A 43 años de su muerte, el gobierno español aprobó exhumar a Franco

El ejecutivo socialista español aprobó un decreto para exhumar al dictador, Francisco Franco, del mausoleo donde reposa. Esta decisión suscita una fuerte crispación política en una España, que no acaba de resolver su trabajo de memoria histórica.

Para llevar a cabo la medida, a la que se opone con firmeza la familia del dictador, el gobierno de Pedro Sánchez ha optado por un decreto ley. El decreto deberá ser aprobado más adelante por la cámara baja del Parlamento, donde los socialistas, claramente minoritarios, esperan alcanzar la mayoría con el apoyo de la izquierda radical de Podemos y los nacionalistas vascos y catalanes.

El objetivo es poner fin a “una anomalía democrática”, es decir, “un mausoleo de culto a un dictador”, como afirmó el portavoz socialista en el Senado, Ander Gil.

El gobierno se apoya en una proposición aprobada en el Parlamento en mayo de 2017, cuando gobernaba el conservador Partido Popular, y que instaba a llevar a cabo la exhumación. (Ámbito)