovilismo”, declaró Sainz a un reservado grupo de medios, entre ellos Télam, convocados por Voklswagen.
El experimentado piloto, quien disputó varias pruebas de rally en Córdoba, hizo declaraciones mientras en las afueras de La Rural el público se agolpaba en la tarde del primer día de 2009 para poder ver de cerca los autos, camiones, motos y cuadriciclos estacionados en el parque cerrado montado en esa zona del barrio porteño de Palermo.
Sainz dijo que “Argentina siempre nos acogió muy bien, también por lo que significa para los argentinos el automovilismo en sí”. El equipo oficial Volkswagen presentó ayer a la tarde en La Rural a
Sainz y al resto de los pilotos que participarán de esta edición del Dakar, por Argentina y Chile, del 3 al 18 de enero, a bordo de cuatro Touareg Race 2: el sudafricano Giniel de Villiers, el estadounidense Mark Millar y el alemán Dieter Depping.
“Tenemos los deberes bien hechos. Hay que ir pensando en cada etapa y las dificultades son la altura, la temperatura y también los kilómetros de enlaces”, advirtió Sainz.